Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El Premio Camino del Cid viaja al Salvaje Oeste

El jurado destaca la calidad literaria del libro de Javier Lucini


04/05/2010

 

Apacherías del Salvaje Oeste (Mono Azul Editora), de Javier Lucini, es el libro ganador del III Premio de Literatura de Viajes Camino del Cid, fallado ayer en la capital burgalesa. El escritor madrileño recibirá el galardón el 20 de mayo en Valencia, cuya Diputación preside este año el Consorcio Camino del Cid, convocante de este reconocimiento, dotado con 13.000 euros.
El presidente del jurado, Javier Reverte, destacó ayer que este volumen es el mejor escrito de los ocho finalistas. «Todo lo que sea tratar bien el lenguaje, y más cuando hablamos de un premio literario, merece ser premiado», explicó a través de una nota de prensa tras la reunión mantenida con los otros dos miembros del tribunal, el también escritor Jordi Esteva y el director del programa de televisión Al filo de lo imposible, Sebastián Álvaro.
Reverte apuntó igualmente que se trata de una obra muy solidaria. «El autor ha querido hacer una apuesta decidida por esta gente», dice Reverte en alusión al pueblo apache. Los tres valoraron de forma muy positiva la descripción que el escritor realiza de un territorio «poco conocido en el panorama literario y que sin embargo el cine ha difundido muchísimo a través de las películas de, por ejemplo, John Ford».
Precisamente el cine está muy presente en la vida de Javier Lucini (Madrid, 1973). En este mundo se enfrascó para su primer libro, El cine en el universo de la ética (Anaya, 1996). Una pasión compartida con la literatura, con varios títulos dirigidos a la infancia (La canción del mal amado y otras desmitologías y Antología de textos literarios. Los derechos del niño en la literatura universal), la traducción y la edición, pues es director de la colección E La Nave, de literatura norteamericana del siglo XIX, de Mono Azul y de Acuarela, para la que ha traducido las biografías de Johnny Cash y Mezz Mezzrow y ha firmado el cómic Anillo de fuego.

JAVIER LUCINI «A quien va a una reserva india se le cae el alma a los pies. Viven en la miseria total»
Sin palabras se quedó Javier Lucini ayer después de la llamada del editor de Mono Azul para comunicarle su victoria en el III Premio de Literatura de Viajes Camino del Cid. Y tardó en reponerse. «Estoy en las nubes. No sé qué decir», se oía su risa nerviosa al otro lado del teléfono. «Por supuesto es una gran satisfacción después de tanto tiempo de trabajo...», respiraba profundo. Este quiero y no puedo desaparece cuando se trata de hablar de Apacherías del Salvaje Oeste.
Pregunta- ¿Cuándo, dónde y cómo empieza ese interés por las reservas de los indios apaches?
Respuesta- El interés viene desde pequeñito, tanto de las películas que veía de niño como de las lecturas. Siempre había tenido el gusto por el Lejano Oeste. Además mi abuelo, que era un fanático de las novelas de Marcial Lafuente Estefanía, era de Tenerife y al ver las películas del Oeste se emocionaba y me hablaba de los indios, de unos personajes fascinantes que habían habitado las Islas Canarias... Poco a poco me fui decantando por la cultura indígena más que por John Wayne y Toro Sentado. Y con el paso del tiempo empecé a viajar a Estados Unidos para ver qué había quedado de esta cultura y de estos viajes, sobre todo de los realizados en los últimos cinco años, surgió esta historia. En un principio no tenía intención de escribir un libro, pero descubrí las memorias de Gerónimo, me las traje y propuse a la gente de Mono Azul traducirlas. Mientras lo hacía mis experiencias allí empezaron a removerse en mi cabeza, su voz me recordaba a la de los indios de Elko, un pueblo de Nevada, donde cada año celebran un encuentro que me permitió conocer a poetas indios. Ellos me dieron la clave de esta obra, me recordaban la lucha por la supervivencia, la libertad... P.- ¿Cómo se articulan estas vivencias, emociones, filosofía...?
R.- La historia es muy curiosa. En principio iba a ser el prólogo para las memorias de Gerónimo, pero se me fue la mano. Así se lo dije a mi editor cuando vi que el libro era de 120 páginas y la introducción de 500. Apacherías del Salvaje Oeste son cincuenta apacherías, textos de distintas dimensiones, y cada una toca un tema: el cine, la literatura, la historia del pueblo apache, la personal de Gerónimo... y entre medias el relato de mi viaje y cómo voy entrando en contacto con estas culturas nativas.
P.- ¿Hasta qué punto el cine ha sido una influencia?
R.- Lo ha sido como una referencia inspiradora y crítica con cómo se ha tratado a los indios en general en el mundo del cine. Hay muchas anécdotas. A los directores les daba igual una tribu que otra, no respetaban sus culturas, sólo les importaba que supieran pegar tiros, caer bien del caballo y que muriesen con cierta gracia. Y los indios dinamitaban esto desde dentro, hablaban en sus idiomas y, aunque los directores pensaban que traducían lo que venía en el guión, en realidad se burlaban de ellos. Otra parte importante es la dedicada al Movimiento Indio Americano (AIM), una organización que hoy sigue luchando, pese a todas las trabas que les pone el Gobierno, para conseguir que les devuelvan sus tierras, sus derechos... Y con esta esperanza se cierra el libro.
P.- ¿Esta obra puede contribuir de algún modo a esa supervivencia?
R.- Espero que sí, sobre todo por devolver a la gente que lo lea la pasión por esa cultura nativa. Además siempre han sido culturas de tradición oral, no han dejado documentos escritos, es fácil que se pierda y la única manera de luchar contra ello es que sus voces se oigan. Por eso quise traducir la voz de Gerónimo y Apacherías... es un gesto de agradecimiento a toda esta gente que me acogió de manera increíble.
P.- ¿Cuál ha sido la mayor satisfacción, lo que más le ha llegado al corazón?
R.- Conocer a Henry Real Bird, un indio cuervo que vive con sus setenta caballos, su mujer, sus niños y para mí fue impresionante ver como esta filosofía sigue viva en él. También comprobar que la cultura cow boy en Estados Unidos, a pesar de lo que se ve desde fuera, no es una historia de vaqueros contra indios sino que, al estar ambos en vías de extinción, se han unido para sobrevivir, para mantener las viejas tradiciones...
P.- ¿Y alguna decepción?
R.- A cualquiera que viaje a una reserva india se le cae el alma a los pies. Viven en la más absoluta miseria. Estas reservas suelen estar en las peores zonas de los estados, hacinados en chabolas, pero quizás lo que más me sobrecogió es una enfermedad, el Síndrome de Alcoholismo Fetal, que hace que los niños nazcan alcohólicos y que ya ha afectado a varias generaciones. Es terrorífico. Y está la historia de Leonard Peltier, un sioux que desde los setenta defiende los derechos de los indios, que sigue en la cárcel acusado injustamente de haber matado a dos agentes del FBI. Es un símbolo de la resistencia y de la injusticia que sigue cometiendo el Gobierno Norteamericano, pero es un tema que no se toca. Los hispanos, los espaldas mojadas, los afroamericanos... están aún de actualidad, pero los indios han desaparecido de la conciencia nacional e incluso internacional. Es lamentable que una cultura tan rica esté amordazada. Este libro es una manera de decir que están ahí.
P.- ¿Ahondará más en esta investigación?
R.- Para devolver toda la generosidad recibida me propuse tres cosas: traducir las memorias de Gerónimo, las de Nube Roja y las de Sarah Winnemucca, la primera mujer india que logró derechos de autor. Ya he cumplido la primera y estamos en las otras dos.

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria