Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La Unidad de Insuficiencia Cardiaca ha tratado a 500 pacientes desde 2011

Se ponía en marcha aquel año / Personas jóvenes y casos graves son los pacientes de la unidad / Desde febrero mantiene una colaboración para tratar posibles casos derivados desde Atención Primaria

V. MARTÍN
23/07/2017

 

La Unidad de Insuficiencia Cardiaca del Hospital Universitario de Burgos (HUBU) nacía en el año 2011 como una propuesta de la doctora Beatriz Fernández. La profesional llegaba al centro en el año 2008 habiendo conocido algunas unidades de otros hospitales. «En todos los centros hay, en mayor o menor medida ya sea con protocolos o unidades, estructuras para organizar la insuficiencia cardiaca», comenta la propia docente.

La propuesta de creación llegó a buen puerto y en 2011 nacía la unidad. «Poco a poco la estructura fue creciendo en número de pacientes y en personal» y tiempo después, en 2014, se incorporaba el doctor Ángel Pérez y en 2016 lo hacía la doctora Ester Sánchez. «El equipo se completa con una enfermera, María Luz Castro». Anualmente la unidad trata a entre 20 y 30 pacientes, «a quien se les realiza un seguimiento». Desde su puesta en marcha, el espacio ha valorado y realizado un seguimiento a alrededor de 530 pacientes. «Algunos han fallecido y otros han sido derivados a otras especialidades o a las consultas generales de cardiología», explica Fernández. En este aspecto recuerda que esa cifra «es la ‘población’ de la unidad», pero «la insuficiencia cardiaca es mucho más amplia, se ven más pacientes con la enfermedad en el hospital y en el servicio de cardiología».

Actualmente, la insuficiencia cardiaca «es una de las grandes epidemias del siglo XXI», explica la doctora Ester Sánchez, quien añade que «en el caso de la provincia burgalesa se hace aún más patente porque va muy de la mano con el envejecimiento de la población». Asevera que «año tras año la incidencia de la enfermedad va aumentando».

El perfil del paciente con insuficiencia cardiaca es «muy diverso, heterogéneo» y «aunque la enfermedad es la misma en todos- una falta de fuerza en el corazón que no es capaz de hacer frente a las necesidades de organismo- las causas pueden ser muy diversas». En este sentido es muy frecuente que «muchos de los pacientes hayan sufrido un infarto y esta enfermedad sea la consecuencia a largo plazo del mismo», comenta el doctor Ángel Pérez.

«Captamos a los pacientes con insuficiencia cardiaca centrándonos en los más jóvenes, los más graves y por quienes más podemos hacer optimizando el tratamiento al máximo», afirma Fernández y es que a la unidad llegan quienes necesitan unos cuidados más especializados. «Realizamos consultas más cercanas, abordamos la educación sanitaria- de la que especialmente se encarga la enfermera-, la infusión de fármacos intravenosos de forma frecuente, que podemos hacer sin necesidad de que el paciente ingrese, o atendemos a pacientes que van a necesitar que se les implante un dispositivo, etc».

El resto de pacientes se tratan a través de la consulta normal de cardiología o a través de otras especialidades como cirugía interna. «En la unidad se realiza un seguimiento continuo hasta que consideramos que el paciente está estable o se pueden espaciar sus visitas e incluso sacar de la unidad o cambiar a otro especialista», comenta Sánchez.

En el caso de los más jóvenes, las «causas que provocan la insuficiencia son múltiples, desde infartos con factores de riesgo que desarrollan disfunción ventricular y la propia insuficiencia cardiaca o casos familiares que se relacionan con causas genéticas o miocardiopatías previas». Sin embargo, gran parte de las personas que se tratan en la unidad «tienen más de 75 años, prácticamente el 50% de ellos», comenta Pérez, mientras que la doctora Sánchez recuerda que «a nivel europeo, la edad media de diagnóstico es de 74 años».

Una de las grandes ventajas de la unidad es precisamente el tiempo y es que, mientras que en las consultas generales el tiempo de atención es mucho más corto, en la unidad, la atención es mucho más personalizada y extensa. «Hay un poco más de tiempo para valorar al paciente y además nos permite conocer a los familiares, cómo se cuida el paciente y cómo le ayuda su entorno, nos permite que el paciente se implique más en su enfermedad».

Otro de los puntos favorables de la unidad es que se trata de una consulta abierta. «Hay un número de teléfono al que el paciente puede llamar en cualquier momento del día para consultar una duda», explica la doctora Sánchez, «e incluso venir aquí, donde le atendemos en el momento porque no debemos olvidar que ellos tienen un problema de salud grave».

Colaborar con primaria

El paciente puede llegar desde diversa vías. «Puede haber sido ingresado y una vez dado de alta y si cumple con los criterios nos le derivan a la unidad, o desde las propias consultas generales». Además desde el pasado mes de febrero, la unidad mantiene un protocolo de colaboración con los centros de Atención Primaria, por el que «nos derivan sospechas de pacientes con posible insuficiencia cardiaca», explica Sánchez, encargada de esta labor.

«Nuestro objetivo es acercar la unidad a los centros de salud y que los médicos de Primaria se sientan respaldados en el tratamiento de estos pacientes», asevera la doctora. Tras varias reuniones para explicar el proceso se puso en marcha esta consulta de alta resolución, por la que ya han pasado 55 personas. «El paciente llega con una analítica hecha, pero en la consulta se le hacen una serie de pruebas complementarias como una ecogaría y en función de los resultados se le deriva o no a la unidad».

La atención es especialmente rápida y es que «el objetivo es verlos en menos de 8 días desde que acuden al centro de Primaria». En caso de ser derivado a la unidad, «la enfermera los ve en un rango de 15 días y la cita con el médico llegaría en menos de dos semanas». Es decir, la atención se reduce de «unos 7 u 8 meses a un solo mes».

En el apartado de investigación, la unidad participa en un estudio clínico a nivel europeo que «valora si fármacos nuevos destinados a la insuficiencia cardiaca logran incrementar la actividad física del paciente», explicó Pérez. Además «está prevista nuestra participación en un estudio a nivel nacional a partir del próximo mes de febrero» y «estamos pendientes de la creación de un registro de datos de la Sociedad Española del Corazón entre las unidades que hemos sido reconocidas con el SECExcellence».

Reconocimiento de la SEC

El pasado junio, la Unidad de Insuficiencia Cardiaca del HUBU recibía el sello de excelencia asistencial en el proceso de insuficiencia cardiaca- SEC- Excelente- que entrega la Sociedad Española de Cardiología (SEC), convirtiendo al HUBU en el único hospital de la comunidad que lo posee. «Es el reconocimiento a una trayectoria y a un trabajo organizado », explica la doctora Beatriz Fernández, impulsora de la unidad.

La unidad se sometió a una auditoría en la que la SEC pudo comprobar que cumplía con los requisitos exigidos. Entre otros objetivos, el programa quiere lograr reducir el número de reingresos, que «el paciente esté el mínimo tiempo en el hospital y pueda estar en su casa más cómodo, mejorar su calidad de vida y, por supuesto, el pronóstico».

La SEC ha hecho una apuesta importante por validar la atención que se presta a los pacientes con este enfermedad, que «sea lo más homogénea posible», asegura el doctor Ángel Pérez. Cabe recordar que, hasta ahora, «no existía una actuación común en este ámbito, cada hospital se organizaba en función de sus características»». Sin embargo, la SECquiere «tratar a los pacientes con la mayor eficiencia y calidad posible, de igual forma en todos los sitios y en todas las enfermedades del corazón, empezando por la insuficiencia».

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria