Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CIENCIA

Gran Dolina se confirma como campamento base de Antecessor

Un análisis de contexto tecnológico de la industria, fauna y fósiles canibalizados del nivel TD-6 demuestran que hace 850.000 años hacían su vida diaria en el interior de la cueva

MARTA CASADO / Burgos
20/03/2018

 

Si aparecen herramientas junto a restos de huesos de fauna se infiere en los estudios de arqueología que esa zona fue en su momento un campamento de confección de herramientas y procesamiento de animales. Cuando en el nivel aparecen restos de 12 grupos de remontaje de 25 lascas o restos de la herramienta principal y se encuentran junto a fósiles humanos que presentan marcas de dientes y cortes se está ante el proceso de canibalismo más antiguo de la humanidad. Contar con tantas piezas (9.550 restos faunísticos, 1046 artefactos líticos, 91 semillas de almez y 170 restos de homínidos canibalizados todos ellos) en poco más de 20 metros de superficie analizada con un metro de profundidad «estamos ante un nivel que tiene un buen grado de conservación de las piezas, porque hemos podido contabilizar remontajes que nos hablan de piezas talladas varias veces, y por la profusión de restos y su distribución espacial hablamos de que Homo antecessor hacía su vida diaria en el interior de las cuevas en zonas con iluminación natural ya fuera por una entrada amplia o fisuras en la parte superior», explica la primera firmante del artículo e investigadora de Atapuerca, Marina Mosquera. La también profesora del Iphes avanza que «hay dos fases de ocupación muy claras en un primer momento es un uso marginal de la cueva, con herramientas básicas y entradas para obtener la médula de los huesos pero en la segunda fase es evidente que la zona fue un campamento base para esas poblaciones».

Científicos del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) de la Universidad Rovira y Virgili de Cataluña han realizado estas afirmaciones tras llevar a cabo un contexto de las herramientas obtenidas durante el sondeo de TD-6 en las dos fases (1994-1997 y entre 2000 y 2011) en que se realizó y en un estudio de la evolución de la tecnología de estos homínidos solo descritos en Atapuerca. Se ha podido realizar un análisis e ilustración detallados de las piezas más significativas de la industria lítica y se presentan por primera vez los 12 grupos de remontajes de las piezas, es decir, que el Homo antecessor entresacaba varias veces el filo a sus herramientas y esas lascas o restos se han podido conservar hasta su extracción por parte de los arqueólogos que en cada campaña se dan cita en las excavaciones de Atapuerca.

Se han podido hacer los remontajes parciales de tres o cuatro piezas donde «no está el núcleo pero si el retocado que se realizada, donde está presente la secuencia de algunas piezas que se usaban para descarnar». En concreto hay 12 grupos de remontajes, unas 25 piezas que resultaron de afilar una y otra vez entre dos y tres herramientas de piedra. El modo tecnológico de Homo antecessor, analiza en otras publicaciones, se adscribe al Modo 1, el olduvayense europeo, que en Antecessor se presenta en modo evolucionado respecto a la industria de Homo georgicus que representa el Modo 1 europeo con 1,8 millones de años de antigüedad. La aparición de semillas de almez, un árbol típico del clima Mediterráneo, hablan de un clima parecido al actual.

El estudio publicado por la revista ‘Plos One’ también hace referencia a que toda esta profusión de restos se ha obtenido en dos sondeos diferenciados del nivel. «Nos da idea de que el nivel tiene una densidad enorme teniendo en cuenta que hemos visto zonas del exterior y no del campamento central que es donde, en principio, tienen que estar la mayor parte de las piezas», explica Mosquera. El festival de fósiles podría demorarse un poco más todo depende de la próxima campaña. «El equipo ya ha avanzado del nivel TD-10 y habrá que esperar a ver como se presenta en TD-8 que es un área muy rico en fauna, donde no hay herramientas líticas, pero que es muy difícil de excavar por su dureza entonces este proceso será lento aunque habrá que esperar a entrar en esos niveles para determinar una aproximación», explica Mosquera. Una excavación en extensión del fructífero nivel TD-6 que en el artículo calculan que no se producirá hasta, al menos, cinco o diez años.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria