Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

BURGOS / Publicación

‘Que sus versos cantan’

María Jesús Jabato cincela con su pluma la vida de Miguel Hernández en el poemario ‘Libro de las lunas’, traducido al inglés por Pablo Quintana e ilustrado por María Bravo

A.S.R.
06/05/2015

 

Los versos de María Jesús Jabato se rinden a la poesía de Miguel Hernández y a la vida de aquel niño de Orihuela que quiso la luna y la consiguió. La escritora burgalesa talla la biografía del pastor que baila con cabrititas que balan por soleares, cincela los sueños del aprendiz de poeta que escribe versos blancos / agua y espuma, se pone las gafas de un niño para observar la sinrazón y el absurdo de cualquier guerra, se duele de su obra poética inacabada, llora su pérdida y celebra que aún siga vivo en sus estrofas. Lo hace en su nuevo poemario, Libro de las lunas, una autoedición con ayuda de la Fundación Caja de Burgos, traducida al inglés por Pablo Quintana e ilustrada por María Bravo.
El proyecto de dedicar un volumen a la vida del autor de El rayo que no cesa o Cancionero y romancero de ausencias viene de lejos. Hacía tiempo que la vate quería desechar del imaginario infantil la idea del escritor como alguien serio, mayor e inaccesible y pensó que Miguel Hernández, «el niño poeta», sería su mejor aliado en esta aventura.
Decidió que el hilo argumental de este retrato serían las cuatro fases de la luna, palabra mágica y pertinaz en toda la trayectoria del oriolano, que ya en su primer libro se presentó como Perito en lunas.
La luna nueva ilumina su infancia como pastor de cabras; el cuarto creciente alumbra sus pinitos en la escritura en plena naturaleza; la llena ampara los años de la cruenta Guerra Civil que marcarán su biografía sin remedio; y el cuarto menguante enfoca su muerte en la prisión de Alicante en 1942 y el impagable legado de su obra.
«Quiero que los lectores sientan que Miguel Hernández era un niño como ellos, que vivió unas circunstancias históricas determinadas, que llegó a ser un poeta universal, y también que vean que los sueños se pueden conseguir, que no hay barreras insalvables», entona Jabato, ganadora del Premio de Poesía que lleva el nombre del poeta, que realizará una primera presentación del libro el lunes en la librería infantil La silla mágica (18 horas).
‘Moons’ book’
Este volumen, que en la amplia bibliografía de la autora se pierde en la cuenta, ampara el debut de María Bravo en la ilustración y Pablo Quintana en la traducción. Ambos convienen que el guante lanzado por la escritora y a la vez tía y madre, respectivamente, fue un auténtico desafío... del que salen bien parados.
Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca y actual alumna de un máster de Diseño Gráfico y Dirección de Arte, María Bravo se tomó su tiempo para este estreno. No quería defraudar a quien había confiado en ella. Durante dos años, leyó mucho sobre el protagonista, encontró referencias y se preguntó cómo le gustaría que le vieran los pequeños. Abocetó el retrato del niño Miguel y lo ultimó en el ordenador. Ese infante recorre las páginas del libro. Baila alegre con las cabrititas, juega vestido de caqui, se esconde angustiado en la trinchera, duerme bajo un árbol acunado por una nana, pinta su amor por la poesía... Siempre niño. Siempre inocente.
Mimo puso igualmente en el dibujo de las lunas. «Quería que sus cuatro fases estuviesen diferenciadas, pero a la vez todas las ilustraciones fueran coherentes», matiza esta joven burgalesa del 91, finalista del Premio AXA 2013, que ve en la ilustración editorial infantil una salida profesional más que interesante.
Osada es la palabra que elige Pablo Quintana (Burgos, 1990) para resumir la proposición de llevar al inglés Libro de las lunas. «Una traducción de poesía es complicada a la hora de mantener el significado, el ritmo o la métrica y mucho más en la infantil, que juega muchísimo con eso», explica este licenciado en Derecho, que actualmente está realizando el Máster de la Abogacía en la Universidad de Burgos y que, aunque encaminará su futuro a las leyes, está satisfecho con esta primera incursión en este campo, del que, confiesa, ha aprendido.
También lo harán quienes se pierdan en las rimas, juegos de palabras y cancioncillas que tejen Libro de las lunas, treinta y seis poemas para brincar, reír, jugar, soñar... y llorar, también llorar, pero conscientes de ¡Que Miguel se ha muerto! / La gente que clama / no sabe que vive, / que sus versos cantan.


 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria