Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Música

Cuando el ‘marianito’ suena

Los conciertos al mediodía empiezan a conquistar la agenda burgalesa por la apuesta de locales como La Casa de las Musas

A.S.R.
05/12/2016

 

Domingo de diciembre tristón con cielo de morros. Avanza la mañana, las nubes no levantan y quedarse todo el día en pijama es tentador. Pero si el plan es tomarse un vermú y disfrutar de un concierto la cosa cambia. La Casa de las Musas lo propuso ayer y medio centenar de personas dejó tirada a la pereza en casa. Las actuaciones de mediodía empiezan a conquistar la agenda cultural burgalesa por la apuesta de locales como el de Martínez del Campo -antes, de forma más esporádica, también Bardeblás o Carabás-, aunque aún esté a años luz de la programación nocturna. Qué será, será que tiene la noche.

A las dos de la tarde, el rasgueo de la guitarra de Álvaro Barriuso se saborea con una cerveza, un vermú o un blanco en la mesa. El público, variopinto. Muchos familiares del músico que para eso juega en casa. También amigos. Algunos niños, y todos muy formales. Y fieles del local que no se pierden uno.

Jorge Jiménez, Jorgillo, orquesta la programación cultural de Las Musas y confirma que este horario cada vez seduce más. Sostiene que nace para dar respuesta a los padres jóvenes a los que sus obligaciones complican acudir a esos conciertos por la noche pero no se resignan a renunciar al encanto del directo.

Él, que habla con conocimiento de causa, afirma que se hacen eco de una reclamación de estos progenitores melómanos. «Como en Burgos no existía, hemos apostado por esa línea. Y está funcionando muy bien», subraya y, al césar lo que es del césar, apunta a Alfonso Gutiérrez (Sammy Jankis) como uno de los precursores, aunque sus encuentros tuvieran un tinte más privado.

Y aunque pudiera parecer que el público cambia, la realidad lo desmiente. «Yo me he encontrado a la misma gente viendo un concierto un sábado por la noche que un domingo al vermú», anota, pero admite que el matiz está precisamente en las parejas con niños que salen con la luz del sol. «A las diez de la noche no vas a ir con un bebé, pero a la una y medía, sí y eso es un puntazo», dice sin olvidar que ayudan a aumentar la cultura del público más menudo. «Es otra manera de dar una educación musical a un chaval, disfrutando con sus padres de este arte», agrega y avanza que el espectador infantil está en su mente y planean una programación más allá de la música para ellos. Todo se andará.

Sí se palpa en el ambiente otra atmósfera. «Los biorritmos de cada cual no son los mismos por la mañana que por la noche. Desde el punto de vista musical no cambia, pero la atmósfera sí», apostilla Jiménez.

Augura que estos conciertos fuera de su hasta ahora hábitat natural aumentarán porque también los músicos son partidarios de esta franja horaria. «A muchos artistas los ofrecemos el viernes noche, sábado noche o domingo al mediodía para actuar y muchos eligen este último», observa y conjetura si será porque en ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia son más habituales. «La verdad es que estamos alucinando. Es curioso».

Desde el escenario, Álvaro Barriuso, que no es la primera vez que afina la guitarra mientras otros apuran el marianito, señala que el estilo juega un papel importante. «Si haces música festiva, la fiesta va a ser larga, pero en general también puedes encontrar un ánimo más reposado y menos mezcla de gentes. En la noche todo se confunde. De día se ve más clarito de qué va cada uno», expone horas antes de enfrentarse al público. «Depende mucho de ti, de la música que haces, y de la gente a la que convocas», amplía al tiempo que prevé un espíritu festivo en el que él iba a dar.

No se equivocó. Con algunas canciones como Una canción del laurel, Por todo el occidente o Una fanfarronada / Una respuesta, interpretadas al final, la gente se animó a bailar. Algunos ya lo habían hecho antes como la violinista burgalesa Blanca Altable, que colaboró en el directo con Barriuso igual que Alfonso Gutiérrez (batería), Joaquín García (contrabajo) y Gonzalo García (guitarra).

Si el público afronta un concierto vermutero con un ánimo distinto a la noche, también la preparación del artista requiere una ceremonia diferente. «El cuerpo no funciona igual a primeras horas que a las últimas, la voz es más grave cuando te levantas y va subiendo de tesitura a lo largo del día, lo mismo pasa con la musculatura... Si te tomas en serio la preparación antes de un concierto te obliga a madrugar y a cambio te deja la tarde libre», explica el músico afincado en Madrid con experiencia en este tipo de actuaciones con sus distintos proyectos musicales.

Coincide con Jorge Jiménez a la hora de explicar la cada vez mayor presencia de esta oferta. «Tiene que ver con el momento de nuestra generación, tenemos cuarenta años, niños, menos aguante por la noche y a mucha gente le resulta más fácil, cómodo y divertido estar en un concierto de día que en uno de noche», analiza y supone que, además, la gente de 20 y 30 años «está en otro tipo de música».

La que tocaba ayer era la del personal y ecléctico proyecto de este músico burgalés. Pero la banda sonora vermutera es infinita. Próximamente, más.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria