Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Sólo uno de cada 7 discapacitados está integrado en el mercado laboral

En la provincia 21.000 personas tienen reconocido algún grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento / Dos terceras partes permanecen laboralmente inactivos

B. OLALLA
05/02/2016

 

El grado de inserción en el mercado laboral de las personas con algún tipo de discapacidad es cinco puntos inferior en Castilla y León al resto de la población activa, aunque la contratación en este colectivo aumentó un 7% en Castilla y León en 2015. Sin embargo, esa cifra supone tan sólo 5.551 contratos en toda la región frente al total de 817.869 que se firmaron el año pasado.

En el caso de Burgos, el censo de personas con algún tipo de condicionante físico, mental, intelectual o sensorial en su vida diaria supera las 26.000 personas, de las que la gran mayoría (21.000 burgaleses) tienen legalmente reconocido un grado de minusvalía igual o superior al 33%, que es el que legalmente les habilita en la condición de personas con discapacidad, según la base de datos oficial del Imserso. Este colectivo supone un 5,66% de la población provincial.

Brecha laboral
En la considerada edad laboral, de los 16 a los 64 años, se encuentran en Burgos 9.700 personas con discapacidad. De ellas, tan sólo 3.000 -una tercera parte- se encuentran trabajando y otros 600 son parados en búsqueda activa de empleo. Según los datos de la Encuesta de Población Activa que elabora del Instituto Nacional de Estadística, otros 6.100 discapacitados se consideran inactivos.

Es decir, que de las 21.000 personas con discapacidad igual o superior al 33 por ciento, tan sólo 3.000 están integradas plenamente en el mercado laboral y empleadas en un puesto de trabajo; una de cada siete.

Esa brecha en el acceso al empleo se agrava al considerar que tampoco las estadísticas son buenas para este colectivo en lo que a formación académica se refiere, ya que solamente cinco de cada cien discapacitados tiene completados una titulación universitaria y otro diez por ciento cuenta con estudios secundario o profesionales de segundo ciclo. Un handicap significativo en el acceso al mercado laboral en el que una adecuada formación es la puerta de entrada al mundo del trabajo.

Estos y otros factores han contribuido a que buena parte del empleo para personas con discapacidad se concentre en centros especiales de empleo o se genere a partir de ellos, en un ecosistema laboral particularmente benévolo para este colectivo pero, por la misma razón, alejado de la normalización laboral y equiparación con el resto de trabajadores que sería deseable.

Plan de empleo
A mayores, los largos años de crisis han contribuido a alejar a estas personas del mercado laboral, bien forzadamente por las circunstancias o voluntariamente por la certeza de las dificultades de inserción que encuentran los discapacitados. Es por eso que la Consejería de Empleo ha incorporado acciones específicas dirigidas a este colectivo en el Plan de Empleo que acaba de poner en marcha «porque si no hay un apoyo público es muy difícil que una persona con discapacidad llegue a tener las mismas oportunidades que una persona que no la tiene».

Son palabras de la vicepresidenta y consejera de Empleo, Rosa Valdeón, recogidas por la agencia Ical en las que pone el acento en que Castilla y León cuenta ya «con medidas muy potentes, y no todas las comunidades las tienen, como la reserva especial de determinados contratos para centros especiales de empleo, las cláusulas sociales que a la hora de adjudicar un contrato de un servicio público se tenga en cuenta y se valore positivamente para hacer una discriminación positiva que desgraciadamente es necesaria. Ojalá no tuviera que serlo, pero mientras lo sea tenemos que hacerlo». «Seguimos apoyando el centro especial de empleo, pero otro gran objetivo es la inclusión de las personas con discapacidad en la empresa ordinaria», argumentó Valdeón.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria