Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Cine

Lección de vida y de honestidad

La creadora burgalesa Lia Willems-Gómez reivindica y tributa al actor, director, dramaturgo, pedagogo e investigador vallisoletano Ricardo Vicente en el documental ‘Océanos de amor’, que presenta en Cultural Cordón este viernes

A.S.R.
20/06/2018

 

El nombre de Ricardo Vicente cayó en manos de Lia Willems-Gómez por azar. Ella nunca había oído hablar de él. Desconocía todo e internet le dio pocas respuestas. Fue algo mágico e inexplicable lo que encendió la curiosidad de esta joven cineasta burgalesa por el actor, director, dramaturgo, pedagogo, cantante, investigador y agitador cultural vallisoletano. En su vida y, sobre todo, en su obra ahonda en Océanos de amor, un documental con el que tributa y reivindica al polifacético personaje. Se proyecta este viernes en Cultural Cordón (20 horas, entrada libre) seguido de un coloquio entre su directora y la autora de la banda sonora, la también burgalesa Beatriz López-Nogales, moderado por la bibliotecaria Angélica Lafuente.

«Era un artista absoluto. El teatro era su vida y con su metodología, sobre la que no he podido ahondar porque está muy guardada, conseguía que también lo fuera para quienes lo rodeaban. Vivía el arte con una honestidad que hoy en día nos falta. Él perseguía la verdad y la mostraba. Era una búsqueda constante. Para mí es lo más importante y debería ser un referente para muchos», resume Willems-Gómez.

Para ella ya lo es. Confiesa que Océanos de amor le ha cambiado la vida. Ricardo Vicente (Valladolid, 1968-2009) se ha convertido en un espejo en el que mirarse en su vida profesional y personal. «He descubierto que yo quiero contar la verdad. ¿Qué verdad? No lo sé, cada vez será una, y encontrarla será lo bonito. Pero si no es la verdad, que no sea nada. No hay un término medio. Hay que sufrir y sufro cada vez que cuento una historia. Debe ser así, aunque me digan que estoy loca. No sé dónde me llevará el futuro, aunque me preocupa, y más en esta industria tan difícil y tan de amigos, pero o se cuenta todo o nada», sentencia y añade que tanto de él como de un amigo y colega suyo, Pablo Rodríguez, que da su testimonio en el filme, ha aprendido a «trabajar desde uno mismo para poder contar lo de otros».

El documental, de una hora de duración, está articulado en bloques. Recorre su vida, el descubrimiento de su vocación, su paso como pedagogo por la Escuela de Arte Dramático, sus años en el Aula de Teatro de la Universidad, la creación de Cuarteto Teatro y la Escuela de Investigación Actoral Espacio Abierto y su grupo musical Capadocia. A esta realidad se suman cuatro ficciones escénicas en las que la autora intenta plasmar la esencia de su trabajo y hallar un punto de encuentro entre las verdades de Vicente y las suyas.

Un atrevimiento con el que sigue la estela del personaje, que entregó su vida a una pertinaz experimentación e investigación. Un legado que la cineasta lamenta que haya sido olvidado «institucionalmente en una ciudad a la que él dio tanto, que no supo ver que era riqueza para Valladolid».

Océanos de amor, estrenado el pasado 27 de marzo, Día del Teatro, en el Zorrilla, para lo que tuvo que endeudarse, es su aportación. Espera que alguien coja el guante.

Mientras tanto, Lia Willems-Gómez (Burgos, 1997) sigue con su propio sueño. Es una mente inquieta, consciente de la realidad que la rodea y con los pies bien anclados a la tierra que pisa. Los prejuicios por ser mujer y joven con los que se ha topado, los recelos por su falta de experiencia en el sector y su rechazo a formar parte de comanditas culturales no le achantan.

Quiere contar historias -también tiene una novela, Confluencia- y en ello anda. Se encuentra en la fase de montaje de un nuevo documental, que acaba de rodar en Guadalajara. Se titulará Las tempestades de Júpiter y se centra en un familia que padece ataxia espinocerebelosa tipo 7, una enfermedad rara, minoritaria, hereditaria y degenerativa sin cura y sobre la que nadie está investigando en este momento. Un nuevo desafío, otro compromiso con la verdad.

«yo

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria