Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Novela

La batalla contrarreloj del sargento Hoffman

Daniel Ortega reanuda el relato de la caída de la capital alemana en la Segunda Guerra Mundial al margen de las versiones oficiales en ‘Berlín 1945. Mis últimos días en el Tercer Reich’. Se presenta mañana en Hijos de Santiago Rodríguez del Camino de la Plata

A.S.R.
05/05/2016

 

Mathias Hoffman es un respetado sargento de la Wehrmacht alemana. Lidera un pelotón de soldados de personalidades muy distintas y valores morales encontrados. Todos acumulan el cansancio de largas jornadas de batalla y se adentran en la capital alemana con un tictac resonando en sus cabezas. Se mueven entre escombros, casas derruidas, calles irreconocibles y olor a pólvora y miedo. Daniel Ortega narra los últimos días de esta ciudad a través de estos personajes. Tras seguir sus pasos entre el 25 y el 28 de abril en Berlín 1945. Mi diario de un infierno retoma sus andanzas con la narración de las últimas horas, entre 29 de abril y el 2 de mayo, en Berlín 1945. Mis últimos días en el Tercer Reich, ambos editados por Dossoles.

El escritor presenta su nueva novela, prologada por Carlos Canales Torres, autor de un sinfín de libros históricos y colaborador, entre otros programas, de La rosa de los vientos, mañana en la librería Hijos de Santiago Rodríguez del Camino de la Plata a las 19.30 horas acompañado por el editor, Fernando Arnaiz, y la profesora de Historia de la Universidad de Burgos Míriam Huesca, culpable de su pasión por la historia.

Berlín 1945. Mis últimos días en el Tercer Reich implica al lector en la misión encomendada al sargento Hoffman al final de esa primera parte que «él acepta como una manera de redimir sus culpas», siente sobre sus hombros el apremio, la necesidad de avanzar más rápido que el reloj e incluso vislumbra el rayo de luz que entre tanta violencia supone el amor entre el militar protagonista y una enfermera.

Al mismo tiempo que deshilacha esta ficción como hilo conductor de la novela, le envuelve con el progresivo derrumbe de una ciudad agonizante, le introduce en el mismo búnker de Hitler, le conduce por las estancias del actual Hotel Adlon utilizado entonces como hospital de campaña, le convierte en testigo de los últimos esfuerzos en la defensa de la urbe de los entregados voluntarios europeos, entre ellos, los españoles, con especial atención a Ricardo Botet... Y lo hace con la veracidad de un documental.

He ahí uno de los hallazgos de esta novela: la reconstrucción histórica de lo acaecido en Berlín en aquellos últimos días antes de su rendición que contradice las versiones oficiales, «esas verdades enciclopédicas», las de los vencedores, a partir de memorias de veteranos, novelas bélicas, manuales de consulta y documentos desclasificados relacionados principalmente con la Alemania y la URSS de los años treinta y cuarenta.

«Nos han vendido que la muerte de Hitler se produce el 30 de abril. Es una versión inglesa. Yo aquí lanzo una hipótesis más que contrastada con otros historiadores y creemos que no muere en Berlín, sino que logra escapar. Hay muchas pruebas», sostiene Daniel Ortega y alude a la conocida Red Odessa creada para encauzar la fuga de alemanes hasta el sur de Europa y Latinoamérica. «Si a algunos grandes responsables de los campos de concentración los cogieron allí. ¿Cómo no va a escapar el más importante?», se pregunta el autor que admite dar caña a las mentiras lanzadas por la bibliografía inglesa y la propaganda rusa, que «hasta la caída del muro mantuvo que tenían el cadáver de Hitler y los análisis de ADN lo han desmontado completamente».

Daniel Ortega, vallisoletano de nacimiento y burgalés de adopción, acompaña de pasión cada palabra que pronuncia. Hablar de historia le da ese subidón. Y cree con fe ciega que conocerla es esencial para afrontar la actualidad.

«Todo lo que aprendamos del pasado está muy bien porque hay que evitar repetirlo. La historia nos da muchas lecciones y parece mentira que sigamos cometiendo los mismos errores», reflexiona en voz alta el también codirector de Afronta Editorial, que aporta su granito de arena con estas dos novelas sobre la caída de Berlín.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria