Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

SOCIEDAD

Con las manos en la tierra

La Asociación Huerteco desarrolla un taller de terapia hortícola con afectados por daño cerebral adquirido en Santibáñez Zarzaguda y colabora con la actividad de huerto en Autismo Burgos

V. MARTÍN
30/09/2019

 

Cada quince días, seis socios de la Asociación de Daño Cerebral Adquirido de Burgos (Adacebur) disfrutan de los beneficios de trabajar un huerto y dejan la rutina a un lado durante dos horas y media.Cada quince días toda su atención se centra en disfrutar de la terapia hortícola que desarrolla la asociación Huerteco en la localidad burgalesa de Santibáñez Zarzaguda.

Allí la asociación cuenta con un huerto ecológico educativo donde se desarrollan diversos talleres con familias, colegios y entidades. Según apunta Inma Peña, fundadora y presidenta de la Asociación Española de Terapia Hortícola Escolar, la terapia hortícola es una disciplina encuadrada dentro de las ciencias socio - sanitarias y en programas dirigidos por terapeutas se convierte en un vehículo para desarrollar o recuperar la autonomía personal, integrando el aprendizaje de habilidades básicas, mejorando el funcionamiento tanto físico como cognitivo, abordando habilidades sociales en un entorno al aire libre, que mejora el bienestar físico y mental de las personas».

En Santibáñez, el encargado de desarrollar la actividad es Juan Luis Carranza, miembro de Huerteco. «La terapia hortícola tiene grandes beneficios tanto físicos como psicológicos, en el huerto los usuarios se sienten a gusto y están concentrados en los que hacen», comenta. En el caso concreto de las personas con daño cerebral adquirido esos beneficios «se centran en una mejora de la capacidad física y motriz a nivel físico y de concentración y relajación a nivel psicológico», apunta Carranza.

Así lo confirma Noemí Calleja, terapeuta ocupacional de Epona y encargada de acompañar a los usuarios de Adacebur al huerto. «En el huerto, las personas con daño cerebral adquirido pueden mejorar en equilibrio y a la hora de la marcha porque el suelo no es regular como en la ciudad, y a nivel cognitivo la actividad en huerto les permite mejorar la atención porque muchos de ellos tiene dificultades para estar concentrados en una actividad durante un tiempo y mejorar la memoria», explica y añade que «a nivel psicológico, la horticultura puede ayudar a mejorar las habilidades sociales y las capacidades funcionales». El huerto «es un motivación, una de las acciones que le da sentido a su vida y en muchas ocasiones les saca de su apatía habitual».

El proyecto de Huerteco, financiado por el Ecyl arrancaba este año con el objetivo de «colaborar cada vez con más asociaciones». Durante la actividad «las tareas y los espacios se adaptan a las capacidades de los usuarios», comenta Carranza. Como es lógico se trata de una actividad estacional y las tareas varían dependiendo de la época del años en que se desarrolla.

Los viernes de terapia, el día arranca con la llegada de los usuarios de Adacebur al huerto. Cruz Roja es la que se encarga de forma desinteresada de realizar el traslado de los participantes desde sus domicilios hasta Santibáñez. «Lo primero que hacemos es dar una vuelta por el huerto para que ellos observen los cambios que se han producido en los quince días que no han estado y hacemos lo mismo con el invernadero», comenta el responsable.

Tras la ‘revisión’ del huerto, el grupo pasa a su espacio propio. «Tienen unos bancales especiales, a 1,20 metros de altura del suelo, porque algunos de los participantes vienen en silla de ruedas», explica Carranza, quien apunta que «ahora estamos en época de recolección». Después de un tiempo con las manos en la tierra, llega el turno del almuerzo. «No era algo que estuviera previsto de inicio pero fue una propuesta suya y nos pareció estupendo porque es complicado que estas personas tengan iniciativa y propongan cosas», comenta Calleja, quien apunta que «cada uno se encarga un viernes de preparar y llevar el almuerzo».

En este sentido, la terapeuta ocupacional explica que, además de dificultades físicas, la mayoría de las personas con daño cerebral adquirido «tienen mucha apatía, les faltan ganas para hacer cosas y por eso es muy importante atender a sus propuestas, es clave que se empoderen y que se atrevan a proponer acciones, a hacer cosas y a participar en actividades».

La segunda fase de la actividad se desarrolla en las mesas donde «realizamos tareas relacionadas con el huerto o la horticultura pero de tal forma que ellos estén más cómodos». Entre las actividades, los usuarios trabajan con plantas aromáticas y medicinales, embotan guindillas, trenzan ajos o criban harina».
La respuesta de los participantes «es muy positiva» porque «salen de su rutina a un ambiente diferente y acuden a un sitio donde son protagonistas». Prueba de los buenos resultados es que los usuarios de Adacebur quieren continuar con la actividad durante el invierno. «Estamos buscando un espacio en el que poder seguir desarrollando el taller durante el invierno», comenta Carranza. «Mientras ellos sigan demandando esta actividad seguiremos haciéndola», añade la terapeuta, quien recuerda que «el hecho de salir de su zona de confort es muy positivo».

También con Autismo

En Autismo Burgos la actividad en huerto se desarrolla desde hace diez años, pero este es el primero que Huerteco colabora con la entidad. Cada miércoles, Carranza acude a las instalaciones de la asociación donde le esperan ocho usuarios, un voluntario e Iker Caballero, responsable de la actividad de huerto en Autismo.

«El contacto con la naturaleza y trabajar al aire libre es muy positivo para algunas personas con autismo», comenta Caballero, quien hace especial hincapié en que esta actividad permite trabajar con las personas con autismo «la falta de flexibilidad que les suele caracterizar». El huerto depende de las climatológica y «no puede tener una estructura tan cerrada, por eso los usuarios aprenden que a veces no todo es al pie de la letra».

Además, la terapia hortícola «les permite mejorar su psicomotricidad fina y gruesa» y «es también un ejercicio físico». La actividad se desarrolla de 9.30 a 14 horas, tiempo en el que «incluimos también el descanso y el preparado de materiales» y si la meteorologíano acompaña «realizamos el taller en el invernadero»

Además, desde hace seis años, la entidad realiza un actividad de integración inversa a través de su huerto. «Cada cierto tiempo nos visitan alumnos de entre 6 y 10 años que realizan trabajos con personas con autismo en el invernadero, el huerto y los frutales. «Los chicos de la asociación les explican algunos trabajos y preparan el material y los alumnos aprenden qué es el autismo», comenta Caballero.

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria