Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

BURGOS / Entrevista a Óscar Esquivias

«No me veo como autor gay. Son etiquetas que te ponen»

Mientras ultima su nueva novela, participa en el libro coral ‘Lo que no se dice’, un conjunto de relatos ilustrados por Raúl Lázaro que miran los tópicos españoles desde una óptica homosexual. Se presenta mañana en Madrid

A.S.R.
29/10/2014

 

A.S.R. BURGOS
El reto: escribir un cuento que aborde desde una óptica homosexual algunos de los tópicos de la cultura española. Lanzan el guante: Gonzalo Izquierdo y Alberto Rodríguez, editores de Dos Bigotes. Lo recogen: Luis Antonio de Villena, Eduardo Mendicutti, Luisgé Martín, Lluís Maria Todó, Fernando J. López, Luis Cremades, Lawrence Schimel, José Luis Serrano, Óscar Hernández, Álvaro Domínguez y Óscar Esquivias. Minuto y resultado: Lo que no se dice.
Pregunta- Anotan los editores que en ocasiones el tamaño sí importa. ¿Qué dice Óscar Esquivias?
Respuesta- Que depende a qué nos estemos refiriendo. En general, es mejor la calidad que la cantidad. En el caso de la literatura, un haiku puede ser más hondo que la más copiosa de las novelas.
P.- El hilo conductor de estos relatos es estar escritos desde una mirada homosexual. ¿Es necesario serlo para tenerla?
R.- No, en absoluto. Todas las personas tenemos los mismos sentimientos. A mí nunca me ha costado comprender a los heterosexuales.
P.- ¿Quizás cueste más al revés?
R.- En el pasado, sí, porque existían muchos tópicos. La imagen del homosexual estaba marcada por la visión del pervertido, el enfermo... La imagen de normalidad que hay ahora no existía, pero sobre todo por desconocimiento. Eso ya ha cambiado y los jóvenes lo entienden como algo natural y no les cuesta ponerse en la piel de un homosexual.
P.- ¿Y a un escritor?
R.- Los escritores estamos muy acostumbrados a ponernos en la piel de otras personas que puedan tener ya no solo otra sexualidad sino un sexo distinto. Si los hombres solo escribieran de personajes masculinos la literatura no existiría tal y como la conocemos.
P.- ¿Se puede hablar de una literatura gay?
R.- Se puede hablar de obras que reflejan sentimientos y experiencias homosexuales. En ese sentido, hay novelas homosexuales como las pueda haber de piratas, de espías o de náufragos. Es un tema y hay que darle la importancia (relativa y meramente descriptiva) que tiene. Yo nunca me defino como autor gay, ni burgalés ni como nada. Son etiquetas que te ponen los demás y que, de algún modo, sí describen lo que haces. Como no les doy importancia no me ofenden, aunque sí hay escritores que se rebelan por considerarlas muy reduccionistas.
P.- Todo un mundo lejano, su relato, se centra en el misterioso cambio experimentado por el catequista más popular de una parroquia. Homosexualidad e Iglesia. ¿Le gusta meter el dedo en la llaga?
R.- No es un cuento escrito con afán polémico, sino todo lo contrario, está concebido para reflejar las vivencias de aquellos creyentes que viven con sinceridad su fe y su sexualidad.
P.- ¿Hasta que punto le importa que la iglesia católica siga apartando a los homosexuales?
R.- A muchos creyentes, yo diría que a la mayoría, no les supone ningún escándalo que los homosexuales vivan en pareja, pero la doctrina moral de la Iglesia no pude aceptarlo. Esto no me importaría mucho si no quisieran imponer su modelo de familia al conjunto de la sociedad.
P.- Sitúa la historia en su barrio. ¿Gamonal es sinónimo de éxito después de lo sucedido con el bulevar?
R.- Es una de esas victorias de las que no se puede presumir mucho, la verdad.
P.- ¿Por qué?
R.- Yo entiendo la reacción popular y el hartazgo, pero el modelo de ciudad en el que a mí me gustaría vivir es en el que la circulación esté limitada, el peatón y el ciclista tengan la prioridad, haya más zonas verdes... Y nada de eso sucede en la calle Vitoria. Con esa victoria nos hemos resignado a que sea una carretera nacional la que cruce el barrio.
P.- Ahora el resto de España identifica Burgos con esta zona...
R.- Ahora mi gran problema es convencer a todo el mundo de que mi barrio se llama Gamonal y no El Gamonal. Pero ciertamente le ha dado cierta aura épica y proletaria a Burgos.
P.- Una típica: ¿Cuánto de autobiográfico tiene este relato?
R.- De niño tuve mucha fe, pero a la edad de mis personajes ya estaba apartado de la Iglesia. Nunca fui catequista y estoy negado para la música. Hay poco de autobiográfico, pero aquí y allá he ido dejando rastros.
P.- ¿Cuáles?
R.- He sido scout, he estado de campamentos, en mi casa se ponía el Belén en Navidad, la parroquia hizo un concurso y aparecieron catequistas en casa... Hay detallitos.
P.- Se ve aquí también su pasión por la música…
R.- Sí, la música siempre me ha emocionado mucho, pero soy incapaz de cantar sin desafinar horrorosamente, no sé tocar ningún instrumento y ni siquiera puedo leer una partitura.
P.- Confiese: ¿Cuántas veces cantó de joven Pampanitos Verdes?
R.- Es un villancico que me encanta, pero no he sido nunca muy cantarín.
P.- ¿«Una palabra misteriosa es más eficaz que otra común»?
R.- La imaginación es el arma más poderosa que tenemos. De todos modos, yo prefiero la claridad al retorcimiento.
P.- Lo que no se dice es una nueva antología que suma a su palmarés. ¿Qué tiene de especial esta?
R.- Los autores son fantásticos y alguno de ellos fue mi importante en mi juventud porque leí en su obra, por primera vez en nuestro idioma, relatos o poemas donde se tratara la homosexualidad de forma natural, así que me siento muy emocionado de figurar en la misma lista que Lluís Maria Todó o Luis Antonio de Villena.
P.- ¿Está la sociedad preparada para un Lo que se dice?
R.- La española sí, gracias a Dios.
P.- Y la que no podía faltar: ¿Cómo va esa nueva novela?
R.- Está muy avanzada y a la vez muy deshecha. No me atrevo a dar plazos. Tengo a mi editor desesperado. Creí que la terminaría este verano y lejos de hacerlo la he destrozado. Pero estoy muy contento con ella, disfruto mucho, estoy feliz y creo que va a ser muy divertida. Pero ahora está como Teresa Romero, buena, pero no como para fiarme y darle el alta.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria