Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Asociaciones

Pintores y escultores quieren salir en la foto

El Gremio de Autores Plásticos (GAP) nace para visibilizar su trabajo, reivindicar sus derechos como profesionales y ser un interlocutor válido con las administraciones

A.S.R.
11/05/2016

 

Burgos es tierra de pintores y escultores. Con más o menos proyección, con una trayectoria consolidada o en sus albores, con una paleta social o un cincel clásico, con querencia por la figuración o inclinación a la abstracción. Versos sueltos que quieren convertirse en un poema rimado. Se lamentaban de sus cuitas en la barra del bar, se peleaban por sus derechos en un cara a cara con el político, gerente o funcionario de turno, se tragaban la rabia por el ninguneo de la Administración y lloraban por la falta de reconocimiento del espectador. Se sentían la mayoría de las veces como David contra Goliat, quijotes luchando contra gigantes. Hasta ahora que abrazan como credo la máxima tan manida como certera de que la unión hace la fuerza. Todas sus inquietudes han encontrado un canal de expresión en el Gremio de Autores Plásticos (GAP).

Doce artistas forman parte de esta nueva asociación abierta a nuevas incorporaciones que, en palabras de uno de sus miembros, Humberto Abad, es fruto de la necesidad y la humildad.

«Ni somos grandes pintores ni grandes escultores pero sí tenemos muchos años de oficio y podemos juzgar y valorar», prosigue el artista de Quintanar de la Sierra al tiempo que marca como líneas su intención de protegerse como gremio, visibilizar y reivindicar su profesión, educar al público y funcionar como un único interlocutor con las administraciones, a la que pide que tenga en cuenta a los profesionales en su toma de decisiones.

Creen que estas no les dan la importancia merecida. Y no hablan de valorar su contribución a la creación de una conciencia crítica en la sociedad. Se ponen más prosaicos y tiran encima de la mesa los números que su actividad genera.

«Hay 29 millones de personas dedicadas a las industrias culturales, 25 a la del automóvil y 1,5 a las teleco, es decir, las primeras mueven el 3% del Producto Interior Bruto y, sin embargo, se sigue sin diferenciar la dedicación de una mera ocupación, que está muy bien, pero no es profesional», se regodea Luiso Orte, entre los más combativos del pelotón, quien incide en «el desprecio a los autores por parte de galerías, museos o la propia Administración».

Al margen de polémicas, para Juan Martín Oña la clave de GAP está en la urgencia de esa unión. «Hasta ahora nos hemos movido de una manera individual y eso en el fondo nos ha hecho perder derechos», evidencia y afirma sentirse en inferioridad de condiciones con respecto a otros agentes culturales. «Si eres actor o músico y actúas en cualquiera de las salas públicas que hay te pagan, pero a un pintor o escultor no. ¿Por qué?», se cuestiona consciente asimismo de la batalla que también deben librar aquellos.

Aclara que no se trata de pedir por pedir, sino por lo que tú das a la sociedad a través de tu trabajo creativo. «Si te metes en el estudio con la única idea de vender, porque tienes que comer, tu trabajo se resiente. Qué queremos: una obra más personal y verdadera o una comercial», deja caer con el asentimiento de sus colegas. «El arte hoy en día en Burgos depende de la generosidad del artista», sentencia.

La posibilidad de cobrar entrada como en artes escénicas o en música no les parece descabellada. «Igual nos sorprendíamos de lo que ocurría. Tal vez funcionaba mejor y por curiosidad la gente pagaba y aprendía a valorarlo», conjetura Orte.

Elvira Mateos, la más joven de la troupe, con tres años en la escena pictórica, cree que, a pesar de estar feliz con el devenir de su carrera, la presión que puede hacer el grupo es fundamental y mira con envidia como otros colectivos, como el de las artes escénicas y los músicos, aprendieron la lección hace tiempo.

Llama la atención igualmente sobre la importancia de GAP como masa intergeneracional y aplaude la asesoría y los consejos que puede recibir de sus componentes con más experiencia.

Y quizás entre esas lecciones esté la de que aprenda que le será difícil ser profeta en su tierra. Humberto Abad enciende el foco sobre ese rasgo tan característico de estos lares. «Se valora más a quien está fuera, se cree que es mejor, y si vives aquí tienes que lucharlo más», lamenta y ante ello Elvira Mateos pide a los políticos ser «más nacionalistas» en ese sentido y mimar a sus creadores.

La acción de la asociación busca igualmente «mejorar el papel del arte contemporáneo en el sistema educativo para garantizar el derecho al conocimiento y disfrute de la creación» y «fomentar una información rigurosa y de calidad sobre él en los medios de comunicación».

Estreno público
El ánimo de GAP es desarrollar un programa en torno a su profesión que implique a la sociedad. Léase conferencias, libros, encuentros diversos, intercambios con artistas de fuera de la ciudad...
Su primera actividad pública será Conectados sin cobertura, una exposición colectiva en el Arco de Santa María a inaugurar el jueves 19 de mayo. En ella estarán los autores que ya se han comprometido sin medias tintas con esta asociación.

Humberto Abad, Ismael Alí de Unzaga, Rodrigo Alonso Cuesta, Fernando Arahuetes, Enrique Barrio, Beatriz Marcos, Juan Martín Oña, Elvira Mateos, Rafael Mediavilla, Inés Santamaría, Luiso Orte y Paco Ortega participan en esta muestra planteada a modo de bautismo de este nuevo colectivo que, aclara Martín Oña, trabajará por los intereses de la actividad plástica burgalesa, no solo de sus integrantes. GAP ansía que el gremio salga en la foto de la cultura burgalesa como miembro de pleno derecho.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria