Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ESTRENOS DE CINE DE LA SEMANA

'Lady Bird': la aventura agridulce de hacerse mayor

Greta Gerwig opta al Oscar a mejor directora por este pequeño prodigio en torno al descubrimiento y a la reafirmación de la propia identidad

BEATRIZ MARTÍNEZ
22/02/2018

 

Su nombre es Christine McPherson, pero solo responde cuando la llaman por su apodo, Lady Bird. Tiene 17 años y como buena adolescente está enfadada con el mundo y se encuentra en perpetua rebelión contra él. Odia el colegio religioso al que le obligan a ir, tiene constantes broncas con su madre, se avergüenza en secreto de su familia por ser de clase trabajadora y, por encima de todo, detesta su ciudad, Sacramento, en la que asegura que nunca pasa nada.

Se trata de la ópera prima en solitario de Greta Gerwig. La película con la que, la hasta ahora actriz y guionista ha entrado a formar parte de la historia del cine al convertirse en la quinta mujer nominada en la categoría a mejor dirección en los Oscar. Pero quizás, lo más importante, es que Lady Bird ha supuesto el descubrimiento de una voz profundamente personal, capaz de transformar una película en apariencia repleta de tópicos alrededor de la edad del pavo, en un pequeño prodigio de sensibilidad en torno al descubrimiento y a la reafirmación de la propia identidad.


En ella, la directora vierte sus propias vivencias personales cuando era una joven con la cabeza llena de pájaros a la que le gustaba bailar y escribir en la aburrida Sacramento. Y aunque no llevara el pelo rosa (como aquí sí luce Saoirse Ronan, su alter ego en la película), ni le contestara tan mal a su madre (interpretada por Laurie Metcalf, todo un descubrimiento a sus 62 años), lo cierto es que el carácter autobiográfico de la propuesta y el vínculo íntimo que la directora establece con su personaje lo impregna todo hasta dotarlo de un carácter emocional y nostálgico muy especial.

En realidad, Greta Gerwig ya había practicado algo parecido a través de su personaje más célebre, Frances Ha, que ya era un trasunto de su propia persona. Una Lady Bird en versión adulta que todavía no había encontrado su sitio y que terminó convirtiéndose de forma involuntaria en símbolo de toda una generación repleta de inseguridades que se había quedado estancada por culpa de la crisis económica. 

En Lady Bird nos situamos en un panorama anterior muy diferente. Estamos en el 2002. La sociedad americana todavía no se había recuperado de los atentados del 11-S y una sensación de incertidumbre flotaba en el ambiente. La misma comezón que tiene Christine cuando piensa en su futuro. La directora nos acerca a las preocupaciones de la joven a través de los moldes de la coming-of-age o filme de instituto: el baile de graduación, las peleas entre las amigas, el enfrentamiento con los padres o la pérdida de la virginidad. Y ahí es cuando Greta Gerwig hace fácil lo más difícil: que unas peripecias aparentemente intrascendentes se carguen de significado para adquirir un carácter universal y, a partir de ahí, hablar de temas tan complejos como la necesidad de aprender de nuestros errores, la presión social en torno al éxito y al fracaso y la inutilidad de renegar de nosotros mismos y de aquello que nos define. 

Han sido unos meses intensos para ella. Presentó su película en el Festival de Toronto y a partir de ese momento hubo una casi total unanimidad a la hora de calificarla como una de las obras más sensibles y especiales de la temporada. En los Globos de Oro se convirtió en la sorpresa de la noche al alzarse con dos galardones, el de mejor comedia y el de mejor intérprete para Saoirse Ronan. Y el reconocimiento de la cinta ha culminado con las cinco nominaciones que ha conseguido en los premios Oscar, entre los que se encuentra dirección y guion. Por el camino ha tenido que renegar de su padre espiritual, Woody Allen mientras pasaba de ser musa indie a una de las máximas activistas del feminismo mainstream.
 
Greta Gerwig, en enero, en los premios de la Asociación de la Crítica, en Los Ángeles /AP / INVISION / RICHARD SHOTWELL
 

Sus detractores aseguran que, si no llega a ser por el clima reivindicativo instaurado en Hollywood tras el escándalo de Harvey Weinstein, la película no hubiera tenido tanta repercusión, algo que se desmonta por completo si tenemos en cuenta que Lady Bird se ha convertido en uno de los sleepers de la temporada y ha cautivado al público americano.

Y es que, para bien o para mal, lo cierto es que Greta Gerwig ha hecho de la naturalidad una marca de estilo. Tanto delante como detrás de la cámara ha conseguido mantenerse fiel a sí misma, emanando espontaneidad y demostrando que la autenticidad todavía es un valor que se pueden conservar en un mundo tan engañoso como es la industria de Hollywood. En ese sentido, su Lady Bird, a golpe de transparencia y cercanía, es toda una declaración de principios frente a la impostura y las ansias de modernidad del cine de autor actual. 

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria