Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LA ESPUELA / José Javier Román

«Esto es una manera de vivir, un sentimiento como dicen los atléticos»

Su especialidad siempre ha sido el alicatado, donde ha seguido con pie firme los pasos de su padre pero tiene el ritmo en las venas. Con La Colmena quiso cumplir un sueño pero ha conseguido mucho más, dar una alternativa a todos los que con la música somos felices

LORETO VELÁZQUEZ
04/03/2018

 

Pregunta.- ¿Qué quería ser de mayor cuando era pequeño?

Respuesta.- Pequeño sigo siendo…(ríe). Como muchos niños, futbolista. El plan B era trabajar con mi padre y al final fue el paso más lógico. Él me enseñó el oficio y a él debo parte de lo que soy. A los 18 años me fui a la mili y al volver decidí ponerme por mi cuenta dedicándome en exclusiva a las reformas integrales.

P.- ¿Cómo decidió poner banda sonora a su vida?

R.- Diría que con cierta lógica pero una aventura así requiere su parte de locura. Siempre me ha gustado vivir como me ha apetecido porque no creo que al nacer tengamos el guion escrito. Me lancé porque que apetecía, convencido de que trabajar en lo que se parece más a un hobby no tiene precio.

P.- Aranda es sin duda una ciudad en la que la música se siente de manera especial (no en vano hay más de medio centenar de grupos más solistas y charangas). ¿Se cuida el arte local desde las administraciones?

R.- Yo creo que el arte en general no se cuida en ninguna parte de España, empezando porque el mayor consumidor de música, que es el adolescente, en muchas Comunidades no puede entrar.

P.- Este tipo de salas podría convertirse en el mejor remedio contra el botellón.
R.- Es una cuestión interesante pero ten en cuenta que a la mayoría de las salas del país les pasa lo mismo: los jóvenes no acuden a los conciertos así que descartamos La Colmena como punto de encuentro por el momento. Las salas no programamos lo que los jóvenes consumen; ellos quieren lo que les venden las teles, radios y poco más en Internet. Hablamos de estos artistas que llenan estadios, grandes festivales y eso escapa de nuestro campo. Las salas tienen que ser la cantera de esos grupos que luego sonarán en los grandes festivales.
En cuanto al botellón, ¿cómo no van a ir si no tienen dónde ir? Echo en falta un club juvenil. Nosotros se lo propusimos hace tiempo al Ayuntamiento; un espacio sin bebidas alcohólicas y vigilado por adultos, en el que un día cada dos meses los más jóvenes tengan un sitio donde participar en campeonatos de futbolín, masterclass, etc. Los padres estarían más tranquilos.

P.- ¿Se puede vivir en Aranda de la música?

R.- Se puede vivir pero no conozco a nadie que viva de la música en Aranda, salvo que estén en una orquesta. La mayoría de los gerentes de salas que conozco complementan su sala de conciertos con algún otro trabajo para vivir dignamente (no hacerse de oro). Esto es una manera de vivir más que un trabajo, es un sentimiento como dicen los atléticos. En mi caso con el complemento de las salas podemos vivir, pero vivir sólo de una sala de conciertos es difícil.

P.- ¿Qué consejo le daría al Ayuntamiento de cara a apoyar a los grupos locales?

R.- No soy de dar consejos pero sí te cuento lo que haría yo. Haría un intercambio de bandas con otra comunidad, para que los músicos de Aranda salgan y toquen también fuera. Nosotros vamos a empezar a hacer algo parecido con la asociación de músicos ribereños. La idea es mover a los grupos de Aranda y hacer intercambios con bandas de otros lugares. A las salas nos costará dinero y los grupos se las verán y desearán para cubrir gastos pero esto es la música.

P.- ¿Qué ha llegado a hacer para convencer a un grupo?

R.- Nada especial, creo que estamos todos en el mismo barco, los grupos quieren trabajar y la sala también, se ponen las cartas sobre la mesa y se intenta llegar a un acuerdo. Como en la vida, casi todo son números, da igual lo que hagas si los números a alguna de las partes no le cuadran.

P.- ¿Alguna petición para el recuerdo?

R.- Hubo una vez un representante de un grupo que me pidió 65 bocadillos calientes y 65 fríos. Le dije que si se creía que éramos un comedor social. Al final mi madre hizo dos empanadas de chuparse los dedos y todos conformes.

P.- ¿Quién ha sido el artista que más le ha sorprendido?

R- Puf muchos. El madrileño y cantautor Rash, el único músico que he visto capaz de llenar él sólo un escenario como que hubiese una banda; Raúl, que nos representó en Eurovisión en el año 2000; el grupo Correos o la gran Elena Bianco, aquella chica que cantaba eso de «será maravilloso viajar hasta Mallorca», que tiene 70 años y aparenta 25 sobre un escenario.

P.- La Colmena es música pero también teatro…

R.- La Colmena es muchas cosas. Es un recinto que puede albergar cualquier tipo de evento y estamos abiertos a cualquier propuesta.

P.- ¿Qué novedades trama La Colmena para este año?

R.- El mítico Ramoncín, Non servium; un icono del rock como Obus o una leyenda como Boni, ex componente de Barricada, ya están confirmados.

P.- Su sala de conciertos se ha convertido en una alternativa los fines de semana. De hecho es un referente.

R.- Estamos muy contentos. Pocas capitales de España pueden presumir de tener una sala como La Colmena y si hablamos de recinto completo con las salas de ensayo, hay muy muy pocas. Si a esto le sumamos que es de iniciativa privada puede que sea un centro de creación cultural único en España; por no hablar de todas las molestias que se evitan a los vecinos.

P.- ¿Se considera cazador o recolector?

R.- Creo que son necesarias las dos e intento que haya un equilibrio entre lo instintivo y lo lógico.

P.- ¿Cuál es el peor defecto de la humanidad?

R.- Podría ser la avaricia; esa que mete a niños en sótanos a hacer zapatillas, la que embarga y deja a familias en la calle, la que despide cajeras de supermercado para poner máquinas; la que presiona al autónomo, la que baja las pensiones de nuestros mayores porque no llega para pagar los sueldos de otros; la que permite que haya gente en la cárcel por robar una manzana ocupando el sitio de los que se lo han llevado todo... En fin, cosillas cotidianas que nos comemos todos los días.

P.- ¿Con quién cumpliría un sueño?

R.- Supongo que depende del momento pero la pregunta es para hoy y no tengo dudas, con mi madre.

P.- Si pudiera enviar un tuit a su «yo» de cuando tenía 15 años, ¿qué le diría?

R.- Con tu permiso es una conversación privada entre mi ‘yo’ actual y mi ‘yo’ adolescente. (Ríe).

P.- Un sueño…

R.- Siempre he buscado y peleado mis sueños y más o menos los he conseguido. No me quejo. Los que tengo en mente tienen que ver con La Colmena y con la creación de una nueva actividad de ocio que no está relacionada con la música. Ahí dejo la intriga…

P.- Elija un rey (mago).

R.- Me quedo con los tres.

P.- ¿Cuál es el mejor regalo que le han hecho?

R.- Soy poco materialista; valoro más la intención.

P.- Si tuviese una varita mágica, ¿qué cambiaría?

R.- Curaría el cáncer.

P.- ¿Qué es para usted la felicidad?

R.- Mi perro despertándome para jugar, llevar a mi chica el desayuno a la cama y que me recompense con una sonrisa; un amigo que me recuerda que después de 30 años seguimos siendo amigos; el calor de mi familia para lo bueno y lo malo; conducir aquella vieja furgoneta con la que aprendí a conducir después de 25 años; un día con la sala llena y lo más importante, la salud. Somos animales; sin dinero nos buscaremos la vida para sobrevivir pero sin salud la vida te busca a ti.

P.- ¿Cómo se imagina con 80 años?

R.- No me he puesto nunca a pensarlo. Supongo que como todos, con colesterol alto, diabetes, me sonarán todas las bisagras y me drogarán gratis en la Seguridad Social salvo que algún iluminado haya decidido suprimirla, que todo puede pasar.

P.- ¿Vino o caña?

R.- Combinado o refresco.

P.- ¿Se arrepiente de algo?

R.- Cada acto que hacemos provoca una nueva situación. Si no hubiera cometido los errores que he cometido no sería lo que soy hoy.

P.- ¿Con qué música acompañaría a un ribera? Pongamos un Joven, un Crianza y un vino de autor.

R.- El género es casi lo de menos pero con música de calidad que esté a la altura de un Ribera del Duero.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria