Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Parados mayores, la asignatura pendiente

Sindicatos y organizaciones sociales reclaman «oportunidades» y no dar la espalda a este colectivo El 27,5% de los parados sin empleo anterior, tienen más de 45 años

Marta Casado
25/03/2018

 

Con su carpeta en la mano acuden a una oferta de empleo. En las empresas de trabajo temporal no les ven con buenos ojos. «Me dicen que no aporto frescura»; «Dicen que no tengo flexibilidad»; «Cuando voy a buscar empleo me dicen que estoy desfasado que no estoy al día». Son algunos de los testimonios recabados en la campaña de Cruz Roja #DesafíoMás45 donde tratan de romper esas barreras de la sociedad y los empleadores para personas maduras. «Es una vergüenza que los empleadores excluyan a personas mayores de 45 años porque tienen todas las capacidades para hacer cualquier labor», señala el secretario provincial de CCOO Burgos, Ángel Citores.
Los indicadores del Servicio Público de Empleo (SEPE) ponen cifra a esta percepción. El 27,5% de los parados de larga duración registrados en la provincia tienen más de 45 años. De ellos 61 son hombres y 304 mujeres. Una cifra a la que habría que sumar aquellos que tras más de dos años desempleados y que acumulan curso tras curso de capacitación profesional han perdido la esperanza en las listas del paro. Las estadísticas apuntan a 5.591 mayores de 55 años sin empleo al cierre de 2017 en la provincia.
La experiencia, esa gran barrera para contratar a personas jóvenes, se obvia en este colectivo de mayores a los que les penaliza la cotización para calcular su pensión que podrán recibir a partir de los 61 años. «Es una situación precaria que les penaliza muy mucho a futuro, están en una situación muy mala y precaria de ahí las nuevas medidas de la Mesa del Diálogo Social de Castilla y León aunque seguimos demandando recuperar derechos para este colectivo que, junto con la fuga del talento son las dos sangrías de la provincia», señala Citores.
La recuperación ha llegado para muchos pero en ellos el problema sigue arrastrándose con mayor precariedad. Febrero de 2017 terminó con 20.186 parados. El mismo mes de 2012 la cifra era de 30.745 personas. Esto supone un descenso del paro de un 34%. El número de personas sin empleo anterior se ha reducido de 2.818 hace seis años a 1.323 personas el pasado mes de febrero de este ejercicio. En diciembre de 2012 los parados de larga duración ascendían en la provincia a 5.454. 2017 se cerró con un incremento del 2,4% al registrarse 5.591 personas mayores de 55 años en esta situación.
En ese momento muchos se quedaron colgados de la actividad laboral pero con todas las obligaciones propias de alguien en la mediana edad, con cargas familiares y facturas que se acumulan en el buzón. «Cuando buscas empleo con más de 45 años tienes toda la experiencia y los conocimientos pero necesitas que confíen en ti y miren más allá de tu edad», explican desde Cruz Roja.
El perfil más habitual es de una persona que ha empezado a trabajar muy joven y que ha estado muchos años en el mismo empleo. «Quizás han trabajado en una o dos empresas durante toda su vida», explican quienes trabajan directamente con este colectivo. La crisis llevó por delante su estabilidad y forma de vida. No sólo el sector de la construcción se ha llevado por delante el empleo de personas especializadas en ello, también los diferentes Expedientes de Regulación de Empleo de extinción en las empresas que han cerrado sus puertas con diferentes y muy variadas cualificaciones. La situación les descoloca. Ahí es donde todo su mundo se desmorona. Tienen cargas familiares, hipotecas y pocas habilidades para la búsqueda activa de empleo. La solución pasa por reciclarse pero cuando llegan con el paro agotado, más de dos años de desempleo, y en muchos casos percibiendo la Renta Garantizada de Ciudadanía, con lo que han agotado todas las ayudas posibles, acuden a servicios como los de Cruz Roja «muy bajos de autoestima y motivación», explican. Por ello este perfil necesita que se trabaje mucho el refuerzo emocional para que «puedan replantearse su mapa competencial con formación en un trabajo distinto». Cruz Roja cuenta con 15 líneas de trabajo que van desde las herramientas para encontrar empleo, habilidades sociales y de comunicación. Después llega formación más específica como limpieza industrial o atención a personas con alzheimer. En las medidas específicas de acceso al empleo forman en la capital de Burgos a 245 personas. De ellas el 38% son mayores de 45 años. «De la noche a la mañana tienen que adaptarse de tener un mismo trabajo en una misma empresa durante años o décadas a la realidad de hoy en la que unes trabajo tras trabajo, incluso con horas, con mucha movilidad que el joven se adapta con mayor facilidad que los más mayores», señala Citores. Además la búsqueda de empleo también ha cambiado. Ya no es personal las nuevas tecnologías, el email y las cuentas en portales de empleo especializados son otra barrera para algunos mayores de 55 años.
«Estas personas que han cotizado desde chavales, salen del sistema laboral y la sociedad no es capaz de encontrarle empleo, les excluyen», señala Citores. Por ello la línea de trabajo de CCOO en las mesas de negociación, el Gobierno central habla de negociaciones con las comunidades autónomas para tomar medidas sobre este asunto concreto antes del 30 de abril, es recuperar las prestaciones para parados de larga duración mayores de 52 años. «Se trata de volver a darles una estabilidad económica que si no es a través del empleo sea a través de una prestación porque es una manera de repartir la riqueza que llega con la recuperación», explica Citores.
Con la Reforma Laboral se eliminó la prestación de poco más de 400 euros para mayores de 52 años en paro. Se percibía hasta la jubilación. Ahora se sustituye por una ayuda a mayores de 55 años sin ningún tipo de ingresos en la unidad familiar. De ahí que las prestaciones hayan caído en al provincia de las 18.452 en 2012 a las 10.547 en 2017.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria