Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

UN CONCIERTO ENTRE CAJAS

Músicos a las puertas del cielo

La Orquesta Sinfónica de Burgos estrena la novena temporada. Minutos antes de la hora de la verdad sus miembros se acicalan, buscan camerino en el laberíntico Fórum, hacen los últimos ensayos, bromean...


28/10/2013

 

A.S.R. / Burgos

La puerta trasera del Fórum es un trasiego de músicos. Las fundas de sus instrumentos a modo de mochila o maletín los descubre. Son los integrantes de la Orquesta Sinfónica de Burgos (OSBu). Quedan treinta minutos para la hora de la verdad, para el estreno de una nueva temporada, la novena, y los pasillos del Fórum Evolución son un bullir de chicos con pajarita, de chicas terminando de pintarse el ojo y de algún despistado que no acaba de encontrarse en el laberíntico auditorio.   

Marian Serrano es violinista. Está tranquilamente apoyada en una barandilla. Ya se ha cambiado y lee con calma el programa que anuncia la Novena Sinfonía de Beethoven y la colaboración con el coro de la Federación Coral Burgalesa (Fecobur).

Entró en la formación un año después de su nacimiento y vive el nuevo curso con muchísima ilusión. «Estamos todos emocionados con este repertorio», señala y desvela que no hay mucho misterio en los momentos previos. «Supongo que los solistas son más maniáticos, pero para nosotros es una dinámica habitual», comenta mientras se produce un ir y venir constante, saluda a unos y otros o ayuda a la viola Celia Bornemann, que pregunta por un camerino en el que cambiarse. 

Un guirigay de instrumentos se escapa cada vez que alguien abre la puerta de cajas. Nada más hacerlo aparecen dos trompas. Manolo Gran y Luis Núñez. Listos para saltar a escena. Y muy tranquilos ambos. El segundo lo hará por primera vez con la OSBu. Es soriano y le han llamado porque Beethoven urgía engordar el conjunto. «Un placer. Estoy encantado», afirmaba y decía sentirse con la tensión propia de todos los conciertos y con muchas ganas. El primero va y viene, es uno de los refuerzos habituales y cree que esta temporada la hará entera. Para él, como para Marian, el repertorio aporta un extra especial a la noche. 

Mientras Manolo y Luis hablan, tres flautistas se agarran como buenos amigos para hacerse una foto y un violinista la pone banda sonora. Cada uno va a su aire. Muchos bromean, otros prefieren ensayar en soledad, algunos en compañía.

Ellos no lo saben pero el público ha empezado a entrar al auditorio, que registrará un aforo casi lleno.

Aparece por allí Juan Gabriel Martínez. Ha estado al mando de los 125 coralistas. Con abrirse la chaqueta y enseñar la camisa empapada en sudor lo dice todo. «Hay tensión, hay emoción, hay mucha responsabilidad y, sobre todo, mucho honor», se explaya, aunque él no saldrá a escena y se quedará en lo que duda si llamar purgatorio o cielo.

El viola Enrique García Revilla, autor de las notas al programa, es de la OSBu desde la primera temporada. «Todos los momentos previos a los conciertos son especiales, pero este más por la Novena Sinfonía, una obra participativa que Beethoven hizo para la humanidad».

Las tablas están rodeadas. Han bajado los coralistas y falta el aire. Apenas quedan cinco minutos. Cerca de la puerta de salida están los contrabajos. Laura de la Hoz es salmantina y confiesa que este instrumento se elige por descarte. Hasta que no tocó por primera vez en una orquesta no se enamoró de él. 

El regidor abre. Listos, preparados, ya. Serán cerca de 200 personas en escena. Entre cajas, silencio. Un campo antes de la batalla. Fundas huérfanas. Maletas listas para el viaje. Tampoco faltan las flores. 

Pero en escena no están todos. Queda Javier Castro. El director escucha afinar instrumentos. No está nervioso, nada altera su semblante, no hay rituales, solo comer y beber bien, y más en un concierto sin descanso como es el caso. Un choque de manos con Juan Gabriel y una salva de aplausos le anuncia que él también ha entrado en el cielo. 

El club de amigos ya está en marcha 
La OSBu aprovechó el estreno de la novena temporada para difundir la creación de su club de amigos, ya anunciado por su responsable, Javier Castro. Los espectadores pudieron recoger ayer unas papeletas para realizar la inscripción y echarlas ya en un buzón. Cuesta 20 euros y ofrece un carnet de socio, el obsequio de una entrada para la sala grande, prioridad en la adquisición de localidades para los conciertos del ciclo de cámara, encuentros con el director titular, posibilidad de conocer a los solistas y de acceder a ensayos generales, participación en la elección de las obras a interpretar, envío de la programación y ventajas para los acompañantes. También se puede solicitar en amigosdelaosbu@sinfonicadeburgos.com.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria