Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

JUICIO POR LA AGRESIÓN A SERGIO IZQUIERDO

El principal acusado admite que empujó a Sergio «en defensa propia»

César L. indicó que el gesto provocó que cayera al suelo. Los testigos no aclaran del todo cómo ocurrieron los hechos y varios coinciden en que había más personas


22/05/2012

 

L. B. / Burgos
El principal acusado por la agresión al joven Sergio Izquierdo, César Lafont, reconoció ayer que lo empujó en la madrugada del 26 de diciembre de 2010. Indicó además que este gesto provocó que la víctima, que permanece en coma desde entonces, tropezara con un bordillo y cayera al suelo.
No obstante, aseguró que lo hizo en defensa propia puesto que previamente Sergio le golpeó en la cara. «Vino por detrás y al girarme me dio en un ojo, me mareé y me caí. Entonces se acercó de nuevo y por instinto me lo quité de encima pero en ningún momento le propiné un puñetazo, solo le empujé. Por supervivencia me marché de allí a casa sin ser consciente de la gravedad de lo ocurrido», declaró.
César Lafont, en prisión preventiva desde el 28 de diciembre de 2010, ofreció esta versión en la primera sesión del juicio por la agresión a Sergio Izquierdo que comenzó ayer y se prolongará durante toda la semana. Tras él habló Mario García, el segundo acusado, que negó haber pegado a Sergio. Sí reconoció haber agredido a un amigo suyo, Aarón U., que confirmó este hecho en la vista. «Después me fui, me metí en el bar y no vi más», explicó.
El fiscal solicita para los imputados nueve años de prisión por delitos de lesiones. La acusación particular pide 14 años para ambos: dos por las lesiones a los jóvenes y 12 por la agresión que dejó en coma a Sergio.
Además, la Fiscalía exige indemnizaciones por 423.800 euros mientras que la familia del joven eleva la petición a un millón de euros.
Las defensas de los acusados, por su parte, rechazaron los delitos que se les imputan y solicitaron su absolución.
En el transcurso de la jornada inicial del juicio se pudo conocer en primer lugar el relato de los hechos según los acusados. Ambos se encontraban en el bar El Templo tras una tarde de visitas a distintos establecimientos para beber alcohol ya que el grupo de amigos, «habitualmente disperso», precisaron, se había reunido con motivo de las fiestas navideñas. César y Mario llegaron al bar por separado.
El primero relató que, mientras hablaba con un conocido, Mauro G., unos jóvenes que salían le golpearon con la puerta. «Me sentó mal porque se rieron y salí a pedir explicaciones pero no quería problemas, solo les indiqué que su actitud no era correcta pero uno de ellos -que no era Sergio- me insultó», detalló Lafont. Fue entonces cuando apareció Mario García que, según su propia versión, había visto la discusión por la ventana del bar. Éste se dirigió a Aarón U. y le agredió porque, apuntó, le había dicho: «cállate, payaso», punto que Aarón negó después. Mario reconoció que le golpeó en la cara «con el dorso de la mano». Fue así como se inició un tumulto durante el que César admitió haber empujado a Sergio tras recibir un golpe en el ojo.
Mientras, Mario, tras recibir un golpe en respuesta a su agresión a Aarón -no pudo precisar quién se lo propinó- se refugió en el bar. Cobijado en el baño «por miedo» afirmó haber llamado a la Policía porque, dijo, creía correr peligro.
Tras los acusados -que hicieron especial hincapié en la rapidez con la que ocurrió todo, apenas 30 segundos-, llegó el turno de los amigos de Sergio Izquierdo, testigos presenciales del incidente.
El primero en declarar fue Aarón U., que dijo ser el mejor amigo del joven agredido. Rechazó la versión de Lafont sobre la discusión posterior a su salida del bar. «No nos percatamos de si le habíamos dado con la puerta y él salió con tono chulesco diciendo que si éramos tontos y ciegos. Rodrigo M. le respondió que no insultara y en ese momento salió el otro -Mario García- y mientras preguntaba qué pasaba me dio un puñetazo», contó.
A preguntas de las partes el testigo afirmó que no devolvió el golpe y que quedó aturdido. «Me di cuenta que sangraba y me asusté. Cuando levanté la cabeza vi que Sergio estaba ya en el suelo rodeado por dos o tres personas que se fueron cuándo grité: ¿Qué le habéis hecho, hijos de puta? Pero no vi patadas ni golpes» explicó. Tampoco escuchó a Mario gritar que había sido él y sus amigos tal y como recoge el escrito de la Fiscalía.
Siguió otro amigo de Sergio Izquierdo, Rodrigo M., y su relato coincidió con el anterior en la primera parte, hasta que comenzó la algarada posterior a la agresión a Aarón. Aseguró que, entonces, otras dos o tres personas más salieron del bar, sumándose a César, Mario y Mauro G., que asistió a los hechos en un segundo plano.
«Uno de ellos vino a por mí, me giré y vi como una persona golpeaba a Sergio. Hice el amago de correr hacia él pero me dieron un golpe en el costado y caí», detalló. En ese momento, según su versión, vio que Sergio ya estaba en el suelo y alguien con las mismas características que César, la misma cazadora y la misma complexión, le daba una patada «en la parte superior del cuerpo, en los hombros o en la cabeza», apuntó y subrayó que, en todo caso, el que propinó la patada a Sergio no era el mismo que el que le dio el puñetazo previo.
Rodrigo M. sí escuchó a Mario García gritar que «si queríamos que nos pasara lo mismo» pero no reconocer que habían sido él y sus amigos. Algo que Jaime C. sí oyó, según su declaración, la quinta de la mañana. Este joven, amigo de Aarón U., presenció la «tangana» y aunque no pudo asegurar que César y Mario estuvieran presentes en el grupo agresor afirmó que fueron varias personas las que asestaron varios golpes a Sergio. No apreció cuántos de ellos impactaron en el joven salvo uno, «el último, que fue fuerte» pero no vio quién lo propinó. Él, no obstante, no contempló patada alguna.
Sergio A. cerró la primera sesión del juicio. Su testimonio aportó pocos detalles pues ni siquiera reconoció a los acusados. Dijo haber visto que alguien tiraba un cachi a Sergio en la cara y cómo tres personas, además de los tres que ya estaban fuera, que no pudo ubicar con exactitud, le rodeaban y le daban puñetazos en la cara.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria