Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Con nombre propio

La doctora que persigue un sueño de cine

La guionista Sara Cano participa en los laboratorios de creación de la SGAE con su proyecto ‘La firma’ y la supervisión de Manuel Gutiérrez Aragón

A.S.R.
25/02/2018

 

Cuenta Sara Cano que de pequeña flipaba con la serie M.A.S.H., «estaba hipnotizada por Hawkeye y su sentido del humor», y que cuando llegó el momento tuvo claro que estudiaría Medicina. Se matriculó en la Universidad Autónoma de Madrid y mientras realizaba la especialidad se apuntó a unos cursos de escritura creativa. Se enganchó a la pluma con la misma férrea ilusión que al bisturí. Cuando terminó la residencia, supo que había llegado su momento. Hizo las pruebas de ingreso en la Escuela de Cinematografía de Madrid, las pasó y se diplomó en Guion. «Fue un descubrimiento porque a mí la escritura de guion me divierte más que la narrativa, es más técnica, es muy diferente, muy visual. Me encantó». Sara encontró su pasión y a ella se entrega dando clases para niños, trabajando de analista de guiones y como creativo para empresas. También sigue escribiendo. Y formándose. Esa ansia por saber más la llevó a probar suerte por tercera vez en la última convocatoria de los Laboratorios de Creación de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). A la tercera fue la vencida.

Participa en el VI Laboratorio de Escritura de Guion de Cine con La firma, un proyecto para largometraje. El programa, que dota a cada asistente con una ayuda económica de 5.500 euros, se desarrolla durante seis meses y la supervisión corre a cargo del director, guionista y escritor Manuel Gutiérrez Aragón (Todos estamos invitados, La vida que te espera, El caballero Don Quijote, Camada negra...).

Las sesiones ya han comenzado. Ahora mismo se encuentran en un periodo de trabajo más personal, aunque ya han mantenido los primeros contactos con el cineasta, que los ha orientado personalmente. «La próxima reunión será importante porque será sobre material real», observa.

La firma enciende el foco sobre los miembros de una familia. Todo empieza cuando Guillermo, el padre, reúne a sus cuatro hijos en la casa de campo familiar. Cuando les exige que firmen los documentos necesarios para vender la vivienda, todos se niegan. «La posible pérdida de la herencia familiar destapa viejas heridas del pasado, rencores y secretos. Pero, sobre todo, conduce a nuestros protagonistas a enfrentarse a la verdad: su padre se muere».

Este proyecto supone el salto al largometraje de la guionista burgalesa. No es un paso a tontas y a locas. Lo da después de un camino transitado en corto. Ha escrito más de una docena como Isabel Isabellae, Los demonios, El bosón de Higgs o La tercera historia.

«Como guionista, el formato corto no me es tan amigable, las historias que puedo desarrollar están más cercanas al gag y no es el tipo de escritura con el que me siento más cómoda», apunta con toda la ilusión puesta en este laboratorio.

Cuando termine, quiere mover la historia y, consciente de todas las dificultades, sueña con conseguir vendérsela a una productora. «Si un guionista de los mejores del cine español puede tardar siete años en sacar adelante un proyecto, fíjate los demás», deja caer.

Una cuesta arriba que no la asusta. «Es una carrera de fondo y a mí me gusta muchísimo, me divierto y seguiré escribiendo», sentencia la guionista.

La escritura es su pasión y también ha hecho pinitos en el teatro. Ha estrenado en Madrid y Barcelona la pieza de microteatro La primera vez y cuando concluya con la escritura de los dos largometrajes que tiene entre manos subirá de nuevo el telón.

«El teatro me ha encantado. Para el escritor es una experiencia muy diferente. Sorprende que el texto tenga tanta importancia porque en cine, a veces, lo que ves en la pantalla cambia mucho respecto a lo que tú has escrito. He tenido buenas y no tan buenas experiencias. En cine se trabaja mucho en equipo, que es muy interesante, y te aporta mucho la visión de los directores, pero a veces te llevas sorpresas como no reconocer, pero ni el tono, lo que has escrito. Eso en teatro no te pasa», anota.

A la vez, advierte de los distintos tiempos que manejan ambas artes: «Levantar un proyecto de cine es complicadísimo y muchas veces no depende de la calidad del guion, sino de las coproducciones, de las cadenas de televisión... En teatro no es así. La escena en Madrid está súper viva y todo es más inmediato».

Quizás pronto esas obras de teatro lleguen a los escenarios burgaleses. O el nombre de Sara Cano aparezca en los títulos de crédito de sus salas de cine.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria