Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ARTES ESCÉNICAS

El deseo del eterno segundón

Morfeo Teatro regresa a las tablas del Principal con el estreno de 'La sombra del Tenorio', con el que inician una etapa centrada en los clásicos del siglo XX


02/10/2012

 

A.S.R. / Burgos
Saturnino Morales agoniza en una cama chirriante de un hospital de beneficiencia. Dedica sus últimos momentos de vida a recordar las mil y una anécdotas ocurridas en sus años de cómico. Él ha sido el secundario, el graciosillo, el bobo... Solo un papel ha encarnado en su larga carrera de pueblo en pueblo: Ciutti, el criado de don Juan Tenorio. Y él siempre ha soñado con ser el protagonista, el que recibiera las flores y los besos de las mozas. Una monja, curiosamente llamada sor Inés, escucha impávida y silenciosa los ¿delirios? del moribundo.
Este eterno segundón es el protagonista de La sombra del Tenorio, de José Luis Alonso de Santos, que Morfeo Teatro ha elegido en su propósito por rescatar a los clásicos del siglo XX. Ha empezado por un autor de la tierra que, además, asistirá el sábado al estreno de este montaje en el Teatro Principal (20.30 horas, tarifa A-5, entre 8 y 20 euros).
«Saturnino quiere terminar sus días haciendo de don Juan y tiene ya el vestuario que ha ido robando a los diferentes tenorios con los que a lo largo de su vida ha trabajado. Y de aquí un jubón, de allí un gregüesco, de aquí unos puños, de acá la espada, de allá la capa, afanando, afanando se va construyendo este personaje porque, como bien dice, 'el vestuario es muy importante en el teatro, el vestuario y el escándalo'», expone Mayte Bona, que con esta pieza se estrena en las labores de dirección junto a Francisco Negro.
La actriz mima a esta nueva criatura más que nunca, quizás por los nubarrones que se ciernen sobre el teatro, y, sentada en una de las butacas del auditorio isabelino, habla de ella con entusiasmo. Observa el trabajo de Regue en el telón de boca (el más cercano al público) con motivos relacionados con el Tenorio realizados a tinta china, llama la atención sobre el giro dado por la compañía en lo que a escenografía se refiere, con una gigantesca estructura, y no olvida la iluminación que pondrá una pincelada de magia a los últimos días del viejo cómico.
Se ambienta la acción en los años cincuenta, pero bien podría hacerlo en la actualidad. Un sí taxativo sale de su boca cuando se le pregunta a Bona por la vigencia de este personaje.
«Es el segundón, el que nunca consigue ser primer actor, el que está detrás, en la sombra, pero sin el que no se podrían llevar a cabo las funciones. ¿En qué obra no está presente esa figura del secundario que sirve para el lucimiento del protagónico? Es la tragedia del cómico, lo era entonces, lo es hoy y seguirá siéndolo dentro de cincuenta años. Ahí está la tragedia humana. Lo dice él: 'Tanto en el teatro como en la vida, no es lo mismo el papel de señor que el de criado'. No son los mismos ropajes ni las mismas frases», ilustra la teatrera, encargada igualmente del vestuario, como en las anteriores propuestas de Morfeo Teatro.
Y, eso sí, las telas que no se las toquen. Confiesa que se lo ha tenido que currar. El personaje empieza con un pijama de rayas y se va construyendo a retazos hasta terminar con la espada al cinto y arropado por la capa.
La unión hace la fuerza
La sombra del Tenorio regresa a las tablas cuando se cumplen veinte años de su estreno en Alcalá de Henares y la correspondiente, y exitosa, temporada en Madrid y en provincias. Y lo hace gracias a una necesaria asociación en la producción con Enrique y Alain Cornejo. Dice Mayte Bona que no hay otra manera de seguir adelante. La unión hace la fuerza.
«Con el palo que han dado a la Cultura subiendo el IVA hasta el 21%, hay que estar un poco locos y tener un gran amor a nuestra profesión para seguir, lo normal sería tirar la toalla. Nos dejamos mucho en el camino para sacar esto adelante, nosotros no andamos con actores de cine y televisión, cuidamos el teatro desde la artesanía, es el de verdad, el popular. Y este se está poniendo muy difícil», comenta la actriz a la que su trayectoria da avales suficientes para hacerlo.
Una carrera que en los últimos siete años tiene el centro de operaciones en Cuevas de San Clemente, donde han nacido sus últimas propuestas (El coloquio de los perros, El sombrero de tres picos, El médico a palos, La lozana andaluza, De burladores y burlados, Antonio y Cleopatra, El Buscón de Quevedo...) y lo harán las futuras. «De allí ya no nos vamos».

«Tratar a la Cultura como un artículo de lujo es una barbaridad»
Mayte Bona da al César lo que es del César. Mientras aplaude hasta enrojecerse las manos la ayuda que, dice, siempre les brinda el Instituto Municipal de Cultura, tira de las orejas hasta coloreárselas al Gobierno de Rajoy. La subida del IVA enrabieta a esta mujer con casi treinta años en escena y una de las fundadoras de la Unión de Actores de Madrid. «El problema real de la Cultura no es tanto la crisis económica como la subida del IVA, que es un mazazo brutal. En los dos últimos años y a consecuencia de la crisis se ha destruido, confirmado por estadísticas, el 20% del tejido empresarial en el mundo de la cultura y de septiembre a diciembre se espera que desaparezca otro 20, es decir, en un trimestre lo mismo que en dos años. Luego, es verdad que la Cultura se ha resentido por una crisis económica, pero lo que no va a poder aguantar es la subida al 21% del IVA, porque tiene que repercutir en alguien y, o lo hace en las empresas culturales o en el consumidor. En ambos casos el desastre está servicio», analiza y sentencia: «Tratar a la Cultura como un artículo de lujo es una barbaridad. Lo hace España frente al resto de países de Europa que la miman porque sin ella es el vacío, un precipicio horroroso». Dicho lo cual, Bona señala que ella no quiere llorar. Por respeto a los muchos compañeros que han tenido que tirar la toalla, a las compañías obligadas a desaparecer... «No quiero quejarme porque seguimos vivos», dice sin saber qué pasará al año que viene.

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria