Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Consulado del Mar / ‘La alegría del instante’

La cálida felicidad del pincel ruso

Filíppova sorprende con sus acuarelas y pasteles y guarda un puchito de sus ‘generosos’ óleos


23/07/2014

 

A.S.R. / Burgos

La pincelada de Ksenia Filíppova viene de Moscú, pero es cálida, luminosa, colorida. Sus generosos óleos, cargados de pasta, aspirantes a bajorrelieves, viejos conocidos del público burgalés, conviven en esta ocasión con una colección de acuarelas -con las que siente que su pincel es un avión de acrobacias que dibuja surcos de colores en el firmamento- y algún pastel, que desprenden una alegría más serena, más plácida, más contenida, pero la misma felicidad. La alegría del instante. Esas alegrías y esos instantes se encierran en el Consulado del Mar hasta el 28 de julio (de martes a viernes de 19 a 21 horas, sábados de 12 a 14 y de 19 a 21 horas y domingos y festivos de 10.45 a 14.15 horas).

Una copa de vino solitaria que habla de risas, unos pies encogidos con chanclas que esperan el beso que llegará al final de la noche, la farola que desafía a la luna menguante en mangas de camisa, la anécdota que gira cabezas... La gente es la protagonista. Se identifican los bares y los espacios de la capital burgalesa, pero esta vez, dice la artista, ha entregado el papel principal a las personas.

Filíppova, la pintora que retomó los pinceles para recuperar el amor de su marido, un burgalés profesor de español al que conoció en un chat, es fan del vivo y el directo. Esta vez no ha podido ser. Se ha pasado todo el invierno en Rusia, donde su trabajo como profesora y fotógrafa la reclamaba, y no ha podido plantar su caballete por las calles como a ella le gusta. Muy a su pesar, ha tirado de documentación.

Cuesta creer que tanta luz haya nacido en un invierno tan duro como el moscovita. Pero lo ha hecho. Filíppova guarda un as en la manga. Cuando fuera el gris se apodera de la vida, ella enciende sus focos de gran potencia, los que utiliza para sus fotografías, y el sol se hace en su casa. Luz y calor. Se podría sacar la toalla y vuelta y vuelta, pero ella prefiere entregarse a la pintura, dejarse llevar, pensar que está bajo los plátanos del Espolón y la luna baila en el cielo, que siente las salpicaduras de los barcos en el puerto de Rota, que el olor de las flores guía su mano en su paleta cromática... La alegría del instante.

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria