Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

MUNICIPAL

La gasolinera de la Aduana cesará su actividad el próximo 15 de julio

La estación de servicio no recibe pedidos y no tiene combustible en los depósitos. Los trabajadores viven con la incertidumbre de desconocer cuál será su destino


08/07/2009

 

J. Maiques / Burgos

La vida de la gasolinera de la aduana parece tener ya una fecha límite. Si no se produce ningún cambio inesperado, la estación de servicio abierta hace dos décadas cesará su actividad el próximo 15 de julio. Se trata de la fecha límite para que Repsol y la empresa adjudicataria de su explotación recurran ante el Tribunal Superior de Justicia la sentencia por la que el Juzgado de lo Contencioso-administrativo ordenaba su clausura.

Los trabajadores sí que tienen claro que la empresa que explota la estación de servicio no los despedirá. El abogado de la compañía mercantil les ha trasladado ya que ‘Villafría SA’ no les entregará la pertinente carta de despido. El argumento se basa en que no es ella la que los despide, sino que el trabajo cesa por un decreto del Ayuntamiento de Burgos.

Todos los indicios apuntan a que los surtidores de la aduana no volverán a suministrar gasolina. Los depósitos de combustible están ya vacíos y la gasolinera se limita a ofrecer servicios secundarios. A pesar de que se efectuaban los correspondientes pedidos por parte de la empresa responsable de la estación de servicios, Repsol no ha servido el carburante. Un hecho que da a entender la voluntad de la petrolera por acatar la sentencia y cerrar la polémica gasolinera.

En cualquier caso, la decisión de la empresa adjudicataria ‘Estación de Servicio Villafría S.A.’ es la de no recurrir la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia. No se puede decir lo mismo de Repsol, que aunque ha dado señales de acatar la sentencia, continúa estudiándola.

Los trabajadores

Todo indica, además, que los principales damnificados por el cierre serán los trabajadores de la gasolinera. Una plantilla que acude a su trabajo con la incertidumbre desde hace muchos años por los contenciosos judiciales presentados por la empresa Yrazusta. Mientras tanto, a los empleados no se les ha comunicado ninguna noticia que aclare su futuro. Se trata de siete trabajadores, de los que cinco de ellos superan los cincuenta años y los otros dos se encuentran a punto de cumplirlos.

La plantilla, que se ha limitado a realizar su trabajo durante tantos años, vive una situación de angustia permanente, tal y como reconocían ayer a este periódico varios de sus trabajadores. Así las cosas, los empleados seguirán acudiendo a su lugar de trabajo, aún a sabiendas de que la estación de servicio dejará de funcionar. Un circunstancia que, aunque carente de sentido, les obliga a personarse en sus puestos de trabajo.

Además, tal y como les ha comunicado la empresa en repetidas ocasiones durante estos años de disputas, con el cese de la actividad sus puestos de trabajo quedarían en manos de Repsol o, en su defecto, del Ayuntamiento de la capital.

La primera de las opciones -la recolocación- no sería mal acogida por los trabajadores. Una circunstancia que finiquitaría los malos momentos vividos por los empleados, siempre y cuando no fueran destinados lejos de la capital.

La otra de las opciones que garnatizaría a los empleados de la gasolinera de la aduana un puesto de trabajo sería pasar a formar parte de la plantilla del Ayuntamiento de la capital.

A una semana escasa del cierre, las dos opciones más la del posible despido se vislumbran como posibles, si bien es cierto que existe la duda en cualquiera de las tres. Una circunstancia, que lejos de tranquilizar a los trabajadores, no deja de inquietarlos.

Denuncia a las tres partes

Por todo ello, los empleados se reafirman en la obligación de denunciar a las tres partes: Ayuntamiento, Repsol y ‘Estación de Servicio Villafría S.A.’. Según los trabajadores, todos ellos serían responsables de su situación y, por tanto, los encargados de reparar los daños sufridos.

De hecho, todas las consultas realizadas por los trabajadores a especialistas en temas laborales coinciden en que las tres partes serían responsables de la situación a la que se enfrentan los empleados de la gasolinera.

En cualquier caso, todo apunta a que la antigua Nacional-1 contará con una estación de servicio menos en las inmediaciones de Villafría.

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria