Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Senda de oportunidades

Camino España, entidad creada para facilitar la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión, abre su primera tienda en Burgos

L.B.
10/01/2017

 

Camino España es un más que una asociación sin ánimo de lucro, más incluso que las dos empresas que nacían de ella, más que la fábrica de jamones y embutido de Navaconcejo (municipio cacereño en pleno valle del Jerte) cuyas riendas asumía la entidad, y más que la tienda de ‘delicatessen’ de producción propia que ayer abría sus puertas en el 18 de la calle Nuestra Señora de Fátima.

Camino España es un sueño compartido por los impulsores de este proyecto que persigue «la reinserción de personas en régimen de exclusión social, parados de larga duración mayores de 50 años, víctimas maltrato o con minusvalías físicas o psíquicas, sin distinción por su color político, sexo, raza o religión, para que puedan mantener a sus familias de forma justa y honrada». Así se presenta.
Camino España aspira a dibujar una senda de nuevas oportunidades para aquellos a los que las circunstancias les empujaban a la cuneta. Y, de paso -de ahí su apellido, lejos de cualquier connotación política, según subrayan sus impulsores-, busca «dar a conocer y potenciar las distintas exquisiteces gastronómicas que ofrecen los distintos pueblos de España».

Ambas vertientes confluyen a la vista de quien deseen asomarse en el primer establecimiento que han puesto en marcha. En él, embutidos y carnes llegadas de tierras extremeñas y legumbres «de primera» se ofrecen a los burgaleses al tiempo que una gran pizarra da cuenta de la repercusión social de un negocio que -entre la fábrica y la primera tienda- ha reincorporado al mercado laboral a catorce personas.

En breve serán más. En unos diez días abrirá al público el segundo negocio, este en pleno corazón de la ciudad, en la calle San Lorenzo. «Después añadiremos otros tres locales también en Burgos, donde también se ubicará una nueva fábrica dedicada a productos de quinta gama (platos preparados) y los almacenes generales y queremos llegar a diez tiendas en Madrid en este mismo año. También estaremos presentes pronto en Medina de Pomar con una gastrotienda en la calle Mayor», explica Juan José Jiménez Anguiano, motor de esta ambiciosa apuesta sin límites que, señala, «tiene un objetivo muy claro y conciso: ofrecer empleo digno».

Las perspectivas concretas son tan apabullantes como tal declaración de intenciones: «Nos gustaría ‘llegar’ a 2.000 familias -es decir, puestos de trabajo- en un plazo corto de tiempo, no superior a cinco años», afirma Jiménez. Su socio Juan de Dios Ibáñez asiente para añadir que, para lograr esa meta, que es la primordial, el balance de la empresa al cierre del año habrá de ser igual a cero. «Es decir, todo lo que se gane, tal y como se especifica en nuestros estatutos, se destinará a abonar los sueldos -nunca inferiores a mil euros y acompañados de un plan de pensiones- y a ampliar y mejorar el negocio», explican.

Pero, ¿es posible? «Lo es», asegura Juan José, tajante, para explicar que, «además de renunciar a beneficios, producir nosotros mismos lo que vendemos nos hace mucho más competitivos». Y «encima, sumamos el valor social». De él está impregnado el proyecto por doquier. Incluso su aspiración futura: una suerte de red de franquicias que, sin serlo -pues serán en realidad sociedades limitadas que no requerirán desembolso inicial-, facilite la soñada expansión nacional de este modelo. «Eso sí, vigilaremos con rigor el cumplimiento de los requisitos de inserción y también exigiremos el mismo entusiasmo que hemos invertido en poner en marcha la iniciativa», apunta Jiménez.

Camino España -y todas las aspiraciones que engloba- nacía de una depresión, la de su impulsor. Tras una vida dedicada a trabajar, un revés personal asomaba al abismo a este empresario, que necesitó el soporte de sus amigos y ayuda psicológica profesional para renacer. Su propia experiencia de reinserción le inspiraba y le convenció de la utilidad del autoempleo para salir adelante. Un programa de televisión en una noche de insomnio hizo saltar la chispa. «Así conocí la historia de un grupo de chavales que vendían vinagre balsámico en China y me lancé a hacer un estudio sobre ello. Sabía que era inviable pero aproveché esa energía para explorar otros campos sin alejarme de la alimentación, analicé los productos con más márgenes...», relata. Y apareció Juancho y supo de la fábrica cacereña que pasaba apuros. Y reunió a unos cuantos entusiastas que se sumaron al proyecto. Y ahora, juntos, sueñan con «un futuro para todos». Porque esa es, ni más ni menos, la meta de Camino España.

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria