Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Exposición

Historia de una pintura errante

‘Picasso. El viaje del Guernica’ refleja los avatares del mítico cuadro desde su creación en París en 1937 hasta su llegada a España en 1981 pasando por una treintena de ciudades de América y Europa ondeado siempre como símbolo antibelicista. Estará en el paseo de la Sierra de Atapuerca hasta el 18 de abril

A.S.R.
24/03/2018

 

Desde la serie de fotografías realizadas por su pareja sentimental, Dora Maar, durante las cinco semanas que Pablo Picasso empleó en pintar el Guernica, un encargo de la República para la Expo de París de 1937, hasta su ubicación definitiva en el Centro de Arte Reina Sofía de Madrid en 1992. La exposición Picasso. El viaje del Guernica, instalada en dos tráiler en el paseo de la Sierra de Atapuerca hasta el 18 de abril, sigue los pasos de esta mítica pintura durante estos más de cuarenta años que la llevaron a realizar una treintena de viajes como símbolo antibelicista y de lucha por la libertad.

La muestra, orquestada por la Fundación Caja de Burgos, Obra Social de La Caixa, Ayuntamiento de Burgos y Reina Sofía, documenta el periplo que vivió el cuadro como «metáfora de ese exiliado, ese refugiado, que busca su lugar en el mundo hasta el momento de su llegada a España -no regreso porque nunca estuvo en el país antes de ese año 1981-», en palabras de uno de los comisarios, el historiador Carlos Martín, que tira de una frase de Walter Benjamin, no hay documento de la civilización que no lo sea al mismo tiempo de barbarie, para explicar la trascedencia de esta obra.

«Aquí ocurre al revés, algo que surge de la barbarie, como es el bombardeo de un pueblo, se convierte en icono de la civilización, la paz y la reconciliación y una llamada de atención de los derechos inalienables de todos los seres humanos», señala y añade que esta exposición traza la evolución de la propia pintura a lo largo del siglo XX «intentando desjerarquizarlo, considerar que no es solo el cuadro en sí mismo, sino todo lo que genera alrededor».

Ese relato se narra en 200 metros cuadrados a través de textos, carteles, noticias de periódicos de la época, fotografías o audiovisuales.

Carlos Martín llama la atención sobre la serie de fotografías de Dora Maar que documentan el alumbramiento del cuadro, el atentado que sufrió por parte de un activista que escribió sobre él Muerte a todas la mentiras en el MoMA de Nueva York en medio del ambiente bélico de la guerra de Vietnam o el arduo trabajo del Gobierno de Suárez para certificar que el pueblo español era propietario de la obra, algo que consiguió finalmente a través de un libro de cuentas de la Embajada de España en Francia.

Pero el recorrido que brinda Picasso. El viaje del Guernica es cronológico y arranca en medio del bombardeo que arrasó Guernica en 1937 y provocó más de un centenar de víctimas. El espectador viaja del pueblo vizcaíno hasta una buhardilla en París que alquila Picasso para trabajar en el encargo de la República. Un vídeo acerca los 45 bocetos realizados y las fotografías de su pareja registran el trabajo que se exhibiría por primera vez en la Exposición Internacional de París. Tras su clausura, empezaría su historia errante.

Escandinavia fue su primer destino, como parte de una muestra itinerante con piezas de Matisse, Braque y Laurens, y después emprendió una serie de viajes tanto por Europa como por Norteamérica como reclamo de ayuda a los combatientes en la Guerra Civil y a los refugiados. Londres, Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y Chicago. La victoria del bando sublevado le sorprendió en Estados Unidos y Picasso decidió depositarlo en el MoMA de Nueva York hasta que el pueblo español recuperara las libertades arrebatadas. Allí estuvo desde 1939 a 1981. Las aventuras no cesan durante este tiempo. Recorrerá el país norteamericano, participará en la Bienal de Sao Paulo y cruzará el Atlántico de nuevo para intervenir en una antológica picassiana que llega a París, Múnich, Colonia y Hamburgo y más adelante a Bruselas, Ámsterdam o Estocolmo.

Antes de la muerte de Franco hubo algún tímido intento por recuperar la obra, pero fue después cuando se convirtió en cuestión prioritaria. Y el 10 de septiembre de 1981, rodeado de una gran expectación, llegó «el último exiliado».

Apuntes para ahondar en la obra
La exposición. Picasso. El viaje del Guernica se puede recorrer en el paseo de la Sierra de Atapuerca hasta el 18 de abril de lunes a viernes de 12.30 a 14 y de 17 a 21 horas y sábados, domingos y festivos de 11 a 14 y de 17 a 21 horas. Se realizan visitas guiadas de lunes a viernes a las 19 horas y los sábados, domingos y festivos a las 12 y 19 horas. Los escolares y otros colectivos pueden solicitarlas en el número de teléfono 902 90 66 66. Entrada gratuita.

Una obra en el objetivo. El CAB organiza la acción fotográfica Los espacios de guerra del 6 al 13 de abril de 17 a 20 horas. Inscripciones en el 947 25 65 50.
Con las manos. José María Sastre y Rubén Lagunas, miembros del grupo Arqui-terra, proponen el taller En-tierra el Guernica en el CAB el 7 y 8 de abril.

En la gran pantalla. La sala Acto del CAB extiende la gran pantalla para albergar un ciclo de cine documental, que proyectará Las cajas españolas, de Alberto Porlan (27 de marzo); los trabajos televisivos El Guernica en el Museo del Prado y un fragmento de Josep Reanu y el encargo del Guernica (4 de abril); Las variaciones Guernica, de Guillermo G. Peydró (18 de abril); el programa de TVE Guernica. Del horror al lienzo (25 de abril); Monuments men, de George Clooney (2 de mayo); y El tren, de John Frankenheimer (9 de mayo). La entrada será gratuita.

Conferencias. Cultural Cordón alberga dos charlas en torno a esta pintura. El investigador del CSIC Miguel Cabañas Bravo pronunciará Tras la retirada: la ayuda de Picasso y su Guernica a los artistas españoles en el exilio (5 de abril) y el crítico e historiador del arte Manuel García expondrá Renau, Picasso y el Guernica (12 de abril).

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria