Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Manos de mujer contra el hambre en el mundo

La ‘guerra al hambre’ comenzó en la Diócesis en 1959 y hoy es capaz de generar 600.000E de ayudas a proyectos


11/02/2019

 

BURGOS
No hay mal que cien años dure, dice el refrán. Pero si hablamos del hambre en el mundo, un siglo es sólo una fracción en la larga penitencia de hambruna por la que atraviesan muchos territorios del planeta. A veces todo un país pasa hambre, a veces todo un continente. Pero siempre ha existido voluntad popular de echarles una mano en la medida de las posibilidades de cada cual. Aunque influye mucho la capacidad de trasladar el mensaje de que existen personas que sufren por el hambre para animar a una solidaridad que está muy presente en los burgaleses.
Esa es una de las razones de la pervivencia y éxito del trabajo de la ONG Manos Unidas durante las seis décadas de trabajo en la provincia que cumple este año.

La entidad nace en Burgos en 1959 cuando las mujeres de Acción Católica recogieron el llamamiento de la FAO, el organismo de la ONU que vela por la alimentación mundial, y pusieron en marcha la primera Campaña contra el Hambre. Desde entonces, se han sucedido todo tipo de actividades para recaudar fondos para esta y otras finalidades solidarias que han calado entre los burgaleses que en la primera acción donaron 1.368 pesetas (8,22E) y hoy en día aportan de media 600.000 euros al año.
La delegación, según informa la Diócesis de Burgos, consiguió que las propuestas de «guerra al hambre» llegasen primero a una extensa red de parroquias y paulatinamente a toda la sociedad burgalesa. A ese primer grupo de pioneras se fueron sumando cada vez más personas ajenas a la Acción Católica y la campaña empezó a crecer y a extender sus actividades. La más importante, que se inició en la década de los sesenta y que se mantuvo durante mucho tiempo, fue la recogida de botellas y papel para su posterior venta.

Poco a poco estas acciones fueron tomando forma y empezaron a destinarse los recursos a financiar pequeños proyectos en diversos países. A medida que las actividades se incrementaban y se hacían más complejas (en el año 70 la campaña había alcanzado ya una recaudación de 1.229.688 pesetas a nivel provincial), se fue haciendo necesaria una organización: la primitiva Campaña contra el Hambre pasa a denominarse en 1978 Manos Unidas y se reconoce plenamente la personalidad jurídica de la organización, reconocida por la Conferencia Episcopal como el organismo oficial de la Iglesia española para la ayuda, promoción y desarrollo del tercer mundo.

Entre 1978 y 1982, visto el éxito de las recaudaciones, los esfuerzos se centran en potenciar la importancia de la educación para el desarrollo como objetivo de la campaña.
A partir del 25 aniversario de Manos Unidas la organización creció en prestigio y en presencia social. Las campañas salieron del ámbito de las parroquias y empezaron a alcanzar a toda la sociedad. Comenzó a celebrarse el ya tradicional Mercadillo Solidario, de gran repercusión pública y que aún se sigue celebrando. La recaudación continuaba creciendo: en 1985 se recaudaron 11.439.310 pesetas y seis años después la cifra se multiplicó por seis.

Burgos, hoy día
La delegación de Burgos cuenta, con 12 voluntarias y unas 50 personas que colaboran de diferentes maneras. En acciones determinadas, como la «Operación Bocata» o el Mercadillo, llegan a implicarse alrededor de cien personas e, incluso, las fundadoras, que salen por los comercios a recoger la mercancía que se pondrá a la venta.
La recaudación media anual de Manos Unidas en Burgos ronda los 600.000 euros. En 2017 fueron 674.282 euros, lo que supone una ratio de 1,90E por burgalés, una de las más altas de España, según comenta a la Diócesis la presidenta delegada, Cristina Romano. Con dichos fondos se sufragan anualmente en torno a siete u ocho proyectos.

Cristina Romano achaca la buena respuesta social hacia la organización a diversos factores: «Los españoles somos muy emocionales y muy solidarios en general. Además, Manos Unidas nunca se ha visto afectada por ningún escándalo, entonces es una marca de confianza. Por otra parte, la mayor parte de los ingresos son privados, así que la reducción de subvenciones nos afecta mucho menos que a otras organizaciones que dependen más de las Administraciones públicas. Eso nos da mucha independencia». Resalta, además, que la pertenencia a la Diócesis les abre las puertas de las parroquias.

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria