Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Artes escénicas

Pellizcos de emoción y humor

El Iglú Mágico vive hoy su última jornada en la plaza de la Libertad y completará 65 funciones de magia, teatro, música y danza, la mayoría de menos de 30 minutos. Se ha convertido en uno de los clásicos de la programación cultural navideña

A.S.R.
30/12/2017

 

El termómetro marca ocho grados. No hacen falta guantes y a ratos molesta la bufanda. Pero el frío se queda helado en la plaza de la Libertad. Carámbanos cuelgan de las farolas, las chisteras se cubren con una pátina de escarcha y una veladura blanca impide a los pájaros levantar el vuelo. Poderoso Iglú Mágico. El tiempo de los inuits en Burgos inicia su cuenta atrás. Después de nueve días, levantarán su campamento hoy tras las siete funciones que rematarán esta iniciativa de la programación de la Fundación Caja de Burgos convertida ya en clásico de la Navidad.

Niños sin gorros y adultos con los abrigos desabrochados y sin los hombros encogidos hacen cola a las puertas de la morada de los inuits. Aparece por allí una de ellos. Carola dice que se llama. Anuncia la próxima apertura de puertas. Sonríe y confiesa que jamás pensaría que lo diría, pero de buena gana se quitaba su abrigo venido del frío si pudiera. Bromea con los espectadores al tiempo que rasga sus entradas. Oscuridad en el interior, bombillitas blancas dibujan el espíritu navideño. El espectáculo va a comenzar.

Entre las propuestas de magia, que es la reina de la agenda, se cuela danza contemporánea, un arte menos popular. Pero Mar Gómez y Xavi Martínez consiguen que Helado al vino sepa a poco a pequeños y grandes.

A Javi y a su hija Martina (7 años), que estrenaban ayer este año el Iglú Mágico, se les hace corto y a Laura, bien escoltada por Gadea y Bruno, también.

«Les contamos una historia, les hacemos partícipes de ella, rompemos esa barrera que ellos necesitan», comenta Mar Gómez después del primer pase, con el sudor aún bañando su cara, y reconoce que la idea de este espectáculo cómico es que los niños aprendan a ver danza, a divertirse y a asumirlo como una disciplina más.

Aunque Helado al vino es una propuesta versátil que se adapta al público (adulto, infantil) y al espacio (calle, sala...), la interpretación tira de picardía y un punto de malicia. «Mientras más marrano y agresivo, siempre con humor, más se ríen los niños», anota Xavi Martínez y añade Gómez: «Los niños son más modernos que los padres, pero de largo». «El rubor lo tenemos los padres, los niños lo cogen muy bien si se hace de una manera blanca, con inocencia», toma la palabra el actor y concluye que todo cabe si se hace de la manera adecuada.

Para la Compañía Mar Gómez es la primera vez en el Iglú. Aplauden la propuesta como «una manera estupenda para que los niños vayan viendo pequeñas cosas escénicas» y también que apuesten por un grupo de danza contemporánea «y les acerquen un lenguaje que, de otra manera, tienen más lejano».

Mientras ellos recogen los escasos bártulos con los que han conseguido meterse al público en el bolsillo, el mago Gerard prepara el último bocado de la mañana, Magia para quedarte boquiabierto.

El ilusionista tarraconense repite por segundo año consecutivo. «Está muy bien porque la gente puede ver la magia en primera línea. Es un espacio fantástico. Nada más entrar en el Iglú, la magia los envuelve y se dejan llevar», señala este mago al tiempo que conviene que la magia con humor entra mejor y califica de fantástico que esta propuesta no se ciña solo al ilusionismo y dé entrada al teatro, la danza o la música en directo.

Quedan pocos minutos para que la cremallera vuelva a bajar, nuevos (alguna cara se repetirá) espectadores tomen los asientos y acompañen a los anfitriones en su canción de bienvenida: Somos los inuits y ya estamos aquí, traemos mucha magia para compartir... (entónese con la melodía de We will rock you).

Hoy, último día
El Iglú Mágico vive sus últimas horas en la plaza de la Libertad. Desaparecerá tras las siete funciones de hoy.

Un circo de pulgas. Una carpa dentro de otra. Magomino se pone su chistera roja y su casaca para presentar El domador mágico y su circo de pulgas. Los pases serán a las 11.30, 13.30 y 19.30 horas. Entrada: 3 euros.

Magia para abrir bocas. El Mag Gerard propone Magia para dejarte boquiabierto a las 12.30 y 18.30 horas. Entrada: 3 euros.

Danza contemporánea. La Compañía Mar Gómez vuelve con su Helado al vino a las 17.30 horas (3 euros).

Ilusión, música y humor. Miguel Sevilla, Daniel Guantes y Mario Santamaría sirven una fusión de magia, música y humor en Magsica 3.0 a las 20.30 horas. Entradas agotadas.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria