Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

DAVID BUENO Doctor en Biología, profesor e investigador de Genética en la Universidad de Barcelona.

«La sobreestimulación provoca estrés en los niños y ese es el mayor enemigo del cerebro»

V. MARTÍN
06/02/2018

 

David Bueno (Barcelona,1965) es doctor en Biología y profesor e investigador de Genética en la Universidad de Barcelona. Su trayectoria profesional y académica se centra en la genética del desarrollo y la neurociencia y su relación con el comportamiento humano, incluidos los procesos de aprendizaje. Ha sido investigador en la Universidad de Oxford y ha realizado estancias en la Universidad de Innsbruck y en el European Molecular Biology Laboratory de Heidelberg. En 2010 ganó el Premio Europeo de Divulgación Científica.

Pregunta.- ¿Cómo interviene la neurociencia en el proceso aprendizaje y de enseñanza?

Respuesta.- Lo principal es que nos permite entender cómo funciona nuestro cerebro para después entender cómo funciona el de los alumnos. Muchas de las cosas que usamos en las clases las utilizamos instintivamente, porque sabemos que funciona, por el ensayo- error, pero contar con una comprobación científica de por qué algo funciona da una confianza que no tiene precio, nos ahorramos las dudas. Si nos equivocamos, podremos saber por qué, pero nos debe quedar claro que no podemos usar los conocimientos en neurociencia directamente en el aula y es que el cerebro aprende mejor si se emociona. Sabiendo esto, debemos ser capaces de poner en marcha una estrategia pedagógica y metodológica específica para el entorno en que se va a desarrollar.

P.- La educación actual se mueve en la enseñanza por proyectos donde las emociones son clave.

R.- La educación por proyectos funciona porque establece una pauta transversal de aprendizaje y eso permite que para aprender un solo concepto hay muchas más zonas del cerebro activas y cuantas más zonas activas, con más eficiencia se aprende.

P.- ¿Empieza demasiado pronto el proceso educativo?

R.- No hay edad para empezar a aprender, ni para terminar. Si una familia proporciona estímulos - no sobreestímulación porque solo conlleva estrés y el estrés es el enemigo número uno del cerebro- hasta los tres años no hace falta ir a ninguna guardería o centro, pero una familia que no pueda dar estímulos suficientes debe llevar al niño a una guardería o jardín de infancia.

P.- ¿Qué es una estimulación correcta y suficiente?

R.- Que el niño tenga espacio y tiempo para jugar y cuente con alguien que le ofrezca cariño, protección y vigilancia mientras lo hace. Si va a estar en casa sentado en un cochecito sin que nadie le haga ni caso, es mejor llevarle a una guardería donde correteará o gateará, interactuará con otros niños y habrá profesoras que le darán un cariño, que no es el mismo que el de un padre o una madre, pero lo tendrá.

P.- ¿Hay una tendencia a la sobreestimulación?

R.- Hay una tendencia a extrapolar los ritmos de los adultos a los niños y ellos van a un ritmo distinto. Un niño puede estar tres horas con el mismo juego y a los adultos nos parece que está perdiendo el tiempo. Precisamente los niños usan de forma instintiva el método científico para jugar- eses que de mayores tanto nos cuesta aprender-, construyen una cosa y observan qué pasa y lo repiten y lo repiten...

P.- Sin embargo, parece que a los adultos nos corre prisa que aprendan a leer y escribir lo antes posible. ¿Se cae ahí en la sobreestimulación?

R.- Sin lugar a dudas. A esas edades los niños apenas dominan el lenguaje. Es muy sencillo saber cuando un niño se interesa por la lectura, si al ofrecerle un libro- con letras claras y con dibujos- sus ojos solo miran el dibujo es que no está maduro para aprender a leer. Cuando sus ojos pasan del dibujo a las letras, está intentando encontrar un patrón de regularidad en las letras y ese el momento.

P.- En etapas superiores- especialmente en Primaria- el debate se centra en una excesiva cantidad de tarea y de un horario lectivo demasiado largo.

R.- En cuanto al horario escolar, mientras los alumnos estén a gusto es correcto. Una clase de actividad intelectual intensa puede ser suficiente con 20 minutos, depende de la edad, pero una clase de plástica, ciencias o música donde se combinan ejercicios individuales y en equipo, ¿por qué no puede durar dos horas?. El problema se produce cuando llega el cansancio y no hacen nada de provecho. Otra cosa es el inicio de las clases, Primaria empieza a las 9, que no es mala hora, pero en la ESO empiezan a las 8 y es un error porque en los adolescentes cambian los ritmos circadianos, se retrasan. El sueño llega más tarde por la noche y el despertar también llega más tarde. Lo ideal sería que empezarán sus clases a las 10, hacer una comida ligera y luego tener dos horas más de clase. Se ha demostrado científicamente que retrasar el horario reduce en un 50% los días que están enfermos y rinden un 20% más.

P.- Y en cuanto a las tareas, ¿son demasiadas?

R.- Se pueden hacer tareas en casa, pero los padres también deberíamos hacer algo de nuestro trabajo en casa porque somos su espejo. En cualquier caso es positivo que hagan actividades- que no deberes- relacionadas con lo que han aprendido en la escuela, pero a modo de juego. Por ejemplo, si están practicando la suma, pueden realizar actividades que estimulen las mismas zonas del cerebro que la suma como jugar con cenefas, con ritmos, etc. Aprenderán más porque se lo pasan mejor.

P.- Hablaba antes de asignaturas como plástica y música. Cada vez pierden más peso en la escuela.

R.- Es un error absoluto, especialmente hasta 4º de Primaria, donde el eje de una sesión en el aula debiera ser la música, la plástica o la psicomotricidad, con la lengua y las matemáticas encajadas en ellas. Deberían ser centrales porque estimulan emociones, ritmos o el control ejecutivo- que permite planificar bien el presente para llegar al futuro. En etapas superiores deben seguir presentes, pero se puede invertir más tiempo en lengua o matemáticas.

P.- Y, ¿qué importancia tiene la educación física?

R.- Estimula la tonicidad muscular lo que permite optimizar la fisiología corporal; produce enzimas que reducen el cortisol que es la hormona del estrés; produce endorfinas y estimula la plasticidad neural, que permite a las neuronas que hagan conexiones nuevas. En los niños es clave su práctica diaria, ya sea con deportes como el baloncesto, con baile, juegos al aire libre o prácticas relajantes como el yoga o el taichi.

P.- No podemos olvidar el papel de la tecnología. ¿Es correcto el uso que se hace de ella?

R.- La tecnología es útil y hay que educar a los niños en su buen uso. Esto implica que hasta los 3 ó 4 años no deberían tocar ningún aparato tecnológico, no pasa nada porque lo hagan alguna vez, pero no debe ser la norma. Lo normal es que jueguen a construir, con muñecos, con cocinitas, que salgan a la campo y jueguen con palos, que se caigan y se ensucien; que todos sus aprendizajes sean sensoriales. A partir de los 5, se pueden introducir las tecnologías poco a poco bajo supervisión y con buen ejemplo.

P.- ¿Y en el aula?

R.- Los niños usarán las TIC’s toda su vida y deben aprender a utilizarlas. De hecho el cerebro de los nativos digitales ya tiene conexiones diferentes de los que somos inmigrantes digitales, pero no todo debe hacerse a través de ellas en el colegio, los trabajos manuales y los libros son fundamentales.

P.- ¿Reprender es negativo?

R.- Si se reprende o regaña en positivo no, porque permite estimular la parte proactiva. No es igual decir a un niño ‘lo has hecho mal’, que es una expresión finalista, que ‘lo puedes hacer mejor’, ya que el cerebro se activa y el niño se pone un reto.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria