Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

SUCESOS

La Policía encuentra en la prisión de Pamplona al supuesto homicida del transexual Linsy Acosta

Los investigadores detuvieron a otras tres personas, dos de ellas receptoras de varios objetos personales que el presunto autor del crimen robó a la víctima. El juez los puso en libertad tras prestar declaración


28/10/2009

 

JUAN FRANCISCO CORCUERA / Burgos

Tres semanas han bastado a los investigadores de la  Brigada Provincial de Policía Judicial de la Comisaría de Burgos para localizar y detener al supuesto autor de la muerte del transexual Linsy Acosta Carmona cuyo cuerpo aparecía en su vivienda el pasado 8 de octubre. Se trata de un delincuente habitual que se halla preso en la cárcel de Pamplona por la comisión de otro delito.

 El sospechoso, un hombre de 36 años cuyo nombre se corresponde con las iniciales I. V. O., niega los hechos, aunque el buen trabajo de los policías burgaleses acumula pruebas y testimonios suficientes para implicarle.

La operación que se desarrolló en la capital navarra contó con la colaboración de agentes de la Brigada de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Pamplona. En principio, se detuvo a cuatro personas por su presunta relación con el homicidio del transexual Linsy Acosta. Se trata de A.S.L, de 47 años; A.I.G.M., mujer de 40 años; M.O.G., mujer de 47 años; e I.V.O., de 36 años, los cuatro vecinos de Pamplona  y todos con numerosos antecedentes delictivos, según informaron a este periódico fuentes policiales.

Tres de los detenidos -las dos mujeres (una compañera sentimental del supuesto homicida) y el otro varón (pareja de la otra mujer)- fueron trasladados desde la capital Navarra hasta Burgos donde, una vez que prestaron declaración, fueron puestos a disposición judicial. El juez dictaba una orden de puesta en libertad. La investigación policial les implica como receptores de varios objetos personales que pertenecían al transexual asesinado.

La clave: los objetos

Los objetos personales de la víctima detectados en Pamplona han sido la clave para fijar la investigación que ha permitido, al menos en principio, la resolución del homicidio.  Ya las primeras investigaciones policiales detectaban la falta de algunos efectos personales del domicilio de Linsy Acosta. Los policías que acudieron tras recibir una llamada de una tía de la víctima que llevaba varios días intentado contactar con ella sin éxito comprobaron que el piso se encontraba totalmente revuelto y con signos de haber sido registrado de forma exhaustiva en su totalidad.

Los responsables de la investigación determinaron a partir de ese dato que la causa del crimen fue el robo y que su autor era, casi con toda probabilidad, un delincuente habitual. Se desechó cualquier relación con asuntos pasionales. A partir las indagaciones realizadas entre las personas del entorno de Linsy, se llegó al conocimiento de que recientemente había sido vista en compañía de una persona relacionada con el consumo de drogas y que era un desconocido entre sus amistades más cercanas.

La reconstrucción de las horas previas al crimen, ocurrido al menos cuatro días antes de que el cadáver fuera hallado, indican que Linsy Acosta y su supuesto asesino coincidieron en un local nocturno. El sospechoso vino a Burgos en busca de otra persona a la que, al parecer, no encontró.

Linsy e I.V. O. acabaron en el domicilio del primero, en el número 5 de la calle de Los Alfareros. Allí, el transexual recibió al menos dos puñaladas - tal y como adelantó este periódico-, una en el pecho y otra en el cuello, ésta segunda mortal. El cadáver presentaba también signos de que padecer un intentó de asfixia.

Las numerosas declaraciones recogidas entre familiares y amigos de la fallecida condujeron a los investigadores a la localización, primero,  y a la posterior detención de los tres primeros en Pamplona. En los registros efectuados se les encontraron  los diversos efectos personales propiedad de la fallecida, procedentes de su domicilio.

Una vez practicadas esas detencione, los agentes prosiguieron con las indagaciones tendentes al esclarecimiento total del hecho. Así, ayer se procedía  a la detención del último de los implicados, al que las investigaciones señalan como el presunto autor material del homicidio.

 El sospechoso permanece ingresado en el centro penitenciario de Pamplona desde fechas recientes por la comisión de otro hecho delictivo que no guarda ninguna relación con la muerte de Linsy Acosta en la capital burgalesa. I. V. O. negaba a los policías cualquier relación con los hechos que se le imputan, según ha conocido este periódico. Fuentes policiales subrayan, sin embargo, que existen testimonios que le vinculan con la víctima y que demuestran que estuvo en Burgos en el día que los hechos ocurrieron. Los otros detenidos en la capital navarra habrían declarado también ante la Policía que fue I.V. O, quien les facilitó los tres o cuatro objetos personales de la víctima.

Análisis biológicos 

La investigación de este homicidio proseguirá ahora con el cotejo de los resultados de los análisis biológicos recogidos en la Inspección Ocular Técnico Policial. Unas pruebas a través de las que los investigadores podrán determinar si en el escenario del hecho delictivo pudo haber participado alguna otra persona. Las fuentes consultadas, sin embargo, sostienen que sólo hay un autor del crimen.

Como se recordará, miembros de la Brigada Análisis Científicos de la Comisaría General de la Policía Científica en Madrid recogieron diversas muestras en la vivienda donde apareció el cadáver de Linsy Acosta. Los especialistas, que permanecieron en el piso durante toda una mañana, se llevaron las pruebas recogidas para su análisis en los laboratorios de la capital de España.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria