Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

XVI Salón del Libro Antiguo

La seducción del papel viejo

Siete libreros de Barcelona, Santander, Valencia, Madrid y Burgos extienden sus tenderetes en el Monasterio de San Juan con joyas bibliográficas para coleccionistas, volúmenes populares y curiosidades

A.S.R.
16/02/2018

 

Ley de amor, un volumen de Francisco de Osuna, impreso en Burgos por Juan de Junta en 1536; una Historia natural, del siglo XVI; la primera edición hecha en tela de la revista satírica Tela cortada; o el facsímil del misterioso Voynich conviven con la Enciclopedia escolar Álvarez, tebeos del Capitán Trueno, un recortable de la Catedral o títulos curiosos como El pedo y su aportación a la ciencia moderna. Joyas bibliográficas reservadas a coleccionistas, volúmenes populares, tanto de temática como de precio, y curiosidades que apelan a la nostalgia conviven en las siete librerías de viejo que participan en el XVI Salón del Libro Antiguo Ciudad de Burgos, que ocupa el Monasterio de San Juan hasta el domingo.

Todos son viejos conocidos del público burgalés. Pelegrí (Delstres) lleva seis o siete años viajando desde Barcelona. Su novedad en esta ocasión es un apartado de obras que hablan del propio libro (Lo peor no son los autores, de Mario Muchnik; La ladrona de libros, de Markus Zusak; Los libros que nunca he escrito, de Steiner...) «para la gente que entre y no sea entendida en el mundo del libro antiguo o viejo». Coleccionistas, dice, todavía quedan y rechaza que estén en peligro de extinción. «Hay los mismos que siempre, pero ahora en vez de tenerlos a nuestro alrededor somos nosotros los que tenemos que ir donde están», advierte y conviene en que internet es un aliado «hasta cierto punto, solo tienes que saber qué pones para que sea buscado y qué es lo que encuentras que sea verdad». Ve la botella medio llena y sostiene que sí ve afición entre los jóvenes, «sobre todo en aquellos que han tenido una educación libresca en casa».

Más resignación, aunque entusiasta, destilan Antonio Lorenzo (Asilo del Libro de Valencia), que apenas ha faltado un año a la cita, y Francisco Roales (Roales de Santander). Minutos antes de la inauguración departen sobre un sector en el que el primero lleva 39 años y el segundo, 15.

«El negocio está de putísima madre», ilustra Lorenzo. «Por lo menos no se para. Continúa. La gente no tiene prevalencia por el soporte libro, pero sigue funcionando», analiza el valenciano. Su colega cántabro está de acuerdo: «Tenemos que seguir. No hay otro remedio».

Reconocen que todo ha cambiado y se ven pocas caras jóvenes. «No hay generaciones nuevas que tengan este cariño que tenían antes por los libros», indica Roales y es Lorenzo quien lanza su dedo acusador hacia las nuevas tecnologías. «Ahora la gente solo tiene tiempo para internet y se ha acostumbrado a tenerlo todo en la nube y todo gratis», anota y tira de sarcasmo cuando se le presenta a internet como aliado. «Mira si lo es que si yo tuviese un botoncito, lo pudiera apretar y que desapareciera lo hacía ya», remacha. «Es un vehículo que genera competencia desleal, cualquiera puede vender un libro. Hay un descontrol total», afirman antes de zambullirse entre sus papeles.

El Salón del Libro Antiguo arranca con el reto de mantener las 5.000 visitas del año pasado y con el ánimo de atraer a todos los públicos despliega un variopinto programa de actividades: concierto del Grupo vocal Coda (hoy, 20 horas); talleres infantiles de caligrafía creativa (mañana, 19.30 horas) y encuadernación (domingo, 12.30 horas); y un concurso literario que seguirá la pista a joyas bibliográficas relacionadas con Burgos.

Convenios en el limbo
El presidente de la Asociación Provincial de Libreros prendió la mecha durante la inauguración del Salón del Libro Antiguo. El convenio anual que desde hace tres años firman con el Ayuntamiento aparece sin partida en el presupuesto prorrogado de 2018. Y Álvaro Manso aprovechó la tesitura para, con luz y taquígrafos, arrancar al alcalde, Javier Lacalle, el compromiso de que esa subvención, que el año pasado ascendió a 25.000 euros, se mantendrá.

El regidor restó importancia a esa ausencia. Lo achacó a la situación de presupuesto prorrogado en la que está la ciudad. «Nunca en el mes de febrero hemos tenido un presupuesto, nada cambia respecto a ediciones anteriores. Habrá que ver si finalmente no lo tenemos y si se produce una incorporación directa (de la partida) por parte de Intervención o hay que articularlo para incorporarlo por modificación presupuestaria», señaló y sostuvo que se trata de «una cuestión exclusivamente técnica, desde el punto de vista de fondo no hay duda sobre el trabajo que hacen los libreros».

Unas palabras con las que estaba en desacuerdo el portavoz del grupo municipal socialista, Daniel de la Rosa, que negaba con la cabeza mientras las escuchaba detrás de la nube de periodistas. Tanto que pasó a primer plano para dar su versión.

«En el capítulo 4 de las transferencias corrientes que el Ayuntamiento destina a distintos convenios, hay varios que, desde el criterio de Intervención, no tendrán partida, entre ellos el de Libreros», sentenció matizando que esa es la información que tiene el Grupo Socialista, aunque aún no ha pasado por la Comisión de Hacienda. «Esto quiere decir que los grupos estaremos en la obligación de intentar llegar a un acuerdo para recuperar esas partidas a partir de una modificación presupuestaria», arguyó el concejal sin conseguir que el mandatario popular se bajara de su burro.

«En estos momentos no hay ninguna decisión tomada por los servicios económicos. Cuando tengamos la información definitiva de Intervención habrá que decidir. Hoy no hay nada. Hoy no nos han dado una respuesta definitiva. No vamos a marear la perdiz», remató Lacalle.

Lo cierto es que sí existe un documento, proporcionado por el PSOE, en el que la subvención al gremio de libreros aparece a cero en el presupuesto prorrogado de 2018.

Y en esta misma situación, con el contador provisional a cero, se encuentran otras asociaciones y actividades culturales (entre paréntesis la cantidad que recibieron el año pasado): Festival de Folclore (100.000 euros); Federación de Fajas, Blusas y Corpiños (145.000 euros); el ya celebrado Encuentro Iminjo (Impulso a la investigación en jóvenes) del Bachillerato Internacional del Cardenal López de Mendoza (5.000 euros); Asociación Cultural Proala, con sus actividades de animación a la lectura (20.000 euros); el Ballet Contemporáneo de Burgos, para la organización del Certamen Internacional de Coreografía Burgos-Nueva York (27.000 euros); la cuota de la Red de Ciudades Napoleónicas (3.000 euros); el Festival Tribu (40.000 euros); la Agrupación Adelmus (4.100 euros); y el Festival Charamburu (4.000 euros).

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria