Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

‘la Caixa’ y Caja de Burgos plasman en imágenes su alianza medioambiental

Una exposición en la Casa del Cordón muestra los 36 proyectos de voluntariado desarrollados en Burgos, Palencia y Valladolid el año pasado

D.S.M. / Burgos
01/03/2018

 

36 intervenciones y cerca de 1.700 voluntarios forman parte de la suma de «valores y alianzas» promovida por la Fundación Caja de Burgos y la Obra Social ‘la Caixa’ para potenciar el «desarrollo sostenible» en Castilla y León. Así podría resumirse a grandes rasgos la última convocatoria del programa de voluntariado ambiental coordinado por ambas entidades y abierto al público desde ayer gracias a una exposición en la Casa delCordón que se vale de imágenes y palabras para detallar cada una de las actuaciones que se desarrollaron en Burgos, Palencia y Valladolid durante el año pasado.

La iniciativa va más allá del compromiso con la sostenibilidad en el medio natural. La «ambición», a juicio del director general de la Fundación Caja de Burgos, Rafael Barbero, es «mucho más amplia». En primer lugar, porque «fomenta la vocación social de los participantes», hasta el punto de proporcionarles «experiencias de mejora personal y colectiva» para enseñar a los más jóvenes «los valores del trabajo cooperativo». Por otro lado, precisó que este clase de programas no solo sirven para «recuperar parajes, sino también tradiciones». De esta forma, se fomenta el «sentido de pertenencia al medio» mientras se transmite «un valioso conocimiento sobre la biodiversidad que está en riesgo de perderse para siempre».

Sobre este último apartado, Barbero destacó el «intercambio generacional» como la mejor «oportunidad» para que el «patrimonio cultural y medioambiental que hoy está en manos de las personas mayores pueda ser entregado a los más jóvenes en lugar de desaparecer». Asimismo, hizo hincapié en la amplitud de miras del proyecto al expandirse en la última convocatoria a los colegios rurales, destinados a convertirse en «reservorios de esta cultura de vida silvestre que se pretende conservar y si es posible enriquecer».

Para Miguel Ángel Pinto, director de las aulas de Medio Ambiente de la Fundación Caja de Burgos y comisario de la exposición, el «sueño» que arrancó hace cinco años ha experimentado un «salto cuantitativo y cualitativo» a todos los niveles. Lo fundamental, en su opinión, es dejar a un lado la «connotación» puramente medioambiental del programa para extender sus horizontes a la «ecología de la reconciliación», que persigue la unión de «personas y naturaleza» a través de los «valores cooperativos» y el «sentido de identidad» con la tierra que uno pisa.

Lo que más le ha sorprendido a Pinto en este lustro de trabajo es la implicación de los habitantes y descendientes de pequeñas localidades -en algunas «apenas viven 20 personas»- que se involucran con el territorio que les vio nacer. De igual manera, y en sintonía con Barbero, puso en valor la «transmisión de conocimiento» entre generaciones que «va más allá de lo tangible».

De los 36 proyectos financiados a través de la última convocatoria, 15 se llevaron a cabo en la provincia de Burgos. La gran mayoría se desarrollaron en el medio rural, aunque también se incluyó alguno dentro de la capital como la mejora ambiental del entorno de Fuentes Blancas. En cualquier caso, llama la atención la variedad de las iniciativas ejecutadas, pues abarcan áreas tan dispares como la repoblación de espacios, la protección de manantiales, la reintroducción de especies prácticamente desaparecidas o la lucha contra la fauna invasora.

La muestra permite al visitante conocer al detalle el «porqué» y el «alcance» de cada intervención. Además, una de las «novedades» de esta edición es la inclusión de códigos QR en los paneles para ampliar información y localizar los puntos de actuación en Google Maps. Lo que no se ve, aunque se da a entender, es la «tenacidad» de un programa que, según Pinto, incide en el «mantenimiento» y el «seguimiento» de «todo lo que se hace».

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria