Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El sueldo que perciben 3 de cada 10 mujeres es inferior al salario mínimo

Las mujeres cobran 6.254 euros menos que los hombres en la provincia

MARTA CASADO MARTA CASADO
03/01/2018

 

Burgos
La crisis estrechó el mercado laboral entre hombres y mujeres. En el inicio de una aparente recuperación parece que vuelve a tener al varón como protagonista. Ellos son los que tienen más facilidad para acceder al mercado de trabajo y ellos son los que tienen mayores sueldos. Según los datos de ingresos por nóminas declarados a Hacienda en 2016, últimas cifras disponibles, la brecha salarial de género ha crecido un 1% respecto al año anterior y hasta un 3,5% respecto al promedio de 2014.
De esta manera, queda reflejado que la nómina media de los hombres en la provincia de Burgos es de 22.645 euros mientras que en el caso de las burgalesas se reduce hasta los 16.101 euros. Al comparar ambos datos se observa que las mujeres ganan 6.544 euros menos que los hombres. Una cifra que se encuentra en máximos que no se registraban desde 2010, pero en estos seis años la diferencia se había estrechado, eso sí, sin bajar en ningún momento de la barrera de los 6.000 euros. Si bien la diferencia de ingresos por trabajo entre hombres y mujeres se ha estrechado respecto a hace una década. Cuando la situación económica era alta ellos cobrarán 7.326 euros más que ellas.


La recuperación es más palpable en ellos que en ellas. Los hombres protagonizan el mercado laboral con 85.135 empleados, lo que supone un incremento de trabajadores de un 2,7% respecto al ejercicio anterior, 2015, cuando se declaraban ingresos por nomina en 82.899 caballeros. La cifra aún es más reducida que en 2006 cuando había 96.818 trabajadores. Pero en Burgos se cumple la afirmación que hace unas semanas realizó la ministra de Empleo, Fátima Bañez, que hay más mujeres trabajando que nunca pero ganan menos. Así las cosas, según los datos de Hacienda hay 68.541 mujeres que reflejan en su declaración de la renta que perciben ingresos en forma de salario. Esto supone un incremento del acceso de la mujer al empleo de un 3,5% en un año y hay más mujeres trabajando que en 2006 cuando declaraban percibir nóminas 67.076 mujeres en la provincia. Un dato que va acompañado de una fuerte precariedad. «Es cierto que hay más mujeres trabajando al conjugarse el hecho de que las mujeres jóvenes que acceden y se mantienen en el ámbito laboral a las que se unen mujeres que acceden al trabajo tras un parón de años para dedicarse al cuidado de los hijos, ese rol de madres nos sigue acompañando porque son las mujeres quienes optan, en su gran mayoría, por la reducción de jornada», señala la Secretaria Regional de Mujer y Políticas de Igualdad de Comisiones Obreras en Castilla y León, Yolanda Martín. Todo ello, explica, redunda en incrementar la brecha salarial entre hombres y mujeres porque «ellas acceden a los puestos de trabajo con menor cualificación, porque tienen menos horas de trabajo por reducción o alcanzar contratos por hora o reducciones de jornada que van acompañadas de menos ingresos. La crisis se ha cebado con las mujeres y a ellas les está costando más salir».


Las cifras avalan los argumentos de Martín. Hacienda refleja que la mujer ingresa una nómina, de media, por valor de 16.101 euros en Burgos lo que supone un descenso interanual de 39 euros. Ellas son mayoría en los empleos con menos ingresos. Tres de cada diez mujeres perciben ingresos por debajo del salario mínimo (en 2016 se situaba en 648 euros al mes). «Sí es cierto que tenemos que incidir en una mayor incorporación de la mujer al empleo, que abandonen al mismo ritmo que los hombres la situación de desempleo, pero no creo que solo accedan a los de peor cualificación sino que la mujer accede a los trabajos en función de su preparación no es cuestión de género», explica la secretaria general de la Confederación de Empresarios de Burgos (FAE), Emiliana Molero. Reconoce que «se ha avanzado muchísimo en la incorporación laboral de la mujer porque ellas están más formadas, son mayoría en las universidades, y se incorporan a su ámbito laboral igual que un hombre creo, y espero, que el acceso se mida por competencias y no por género», explica.
Las cifras avalan, en parte, esa apreciación puesto que los ingresos medios de la mujer se han incrementado en la última década en 2.263 euros ya que en 2006 percibían 13.838 euros de media en la provincia de Burgos. Ellos también han mejorado su nivel de ingresos respecto a hace diez años pero también se recuperan más rápido que ellas de los últimos estertores de la crisis. La nómina media de un burgalés ascendió en 2016 a 22.645 euros, lo que suponen 26 euros más que en el año anterior y supone, además, un incremento del sueldo anual medio de 1.481 euros.


Suelo pegajoso
El problema está en la gran presencia de la mujer entre las nóminas más bajas. Según CCOO, que acaba de lanzar la campaña ‘Precarity War’ en Castilla y León, el 72% de los contratos parciales son firmados por mujeres y la mitad «no son los contratos deseados sino que no han podido encontrar un contrato de mayor jornada». La temporalidad está presente en el 80% de las mujeres y la discontinuidad está muy presente en sectores feminizados (camareras de piso o teleoperadoras).
La mujer, una vez que accede al mercado laboral tras tiempo alejada por dedicarse al cuidado de terceros, rol que no termina de despegarse de la condición de género, no logra acceder a puestos de alta remuneración. El 35% de las mujeres trabajadoras burgalesas con ingresos por nómina percibían menos del salario mínimo interprofesional (SMI). En frente el 22,8% de los hombres están en esta misma situación. En números totales las cifras de Hacienda reflejan que 14.084 mujeres perciben hasta la mitad del salario mínimo y 10.000 están entre la mitad y el salario mínimo. En frente 12.052 hombres cobran entre 0 y 0,5 veces el SMI y 7.423 ingresan al mes entre 325 y 648 euros. En las nóminas bajas el dominio es femenino.
Por sectores el de la industria es el que menos presencia femenina tiene. «En ellos el problema ha sido la gran dependencia del sector de la construcción antes de la crisis que cuesta reconducir pero en ellas el problema está en la poca presencia en el ámbito de la industria, especialmente en el del metal y automoción, donde los sueldos son altos en Burgos», refleja Emiliana Molero. Por ello, plantea la necesidad de «hacer un esfuerzo para que más mujeres opten por la formación en ramas industriales que es un sector con mucha fuerza en Burgos y ayudaría a reducir el paro femenino».
TECHO DE CRISTAL
La mayor igualdad se obtiene en el ámbito del mileurista. Ellas y ellos se acercan mucho en número de trabajadores que perciben entre 973 y 1.296 euros y sus salarios medios son muy similares. Así las cosas quienes ganan entre 1,5 y dos veces el SMI son 10.029 hombres y 10.790 mujeres. Su brecha salarial apenas es de 64 euros. Ellos ganan 20.515 euros de media al año mientras que ellas perciben 20.451 euros anuales.
El problema para ellas está en romper el techo de cristal y cuando lo hacen la brecha de género se multiplica. Así los tramos de más de 2.5 veces el SMI y los sueldos más altos (más de 6.481 euros al mes) ellos dominan en todos los tramos. En el más alto sólo hay 100 mujeres frente a 600 hombres y ellas ganan al año 111.090 euros frente a 135.544 euros que perciben ellos. «Los complementos por dietas, comidas etc están detrás de las diferencias en los cargos de mayor relevancia» señala Yolanda Martín de CCOO quien apunta que «si una mujer quiere alcanzar ese nivel de trabajo tiene que elegir entre familia o trabajo mientras que el hombre puede compaginar ambas circunstancias». «No creo que la conciliación sea cuestión de género, los hijos son de los dos y los que tienen que conciliar son los dos», señala Molero. Pero la realidad es que el 4% de las reducciones de jornadas registradas en Burgos en 2015, dato que computa a efectos fiscales en 2016, estaban protagonizadas por hombres.

 

1 Comentario
01

Por Bt 6:32 - 03.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La diferencia está en que el hombre trabaja más en ciertas industrias que a su vez son las que más pagan por ser trabajos más penosos y peligrosos Es así de simple Sino miren las estadísticas de muertes y accidentes graves laborales hombres VS mujeres

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria