Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Música

El ‘buenrollismo’ celta se lleva

El III Festival Babieca Folk seduce al público con sus propuestas y completa el taller de baile irlandés y de pandero para adultos, los infantiles en el MEH, la cata de vino y aceite en el CAB y los conciertos. Su artífice ya habla de una nueva edición

A.S.R.
03/12/2017

 

Cristina y María lucen una sonrisa tan de oreja a oreja y tan franca cuando hablan de lo bien que se lo pasan aprendiendo los pasos del baile celta que cualquiera lo dejaría todo y se colaría en el corro que hacen los alumnos del taller de danza irlandesa propuesto por el III Festival Babieca Folk. Las dudas terminan de despejarse tras sentir el mismo entusiasmo en Lourdes y Alejandro, otros dos de los participantes en esta actividad que convirtió la última planta del Museo de la Evolución Humana (MEH) en una taberna dublinesa. Solo faltaba la oscuridad, los músicos de cara sonrosada y las guinness.

«Pero también se puede recrear el ambiente de un pub sin pintas y sin gorros verdes. Es igual de auténtico», observa divertida Valeria Gorokhvodatskaya, que dirigió esta actividad junto a su hermana Polina, dos rusas que después de bailar clásico, folclore, claqué y hasta jazz quedaron atrapadas por la danza irlandesa en su país y que aprendieron cuando se trasladaron a vivir a Barcelona, donde encontraron una profesora que las enseñó tanto y tan bien como para formar su propia compañía y abrir su escuela, Nuala Irish Dancer.

¿Cuál es la magia de los bailes irlandeses? «Primero es la música. Tiene algo, alegría, variedad, ritmo... Es su buen rollo, que en irlandés llaman good craic. Todo el mundo acaba conociendo a los demás porque hay cambios de pareja, figuras distintas... Antiguamente era una forma de entablar trato con otra gente», responde Valeria.

La última planta del MEH tornó en pista de baile para introducir a los asistentes en una suerte de bailes sociales irlandeses denominados Céilí Dances y en otras danzas más modernas como el claqué irlandés (zapato duro) y otros más cercanos al ballet, con movimientos elegantes (zapato blando), que, probablemente, se quedarían para otra ocasión.

Aunque, apostilla la profesora, lo mejor del baile irlandés es que lo puede practicar cualquiera. No hacen falta pareja ni conocimientos previos. «La timidez se pasa con el primer baile», advierte durante uno de los descansos de la mañana.

Cristina y María dan fe de lo que dice Valeria, aunque ellas han llegado juntas. Las encanta bailar y se apuntan a todo lo que encuentran que suene a baile folk. Afirman que es un ritmo que sale muy de dentro y, tras soltar una gran carcajada, avisan de que se lo bailarán todo a la mínima ocasión.
La misma pasión desprenden Alejandro y Lourdes. ¿Qué han descubierto? «Te lo pasas muy bien y es mejor que ir al gimnasio», dice ella. «Aquí haces ejercicio, te ríes, charlas mientras bailas, te lo pasas pipa... Es perfecto. Te sube el ánimo», añade él. Ambos habían hecho sus pinitos el año pasado en la anterior edición del Babieca Folk y lamentan que en Burgos no existan más oportunidades a lo largo del año de bailar y escuchar música celta. «Estaría muy bien que, una vez consolidado este festival, se alargara el calendario de citas celtas en la ciudad», apunta Alejandro.

Público, a juzgar por los datos de este encuentro, tendrían.

Se completó ayer el taller de baile irlandés, pero también el de pandero cuadrado que impartió Xosé Maceda en el Centro Galego y los infantiles sobre la cultura y los dioses y druidas celtas que acogió el MEH. El mismo éxito arrastraron la cata de vino y aceite celebrada en el CAB y el concierto de música irlandesa y balcánica, con Fourwinds y BGKO, en Cultural Caja de Burgos.

«Estamos encantados. Somos una asociación sin ánimo de lucro. Esto es nuestra afición», observa el director del Babieca Folk, Rodrigo Jiménez, feliz por la respuesta del público y sin más pretensión que abrir una ventana a la cultura folk en invierno. «No necesitamos crecer. Estamos bien así», asegura y espera que salga adelante la cuarta edición, mecenas mediante.

Un concierto familiar
El III Festival Babieca Folk concluye con el concierto familiar que interpretarán el guitarrista Miguel Ángel Azofra, la violinista Blanca Altable y la artista La Niña Vero con el ánimo de agitar el alma de los asistentes en busca de las raíces celtas e íberas de cada uno. La cita será en el MEH a las 12.30 horas (entrada libre).

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria