Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Suben un 10% los pensionistas y caen un 6% los trabajadores

En una década la provincia ha sumado 8.954 trabajadores pasivos frente a los 10.218 empleados activos menos La cifra de jubilados con más de 75 años crece un 10,5% en una década

MARTA CASADO / Burgos
29/01/2018

 

El sistema de bienestar solidario y contributivo entre pensionistas y trabajadores se desmorona. La crisis, al recuperación en base a empleos precarios, la mayor esperanza de vida y la entrada en fase de jubilación de aquellos trabajadores que han logrado mayores cotas de derechos sociales amén de una gestión cuestionada del Fondo de Reserva de las pensiones amenazan un Pacto de Toledo que «no se reúne con la que está cayendo» y con unos jubilados que se han levantado en armas tras seis años de pérdida de poder adquisitivo. «Parece que el objetivo es empobrecer a los trabajadores activos y pasivos», destaca el secretario provincial de la Federación de Jubilados y Pensionistas de UGT en Burgos, Jesús María Estébanez.

Una situación que no se escapa a Burgos una provincia envejecida y que, según la última EPA, ha perdido 23.700 activos en la última década. Así las cosas, el número de pensionistas en la provincia ha crecido un 10,4%. Suman 8.954 beneficiarios más. La otra pata del sistema, los asalariados, han perdido un 6,2% de población con 10.218 trabajadores menos. Así se desprende de la estadística ‘Mercado del Trabajo y las Pensiones’ de 2016 que elabora el Ministerio de Hacienda en función de los ingresos declarados en el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas.

En este documento se observa que el ritmo de incremento de ingresos entre ambos pilares de la Seguridad Social es desigual. Mientras el de pensionistas y jubilados ha crecido un 48% el de los empleados lo ha hecho en un 8,5%. Así las cosas, según estas cifras, en el año 2016 Burgos tenía 94.628 pensionistas. En 2006 era de 85.674 personas. El crecimiento se ha dado también en las cotizaciones. La pensión media anual en 2006 era de 10.504 euros. En esta década, en la que los trabajadores que han alcanzado mayores cotas de derechos sociales han entrado al sistema, la pensión media se ha revalorizado en 5.119 euros. En 2016 la media que cobraba un pensionista fue de 14.838 euros al año. En este apartado hay que distinguir las diferencias entre los diferentes tipos de pensiones (orfandad, viudedad, incapacidad, a favor de familiares y jubilación, esta última la más alta».

Durante el mismo periodo los trabajadores siguen siendo mayor número que pensionistas pero se han reducido. En 2006 había 163.894 burgaleses trabajando frente a los 153.676 de 2016. Sus nóminas se han incrementado pero menos que las pensiones. De esta manera la nómina media ha crecido en 1.560 euros más al año al pasar de ingresos por valor de 18.166 euros de media a los 19.726 de 2016.

La tendencia en el empleo y las pensiones es a seguir creciendo. Los datos de Hacienda y la Seguridad Social lo corroboran. El número de trabajadores subió un 3% según los primeros, con 4.500 trabajadores más. Los datos de 2007, del INSS, reflejan que subió un 1,8% más en 2017. Así las cosas uno de los pilares del sostenimiento del sistema, el número de trabajadores, parece ir mejorando. El problema es el terreno que gana el empleo precario. Un 17% más de trabajadores burgaleses perciben menos del salario mínimo (648 euros entonces). En esta década de crisis se sumaron 6.413 nóminas de las más bajas.

En el mismo periodo los pensionistas mayores de 75 años han crecido un 10,5% hasta situarse en 39.819 personas. La mejora de la esperanza de vida actual permite incrementar 3.377 beneficiarios que superan los 75 años. Además son más los que se jubilan, a la espera de que llegue el fin de la edad laboral del denominado baby boom de los años 60. Los pensionistas entre 65 y 75 han subido un 12,4% hasta alcanzar los 30.310. Sus pensiones se han revalorizado en un 54% hasta alcanzar los 18.687 euros de media.

Con este desequilibrio el sistema de pensiones por contribución de los empleos de hoy para pagar las pensiones de hoy y que los trabajadores de mañana pagarán las pensiones que perciban los cotizantes de hoy es una ecuación en revisión. En las últimas semanas las protestas de los más mayores se han sucedido en la Plaza Mayor y frente a la Subdelegación del Gobierno en una marcha que se trasladó hasta la sede de la Seguridad Social y Diputación. Durante la misma semana tanto el PSOE como el PP han hablado de pensiones. Los primeros aducen al empleo y a impuestos a bancos y grandes fortunas como fórmula para reequilibrar el desfase. Los segundos aducen a los buenos datos del empleo como fórmula para lograr la sostenibilidad.

Lo cierto es que son más pensionistas pero «el tijeretazo y la pérdida de poder adquisitivo es real», afirma, Jesús María Estébanez. De esta manera desde el cambio de revalorizaciones de las pensiones en 2012 los jubilados han visto como la actualización de sus ingresos se ha situado en un 2.25%. Cada año un 0,25% que se traduce en incrementos de un euros a siete en función del tipo de pensión que perciba. Durante el mismo periodo el Indice de Precios al Consumo ha crecido en un 4,8%. Los pensionistas pierden un 2,55%. Por el rabillo del ojo ven cómo el Fondo de Reserva de las Pensiones se ha reducido hasta solicitar dos préstamos mientras «todos pagamos los desmanes de los bancos». De ahí que desde septiembre del año pasado estén con la pancarta de manifestación en la calle. Todo arrancó con la Marcha por la Dignidad de las Pensiones que salió de diferentes puntos del país para reunirse en octubre en Madrid. Desde entonces no han parado de secundar iniciativas de protesta «en defensa de los trabajadores activos y los trabajadores pasivos porque ambos somos el engranaje de este sistema de bienestar que se quieren cargar», apunta Estébanez.

El presidente del Colegio de Economistas de Burgos, Carlos Alonso de Linaje, es realista. «Los números y la perspectiva a futuro no da. El dinero es un recurso escaso y en este ámbito de las pensiones hay que buscar un equilibrio a una situación que no estaba prevista».

Aún así cada vez son más los pensionistas que se concentran en las plazas o secundan manifestaciones. Aunque hacen algo más. Desde UGT Burgos recogen las cartas donde se comunica la revalorización anual de la pensión. «Las recogemos, a quien desee, en la sede del sindicato para devolverlas al Ministerio». A cambio entregan un lazo marrón, «por la mierda de pensiones que cobramos», con la que reivindican su lucha.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria