Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

40 Feria del Libro

Reloj no marques las horas...

Jesús Toledano arma un relato de suspense que vuelve a tener a Burgos como escenario, pero que por primera vez va más allá de los 80. Se presenta hoy en la Sala Polisón

A.S.R.
24/05/2016

 

Después de tomarse la penúltima en los bares de la movida burgalesa en Si te dicen que salí..., de trabar una historia de amor entre un yonqui y una niña pija en A las ocho en Garden y de patrullar por las calles en busca de un asesino en Burgati. La ciudad de las tres noches, Jesús Toledano sale otra vez a la pista para bailar un bolero en El reloj, su nueva novela, en la que vuelve a recurrir a su Burgos como escenario, pero donde, por primera vez, estira la acción más allá de los años ochenta, aunque siguen teniendo su papel, y no baladí.

Esta nueva publicación, con la que reaparece también tras un largo silencio la editorial Gran Vía, se presenta hoy en la Sala Polisón (20 horas) con la participación del autor, el editor, Eduardo Munguía, el historiador y periodista Miguel Moreno, y el gerente del Club Deportivo El Cid, Carlos Paulino Alonso.

Un retraso de veinte minutos en el mítico reloj de la plaza de Santo Domingo el 16 de febrero en 1988 va a voltear la vida de cuatro burgaleses sin que en ese momento se percaten de ello. Sin que esa mañana sepan cuán determinante será no llevar reloj de pulsera.

Sergio sale corriendo de casa rumbo al Colegio Universitario para interesarse por la carrera de Derecho. Cree que ha perdido ese autobús y coge otro. Allí se encuentra con un amigo de la familia que cambiará el rumbo de sus estudios y de su vida.

Manuel es un agente de policía local al que se le borra la sonrisa de felicidad tras haber conseguido apartar a su mujer alcohólica de su hija cuando ante sus ojos, sin poder llegar a tiempo, asesinan a su compañero en la orilla del río. La culpa lo comerá. Quizás no del todo. O sí.
Juan nunca acude a su cita con Tania. Mientras ella espera y ve como pasan los minutos, él cree hacer tiempo y se topa con sus nuevos amigos de la facultad. Está tan a gusto que decide no acudir a su encuentro. ¿Se arrepentirá?

Marcos es un joven retraído que empieza a soltarse tímidamente durante el servicio militar. Ese día, sus compañeros le han dejado en Correos para hacer una gestión. Termina y cree que aún le queda margen hasta que regresen a por él. Ve un autobús aparcado en Caballería. Se acerca. Informan sobre el ejército profesional. Toma una decisión que marcará su destino.

La novela sigue los pasos de Sergio, Manuel, Juan y Marcos en los años 1994 y 2001. Sus vidas bailarán en torno a aquellos minutos y correrán por unas páginas tiznadas de suspense, costumbrismo, historia... Vuelan el amor, el desamor, el desenfado juvenil, los personajes atormentados, la soledad, un caso policial... Y también una punzada de nostalgia.

«Es una reflexión sobre el tiempo -representado por el reloj de Santo Domingo-, el espacio -Burgos- y la materia -los burgaleses-. Algo físico, filosófico y conceptual. Algo que la portada refleja muy bien como es la pequeñez del individuo ante el tiempo y el destino», resume el escritor que, infatigable agitador de la memoria, brujulea por la historia de la Cabeza de Castilla y recupera episodios reales que aliñan esta trama principal y las otras menores que se hilvanan junto a ella.

Ahí irrumpe Carolina, una camarera buenorra que pone copas en un bar de Las Llanas, que sirve a Toledano para recrear la vida nocturna de los ochenta con música de Los Inhumanos, Aerolíneas Federales o Danza Invisible. Nada que ver con el famoso bolero que, sin sonar, tanto dice en esta novela... Reloj no marques las horas, porque voy a enloquecer, ella se irá para siempre...

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria