Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ATAPUERCA

Los robos y el vandalismo obligan a poner vigilancia privada en Atapuerca

Tras el robo en el Lavadero y en la fosa de la Guerra junto al yacimiento de la Paredeja «no queda más remedio que invertir en seguridad cantidades que debían ir a la investigación»

MARTA CASADO MARTA CASADO
02/06/2019

 

Burgos
El año pasado, en plena campaña de excavaciones arqueológicas en la Sierra de Atapuerca, el robo de las bombas que mueven el agua en el Lavadero del Río Arlanzón para limpiar los restos extraídos por los excavadores retrasó en más de una semana el trabajo de un equipo que procesa una tonelada de sedimento de los nueve yacimientos abiertos en la campaña para encontrar los huesos más pequeños, la microfauna. Ademas, de los ladrones empiezan a abundar los daños por vandalismo en esas mismas instalaciones.

Los ladrones iban buscando las bombas, sabedores del trabajo que allí se realiza, con mazas y cizallas reventaron el contenedor de hierro del Ejército donde se guardaba el material y se llevaron dos bombas de agua, una valorada en 6.500 euros y una segunda, más pequeña, de 1.500 euros.

No era el primer año con problemas, en la campaña anterior se destrozaron algunos cubos con muestras a remojo. Hasta el punto de que se pusieron cámaras de vídeo camufladas que no sirvieron para dar con los responsables. De hecho, los directores del proyecto de excavación han denunciado estos robos «no sé cuántas veces», sin que se hayan resuelto ni acabado. Tampoco han funcionado las apelaciones a los turistas, a la «sociedad, a los vecinos que sean conscientes y consecuentes que tenemos que proteger nuestro patrimonio».

Tampoco los problemas ni los robos han sido exclusivos de los equipos de excavadores que se centran en los yacimientos palentológicos. Hace unas semanas la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos organizó una excavación muy cerca de los yacimientos arqueológicos, en el lugar de la sierra conocido como la ‘Paredeja’, donde también tuvo la visita de los amigos de lo ajeno que robaron el material de excavación, maquinaria y útiles para excavar a mano. El robo obligó a paralizar un par de días la intervención en la fosa con los perjuicios que estos retrasos generan a los investigadores, que tienen muy medidos los tiempos de trabajo.

Ante estas circunstancias adversas y antes de que se produjera un robo realmente grave sea del material tecnológico que se emplea en la excavación, de maquinaria o, incluso, fósiles, ya el año pasado se planteó la posibilidad de reforzar la seguridad. Una opción que los últimos acontecimientos han convertido en un decisión en firme.

Sale del Presupuesto
Así, el Equipo de Investigación de Atapuerca se ve obligado a «detraer una parte del presupuesto destinado a investigación y al trabajo diario en la excavación para contratar seguridad privada en las zonas más alejadas de la Trinchera del Ferrocarril», lamenta José María Bermúdez de Castro.

Los robos se producen con más frecuencia en Mirador y en el Lavadero del Río donde hay una instalación semi industrial de lavado adaptado al trabajo de Atapuerca.

De esta manera habrá seguridad en los yacimientos de La Paredeja y Mirador y de la zona donde se instala el Lavadero del Río Arlanzón.

Una manera de que el investigador y los coordinadores de equipo solo se preocupen del día a día en la excavación que arrancará este año el 17 de junio con el equipo que se encarga de disponer las instalaciones en los yacimientos y establecer las cuadrículas en la superficie de trabajo en la Trinchera del Ferrocarril.

En ellos habrá unos 70 u 80 excavadores con más experiencia y «esperamos ir muy rápido». En julio cada quincena habrá unos 150 excavadores en los nueve yacimientos abiertos. «Descartamos abrir más porque sería un esfuerzo de gente y logística que no podemos abordar con lo que reubicaremos a excavadores pero seguiremos siendo prácticamente los mismos», explica Bermúdez de Castro.

Recuerda, además, que son nueve yacimientos abiertos, más el Lavadero del Río Arlanzón, que recorren la evolución del hombre en Europa desde hace 1,5 millones de años hasta los tiempos modernos con una ocupación prácticamente constante y hasta cuatro especies diferentes presentes (neandertal, el preneandertal de la Sima de los Huesos antes conocido como Homo heidelbergensis, antecessor, Homo SP y Homo sapiens).

Mäs información en la edición impresa

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria