Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ENTREVISTA A LAURA DOMÍNGUEZ / Procuradora regional de Podemos por Burgos

«Estoy segura de que recuperar el HUBU sería beneficioso para la Administración»

Filósofa de formación y voz activa en las Cortes. Defiende sus ideas con seriedad y entusiasmo, desde el respeto pero sin medias tintas. Se resistió a emigrar y ahora lucha desde las instituciones para que su generación deshaga las maletas, de una vez por todas, en casa

DIEGO SANTAMARÍA DIEGO SANTAMARÍA
25/02/2018

 

Pregunta.- ¿Qué fue primero para usted: la filosofía o la política?
Respuesta.- Creo que van un poco de la mano. De hecho, una de las cuestiones que me llevó a estudiar Filosofía era la parte ética y política. Supongo que vino en un pack mi preocupación desde joven por las cuestiones que tenían que ver con la vida política

P.- ¿Siguen siendo compatibles o la economía todo lo pervierte?
R.- Son muy compatibles. Durante estos años, estar en la vida pública me ha enseñado muchas cosas de filosofía, sobre todo la relación entre ética y política que desde mi punto de vista es irrenunciable. Además ayuda, dentro de un sitio como el Parlamento autonómico, a tenerlo siempre muy presente.

P.- ¿Algún pensador de cabecera?
R.- Tengo muchos pensadores de referencia. Podríamos hablar de pensadores del siglo XX como Sartre, Simone de Beauvoir por sus aportes en materia de igualdad, todas las pensadoras feministas del siglo pasado como puede ser Kate Millet... Hay muchos referentes en ese sentido.

P.- ¿Han contribuido las redes sociales a acercar la política a los ciudadanos?
R.- Aquí hay dos cuestiones. Creo que todavía hay un puente insalvable, y es que una parte de la población no llega a las redes sociales. La gente mayor de 60 e incluso de 50 años todavía tiene problemas para acceder. También hay una parte buena, que es tener mucha información en tiempo real. Desde Podemos tuvimos muy claro que acercamos las instituciones a través de las redes sociales. Es probable que hasta esta legislatura a nadie se le hubiese ocurrido nunca ver intervenciones en un pleno de las Cortes o del Congreso. La parte mala es que quizá tienen a la vez una sobredosis de información.

P.- Sobredosis de información y de desinformación, supongo.
R.- También se da. Evidentemente, hay una parte de la información que no es certera de ninguna de las maneras, pero es algo con lo que hay que lidiar. Las redes sociales cumplen una función importante al aportar información en tiempo real, lo malo es la falta de información, la sobredosis o el sesgo que se le da.

P.- Algunos políticos de hoy en día parecen youtubers. ¿Es bueno ese acercamiento a la opinión pública o se corre el riesgo de caer en la superficialidad?
R.- Creo que no. De hecho, ahora es impensable que un partido político no tenga sus redes oficiales, algo que hace unos años no pasaba. Pero hay que saberlas utilizar. De todas maneras, creo que los partidos tienen la capacidad, mediante las redes sociales, de acercarse a otros foros en los que sería muy difícil entrar. Ahora puedes ser interpelado por cualquier ciudadano. Eso hace cinco años no se podía hacer.

P.- Las críticas, muchas veces, no son precisamente constructivas...
R.- Tenemos que saber qué parte se contesta y cual no. Hay una parte de productividad en determinadas críticas o diferencias de opinión que puedes contestar porque al final estás expuesto a la opinión pública, es inevitable. También es verdad que no se puede responder a toda la destrucción que a veces hay en las redes sociales, con críticas negativas e insultos. Como en todo, si pides educación para la vida real también hay que pedir educación en el debate para las redes sociales.

P.- ¿Cómo fue su primer día en las Cortes?¿Se imaginaba allí hace una década?
R.- Hace 10 años no me imaginaba de ninguna de las maneras en las Cortes de Castilla y León. ¿El primer día? Supongo que como cuando vas a la Universidad o a un nuevo puesto de trabajo. Lo que si noté fue el impacto que suponía la llegada de unos determinados perfiles que nunca habían entrado en las instituciones, un grupo parlamentario con más mujeres que hombres, con una edad muy baja en comparación con el sesgo que suele haber en un Parlamento autonómico y además con una serie de ideas nuevas, con un intento de renovación de la política que hasta ese momento no se había dado. No sé para quién fue más complicada nuestra llegada, si para nosotros o para los que siempre habían estado allí y de repente vieron un determinado tipo de gente mucho más en contacto con la realidad y con la mayoría social que los dos partidos del turnismo.

P.- ¿Se puede realmente trabar amistad con un contrincante político?
R.- Estoy segura de que la gente tiene amigos de derechas, de izquierdas, de un partido u otro. Lo mismo pasa con nosotros. La relación que puedes entablar a nivel personal con alguien del Partido Popular, del PSOE o de Ciudadanos es buena. De hecho, tiene que haber cierta colaboración porque al final muchas de las cosas que salen adelante son fruto del consenso entre los grupos, sobre todo en un Parlamento como el autonómico, donde ahora mismo hay una mayoría un poco simple que necesita siempre acuerdos. No es contradictorio llevarse bien y luego políticamente no estar de acuerdo.

P.- ¿Qué tal se llevan Podemos e IU en Valladolid?
R.- Izquierda Unida ha sido un aliado en las elecciones generales.En muchas cuestiones estamos de acuerdo y hay unas líneas políticas que evidentemente son las mismas. Por lo tanto, la relación es indudablemente buena a nivel autonómico.

P.- Si algo le caracteriza, es su participación activa en el Parlamento regional. ¿Debería exigirse un mínimo para justificar el cargo?
R.- Creo que sí. Además, en el Parlamento autonómico de Castilla y León se da una circunstancia que no ayuda en nada a la clase política. Me refiero al hecho de que una gran parte de los procuradores que están en las Cortes no tienen dedicación exclusiva. La mayoría va única y exclusivamente a algunos plenos y comisiones porque tiene otra ocupación. Desde nuestro punto de vista, la dedicación exclusiva tiene su parte buena, que es precisamente el hecho de que todos los procuradores tengan el deber de estar exclusivamente para su labor política, que es para lo que se les ha votado.

P.- La brecha salarial está en el centro del debate. ¿Cuándo será cosa del pasado?
R.- Hay estudios que dicen que vamos a tardar unos 107 años en lograr la igualdad real entre hombres y mujeres en Europa. Es solo una previsión, pero llevamos ese camino porque lejos de que la brecha salarial sea cada vez menor es al contrario. En Castilla y León, desde que empezó la crisis, ha ido sumándose cada año un porcentaje mayor. Además, es una de las comunidades autónomas con más brecha salarial, rondando el 25%. Queda mucho por recorrer, pero sobre todo hay un problema de base que es la no creencia de determinados políticos en la igualdad. Me refiero al Partido Popular y a Ciudadanos, dos partidos que legislan contra la igualdad, cuyas medidas económicas y políticas están en contra de la igualdad. Por lo tanto, mientras el Congreso de los diputados tenga esa alianza de derechas se va a legislar en contra de las mujeres de este país.

Por otro lado, el hecho de que la brecha salarial ahora esté en el centro del debate se debe a que las mujeres de este país han empezado a reivindicar su puesto en la sociedad. Una reivindicación que ha sido siempre muy tímida, pero que hoy por hoy, con un reflujo importante de las violencias machistas y de la cuestión feminista, está más en boga que nunca. Y este 8 de marzo seguramente sea una demostración de fuerza para ver qué partidos luchan por la igualdad y qué partidos, en cambio, no están por lograrla.

P.- Se promueve la igualdad y el feminismo gana terreno, pero al mismo tiempo da la impresión de que el machismo está muy arraigado entre los jóvenes. ¿En qué estamos fallando?
R.- Fallamos en muchas cuestiones. En primer lugar, tenemos una Ley de Violencia de Género que no se ha cumplido en la mayoría de sus postulados, se está demostrando que el Pacto de Estado no va camino de cumplirse... También hay un problema importante de financiación en materia de programas educativos. Una de las cuestiones pioneras de la Ley de Violencia de Género era que, efectivamente, se iba a invertir mucho más en educación en igualdad. ¿Cómo se erradica la violencia de género?Simplemente educando a la gente. Es un problema de base. Ni educamos a las familias ni educamos en los colegios ni educamos desde muy pequeños para ir avanzando en igualdad. No es una cosa que se corte de un día para otro. Con financiación e intervención únicamente no se acaba con la violencia de género. El problema es que ningún partido ha tenido el compromiso suficiente porque no va a ver sus frutos en una legislatura al ser a largo plazo, de generación en generación. No es rentable políticamente invertir en violencia de género y por lo tanto no se invierte en educar a los jóvenes para que se erradique.

P.- Hablemos de Burgos. Por prioridades no será. ¿Cuál es la suya?
R.- Tengo varias. Durante esta legislatura, para mí uno de los focos más importantes ha sido la sanidad pública en la provincia de Burgos, sobre todo conceptualizada en el hospital de Burgos como el peor ejemplo de la privatización de la sanidad en Castilla y León. La comisión de investigación ha sido, y está siendo, un recorrido largo. Casi dos años de comisión y se focaliza ahí porque todo el dinero que se ha perdido en el hospital de Burgos al final son deficiencias en la provincia. Cuando hablamos de que faltan las Urgencias en Villadiego o de que el Centro de Especialidades de Villarcayo no está suficientemente equipado, al final de lo que estamos hablando es de dónde se ha ido el dinero de los burgaleses y de las burgalesas. Se ha ido en un hospital que además no cumple las expectativas.

P.- ¿Estamos a tiempo de revertir lo del HUBU?
R.- Sí. Hay que recuperarlo, pero no a cualquier precio. Sería necesario hacer una auditoría del edificio y tenemos claro que auditar ese edificio significaría ver incumplimientos flagrantes del contrato por parte de la concesionaria. Hay que auditarlo y ver qué pasa con los servicios no sanitarios privatizados y en aras de eso hacer un cálculo económico de cuánto nos costaría recuperar el hospital. Estoy segura de que de aquí a 2036 el cálculo sale beneficioso para la Administración. El problema es que la Consejería de Sanidad no quiere hacer ese cálculo.

P.- Otro de los temas estrella es la despoblación. ¿Tiene remedio o al final van a quedar aquí cuatro gatos?
R.- Tiene remedio y también tiene que ver con las políticas que se realizan. El factor fundamental de por qué se va la gente de nuestra provincia, creo que no descubro nada, es el empleo y el blindaje de los servicios en el medio rural. Esas son las dos líneas de trabajo, un cambio de modelo productivo y un cambio en la forma de reindustrializar ciertas zonas como Garoña. Nosotros tenemos alternativas concretas, enmiendas a los presupuestos sobre el dinero que se puede destinar para esta reindustrialización y entendemos que la despoblación solo se revierte si se genera empleo en el medio rural. Creemos que es factible, solo hace falta voluntad política.

P.- Parece que ya no es región para jóvenes. De hecho, muchos de los que se fueron, aunque ahora puedan, no quieren volver. Es como si faltasen alicientes...
R.- Tengo a muchos compañeros que estudiaron conmigo desperdigados por el mundo, desde Panamá hasta Edimburgo pasando por Berlín, fundamentalmente en Europa. Lo que planteamos también tiene que ver con esta generación de empleo. La gente se va porque no tiene las mismas oportunidades en esta Comunidad. También está el exilio interior, gente que se va a Madrid o a Barcelona. Es lo mismo que comentaba antes. ¿En qué invertimos el dinero?, ¿cómo podemos invertirlo de otra manera en la provincia y revertir la situación de desempleo? Al final es la única manera, no es una fórmula mágica. Hay que plantear mayor inversión y ver cómo se cambia el modelo productivo en la provincia para generar empleo.

P.- ¿Hay luz al final de Garoña?
R.- Sí, claro. Es una de las cuestiones que planteamos precisamente. Era un cierre anunciado, lo que pasa es que el Partido Popular y el PSOE se resistían a decirlo y al final hemos perdido 10 años en los que se podría haber inyectado inversión empresarial en el entorno de Garoña. Ahora tenemos el cierre y no hemos sabido invertir. Nosotros hemos presentado propuestas en las Cortes en torno a la dinamización del polígono de Ircio, las conexiones vía carretera con la zona de Garoña desde Tobalina y el PP siempre vota en contra. Parece que no le interesa demasiado la reindustrialización de la zona y la reversión de la despoblación en esa comarca.

P.- Donde sí hay acuerdo es con Gamesa. ¿Qué posibilidades tiene la presión política y social frente a la postura en firme de la multinacional?
R.- Hemos mostrado plenamente nuestro apoyo a Gamesa y se mostró también en las Cortes de Castilla yLeón. Los grupos políticos podemos dar nuestro apoyo en firme, pero la lucha y la posibilidad de ganar será de los trabajadores y de una sociedad que se une en cuestiones como esta, ante los cierres de una empresa grande que deja en la calle a 134 familias. Creemos en la posibilidad de poder interlocutar con la empresa para negociar de algún modo, pero los trabajadores tienen que permanecer unidos en esa lucha. Tendrán todo nuestro apoyo para intentar revertir esta situación.

P.- Si hablamos de corrupción, parece que aquí, en comparación con otros sitios, ni tan mal...
R.- Eso es algo que, sobre todo en esta legislatura, se ha empezado a dar la vuelta. El PP de Castilla y León siempre se vanagloriaba, con Juan Vicente Herrera a la cabeza, de estar limpio en el mapa de la corrupción. Sin embargo, ha estallado la trama eólica, esas mordidas a empresas en los parques de la región, y ahora el que es posible candidato a la Presidencia de la Junta, Mañueco, está salpicado en su ciudad por adjudicaciones fraudulentas siendo alcalde... Ya no pueden decir que están fuera del mapa de la corrupción. Aparte del procedimiento judicial, el tema de los parques eólicos tiene una comisión de investigación que el PartidoPopular no quiere mover hacia ningún lado.

Es evidente que la corrupción llegó a Castilla yLeón hace años. El problema es que no se había destapado hasta este momento, pero el PP no está exento de una manzana podrida que ya es el saco entero en todas las comunidades autónomas de este país.

P.- ¿Es solo la punta del iceberg? ¿Saldrán más casos a la luz?
R.- Es muy probable, porque cuando se empezó con el tema de las eólicas surgieron otras cuestiones aledañas como la Perla Negra. El hecho de que durante tantos años una Consejería de Economía, con el mismo juego de trileros, con las mismas personas manejando esos hilos, hace probable que tenga muchas más redundancia de lo que ahora sabemos. La corrupción está en todas las comunidades. En Madrid salió un pico y ha acabado siendo algo que les explota en la cara y también explotará en la cara del Partido Popular de Castilla y León. Ahora, Juan Vicente Herrera dará paso previsiblemente a un candidato que, como digo, está todavía pringado en casos de corrupción.

P.- ¿Le pasará factura en las elecciones?
R.- La corrupción acaba pasando factura. Castilla y León no se merece un Gobierno del Partido Popular al que cada vez le sale más el fango. Ya no solo por la corrupción, sino también por sus políticas inmovilistas, por 30 años despoblando y desangrando esta Comunidad. Son políticas en contra de la gente, en contra de las familias y, seguramente, en 2019 se va a revertir la situación de un Gobierno que está absolutamente caducado.

P.- A Miguel Vila se le tachó de paracaidista. ¿Está cumpliendo con la tierra a la que representa?
R.- Miguel Vila es la demostración total de un diputado comprometido con su provincia y con los problemas que hay en Burgos desde el primer momento. En Miranda, Aranda, Briviesca, Medina de Pomar... Le han podido ver en la provincia y creo que su trabajo está siendo fantástico. Es él quien ha liderado, en el Congreso de los Diputados, cuestiones en torno a la liberalización de la AP-1, el parque de Artillería... Estamos absolutamente convencidos de que Miguel Vila era y es el mejor candidato para esta provincia

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria