Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Exposición

Cenáculo de artistas sin carné

‘Sueño y razón. Ecos de la vanguardia en la Colección Telefónica’ rescata, a través de 40 pinturas, el ambiente de confrontación de ideas en el París de principios del siglo XX. Permanecerá en Cultural Cordón hasta el 27 de enero

A.S.R.
09/11/2018

 

Sueño y razón. Ecos de la vanguardia en la Colección Telefónica, la exposición que ocupa Cultural Cordón hasta el 27 de enero, pulsa el hervidero artístico que avivó París desde los años 20 al término de la Segunda Guerra Mundial como si se tratara de un cenáculo de artistas en el fragor del debate sobre la realidad de la creación en ese momento. La muestra, a través de las 40 obras que la alimentan, «aborda la disputa artística que marcó la vanguardia en los comienzos del siglo XX, la confrontación entre la emoción y el análisis, lo onírico y lo especulativo, el surrealismo y el cubismo...», en palabras del responsable de Cultura e Innovación Educativa de la Fundación Caja de Burgos, Óscar Martínez, que considera que las dos caras de esa realidad quedan recogidas con la presencia de firmas como las de René Magritte, Juan Gris, Pablo Picasso, Óscar Domínguez, Paul Delaveux o Luis Fernández.

Surrealismo, cubismo, dadaísmo, expresionismo e impresionismo inspiran a estos autores, que, lejos de ocupar compartimentos estancos, desdibujan fronteras y se arrancan las etiquetas cosidas posteriormente por los historiadores para bailar con unos y otros movimientos.

«Para entender el devenir del arte en esos años y su proyección posterior es crucial fijarse en el discurso en torno a la preponderancia entre las corrientes más analíticas o, por el contrario, las más intuitivas. Casi todos los artistas se manejaron en uno y otro frente, transgredieron con entera libertad los límites con los que solemos encasillarlos al clasificar y registrar su obra», se explaya el director de Arte de la Fundación Caja de Burgos, Javier del Campo, sobre esta muestra que brujulea en los fondos de la Fundación Telefónica.

De ese momento histórico, observa, son testigos artistas españoles presentes en ella como los miembros de la Escuela de París Ismael González de la Serna, Joaquín Peinado, Hernando Viñes o Celso Lagar, o «de otros gigantes de nuestra cultura como el aún insuficientemente reconocido y gran intelectual José Moreno Villa o el precursor del paisajismo esencial Godofredo Ortega Muñoz».

Un escaparate en el que deja un lugar destacado a Luis Fernández, «tal vez el más importante y admirado de nuestros artistas secretos», único representante español del movimiento abstracción-creación, que «compuso una obra personal, esencial, pura y capital».

Junto a estos nombres aparecen figuras de relumbrón que sí atesoran el reconocimiento del gran público. El París de comienzos del siglo XX es el de Pablo Picasso, representado con varias obras; Juan Gris, con una naturaleza muerta en la que, como apunta el periódico editado para la ocasión, se aprecia su «medida composición geométrica y dominio consciente del color»; y René Magritte, del que se expone La Belle Société, recién traído de una antológica en el MoMA de San Francisco, y del que la aplicación gratuita Second Canvas permite descubrir todas sus claves. Igual que lo hace con La llamada, de Paul Delaveux, con trazos surrealistas y oníricos en una escena protagonizada por mujeres con distintas lecturas, ¿incluida una en clave feminista?

José Gutiérrez Solana, Daniel Vázquez Díaz, Louis Marcoussis y Roberto Matta completan la nómina de 16 autores que salen en esta fotografía tomada en la ciudad bohemia por excelencia.

Luis Fernández, un secreto de la modernidad desvelado
Los focos se encienden en el antiguo Palacio de los Condestables sobre Luis Fernández (Oviedo, 1900-París, 1973), que el periódico editado a modo de guía de la exposición define como «uno de los artistas más importantes y secretos de la modernidad desvelado». La exhibición de quince pinturas suyas lo rescatan de la penumbra en la que se encuentra para el gran público, de la que salió tímidamente en el año 2000 tras una retrospectiva dedicada por la Fundación Telefónica. Javier del Campo se dirige a él como paradigma de artista de este momento al transitar por distintas corrientes. Llega a París en 1924 desde Barcelona y entra en contacto con Le Corbusier y Ozenfant, adalid del cubismo purista, y entre 1933 y 1934 forma parte del movimiento abstracción-creación, impulsado por Hélion para fomentar el arte abstracto concreto. La Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial le acercan a Picasso -hasta se ha insinuado su participación en el Guernica-, flirtea con el surrealismo y su obra refleja el desgarro y la violencia de la contienda. «En 1940 regresa a una figuración de extrema pureza con una obra definitivamente personal (...), con figuras inmóviles, aisladas, al margen de cualquier percepción temporal, solemnes y místicas».

Apuntes

Horario. Sueño y razón. Ecos de la vanguardia en la Colección Telefónica se puede visitar hasta el 27 de enero de martes a sábado de 12 a 14 y de 18 a 21 horas y domingos de 12 a 14 horas.

Visitas guiadas. Los recorridos explicados serán martes y jueves a las 20 horas y concertados con reserva en el teléfono 947 25 65 50.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria