Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La etiqueta energética, sólo por obligación

El 70% de los certificados emitidos en Burgos son viviendas en bloque y sólo el 2,3% la comunidad completa / El 5% son inmuebles eficientes

Marta Casado
04/12/2017

 

Gonzalo cree que es hora de poner en el mercado su vivienda. A la hora de gestionar la transacción se exige un papel nuevo. La certificación energética es obligatoria desde junio de 2013. El comprador debe saber, como al adquirir cualquier electrodoméstico, cuál es la eficiencia energética del inmueble. Es una vivienda antigua, no adscrita a los criterios del Código Técnico ni de la eficiencia energética. Su nota es la más baja posible. El precio es el valor que mide Manuela para comprar el inmueble. A penas se fija en el documento de la etiqueta que, como en un electrodoméstico, acompaña el anuncio de venta.

El certificado energético parece haberse convertido en un trámite más para poder vender o alquilar un inmueble. Al menos a juzgar por las cifras de certificados emitidos en Burgos. En toda la provincia hay 14.973 documentos que miden el gasto energético de un inmueble y sus niveles de emisión de gases contaminantes, según el Registro de Certificados de Eficiencia Energética de Castilla León. De ellos el 70% se refieren a pisos, viviendas en bloque. Un total de 10.500 propietarios han iniciado en solitario el proceso de certificación. Bloques de viviendas donde la comunidad haya dado el paso de valorar su gasto de energía y sus emisiones apenas suponen el 2,3%, es decir, 349 en toda la provincia.

Otro factor que apunta a la emisión de certificados ante una transacción o alquiler es que el apartado residencial está al frente del 90,7% de los análisis realizados con 13.584. A los bloques de vivienda hay que unir los unifamiliares de los que 2.753 ya han realizado este trámite. De ellos 1.474 eran adosados, 733 aisladas y 543 pareados. El resto son edificios comerciales (1.138) y sector terciario como colegios, hoteles y residencias o edificios sanitarios (251). Entre los no residenciales destacan los locales (951 certificados) ya que son los más expuestos al mercado de la venta y el alquiler.

Del resultado del análisis energético se desprende que son más las viviendas altamente contaminantes que las eficientes. De esta manera, el 24% de las propiedades con su pegatina energética en vigor están entre los más contaminantes. En total 3.611 de los 14.973 certificados emitidos. De ellos 2.082 son G, las que su funcionamiento energético tiene un mayor coste, y 1.529 F. En cuanto a las viviendas con mayor eficiencia energética, incluyendo tres categorías, apenas suponen el 5,5% del total de los certificados emitidos. De esta manera 102 inmuebles tiene la categoría más eficiente, la A. Un peldaño por debajo, en el epígrafe B, se encuentran 157 construcciones y en el C están 568 viviendas y locales que se han sometido a este informe técnico. Si bien es cierto que los nuevos criterios de construcción están teniendo en cuenta el futuro gasto energético de los edificios incluyen elementos del Passive House que reducen el coste energético desde la concepción del edificio en la orientación del bloque y las ventanas y el aislamiento térmico.

Aún así, el tramo más común es el que está entre las calificaciones D y E. En el primero hay registrados 2.201 inmuebles. El E es el más común de las viviendas analizadas en Burgos con 8.328 certificados encuadrados en este nivel.

El certificado energético es un análisis de la situación. Por ello, más que una obligatoriedad supone un punto de partida para iniciar las posibles reformas que permitan reducir el gasto energético. La mayor parte de las viviendas burgalesas analizadas realizan emisiones entre 10 y 100 KgCO2/m2 (12.700 certificados) y el consumo energético mayoritario está entre 100 y 1.000 kwh/m2 (14.500).

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria