Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

TESTIGO EN MÉXICO

«La gente salía de sus casas y de los restaurantes con lo puesto»

El burgalés Rubén González vio cómo «empezaba a temblar todo» en Puebla de Zaragoza (México) sin imaginar que se trataba de un devastador seísmo que ha asolado el sur del país

DIEGO SANTAMARÍA DIEGO SANTAMARÍA
09/09/2017

 

Cuando Rubén González llegó a Puebla de Zaragoza (México) el jueves por la noche, no imaginaba que el ligero temblor que poco después notaría dentro de un vehículo era uno de los más devastadores de los últimos 100 años. El seísmo, de 8,2 grados, superaba las 30 víctimas mortales al cierre de esta edición, aunque el epicentro se situaba a cientos de kilómetros de la ciudad.

Recién llegado de la capital mexicana junto a sus padres y su hermana, este joven burgalés de 30 años escuchaba la radio despreocupado, con ganas de pillar la cama para reponerse del jet lag y tantas horas de viaje. La familia se encontraba en el país porque el hermano de Rubén se casa este sábado. En Puebla les esperaban la futura esposa y su hermana para trasladarles al hotel. «Tres y tres en dos coches». El trayecto era largo y la radio les acompañaba por el camino.

La música sonaba de fondo cuando de repente «se paró y escuchamos un mensaje de alerta por seísmo en bucle y con una sirena detrás». Rubén pensó que a lo mejor se trataba de una broma, pero comprobó que el aviso iba en serio tras descubrir que todas las emisoras daban la voz de alarma. «Quería grabarlo» pero la programación se retomó a los 30 segundos. No le dio más importancia porque «no notaba nada».

Poco después, cuando Rubén y sus acompañantes estaban parados en un semáforo, «empezó a temblar todo y el coche se tambaleaba». Entonces, se asomó por la ventanilla y descubrió que los cables del tendido eléctrico que atraviesan calles y carreteras estaban «balanceándose al máximo». La estampa era «de película» y el suelo parecía una «cama acuática», llegando a producir «un poco de mareo». Fue una «sensación extraña», pero en ningún momento pensaba que al sur del país la situación era crítica.

Durante el resto del trayecto, Rubén vio cómo «la gente salía de casa con sus perros, en pijama o en bata». Y lo mismo en «bares o restaurantes», todo el mundo en la calle «con lo puesto» y con el miedo en el cuerpo. Ya en el hotel, se encontró con la misma estampa. Clientes y empleados fuera, con temor a una posible réplica y pendientes de las noticias que llegaban a través de los medios y de las redes sociales. Por aquel entonces, ya se había enterado de que el seísmo había sido devastador. Sin embargo, su madre y su hermana, que viajaban en el otro vehículo, llegaron sin tener constancia de lo sucedido porque «les pilló con el coche en marcha y no se dieron cuenta».

Cuando pudo entrar en su habitación, lo primero que hizo el joven burgalés fue encender la televisión y conectarse al wifi para ponerse al día. «En la tele decían que lo primero que tienes que hacer es salir de casa, estar un rato fuera por si hay réplicas y, antes de volver a entrar, chequear bien las cañerías». Además, en lo telediarios se informaba de que «por el momento no se habían registrado réplicas, pero sí un segundo terremoto de 6,1 grados en Salina de Cruz (Oaxaca)».

En ningún momento pasó miedo. Ni lo tiene ahora. «No estoy preocupado porque entonces no vivo», relataba con humor. La boda de su hermano «sigue en pie», se celebra hoy y confía en que ningún contratiempo se lo impida. A punto estuvo de no viajar porque «casi se cancela el vuelo por un huracán», pero espera celebrar con los suyos la ceremonia sin sobresaltos.

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria