Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Artes escénicas

Teatrería Denuncia se va de cañas con Brecht

El taller culmina el noveno curso con el estreno de ‘Los fusiles de la madre Carrar’, del alemán. Se estrena mañana en la Casa de Cultura de Gamonal

A.S.R.
21/06/2018

 

Bertolt Brecht fue uno de los intelectuales extranjeros que se quedaron espantados con la barbarie desatada en la Guerra Civil y dejó constancia de ese horror en Los fusiles de la madre Carrar, un texto que narra como una mujer, que ya ha perdido a su marido en la Revolución de Asturias del 34, pasa de oponerse a que sus hijos arriesguen su vida en el frente y es partidaria del pacifismo a la defensa de la acción más combativa. Teatrería Denuncia eligió esta obra ceñida a la memoria histórica para trabajar durante su noveno curso. Desde noviembre a junio, el dramaturgo alemán ha sido uno más. Ha compartido cañas después del ensayo, ha maldecido la mala retentiva de unos, ha reído con todos, ha arreglado el mundo con ellos y hasta ha pedaleado a su ritmo.

Nerea Pérez, que encarna a la protagonista, cuenta que se ha aprendido su papel escuchándose a ella misma en los cascos mientras subía y bajaba de casa al curro en su bicicleta. Pedalada a pedalada, ha dibujado a la señora Carrar en su imaginación. Ha visto su bandera blanca ondear, le ha escuchado defender que los pobres no pueden ir a la guerra, ha sentido su desasosiego, ha levantado el puño con ella...

«La historia es la hostia. Está todo dado. No necesitas más. Me ha gustado que fuera una mujer y, además, con un montón de sentimientos enfrentados, que tiene que ir lidiando con lo que está bien socialmente en ese momento y lo que piensa su familia», señala y añade que no le ha costado meterse en la piel de esta mujer. «Veo a mi madre, he visto a mi abuela, y me encuentro a diario con mujeres que lidian con eso, con esa lucha contra los estereotipos», expone esta actriz veterana, que ha asistido al taller de teatro los nueve años que lleva en pie.

Se apuntó arrastrada por los colegas. Probó, le gustó y ya hace tiempo que siente que ese jueves a la semana es esencial en su vida, por los amigos, por las cañas y por la emoción de estar creando algo. «Es un entorno muy de estar en casa», concluye y, aunque esa sensación prevalece, también reconoce que se suda la gota gorda.

La directora, Paloma Fernández Yllana, no permitiría lo contrario. Y más con Bertolt Brecht entre ellos. «El texto fue todo un descubrimiento. Es una obra que escribió en tiempo récord para dar a conocer lo que se estaba viviendo en España en plena Guerra Civil», indica sobre esta pieza que estrenan mañana en función única en la Casa de Cultura de Gamonal (20.15 horas, 4 euros, destinados a la Coordinadora para la Recuperación de la Memoria Histórica).

Por primera vez, Teatrería Denuncia lleva a escena el guion de un gran dramaturgo, sin quitar ni una coma, pero, fiel a su espíritu explorador, suma un intermedio y la recreación de los pensamientos de Juan, uno de los hijos, sin voz en la obra original, y de las milicianas. «Son tres espacios diferentes imbricados en el mismo espectáculo», matiza Fernández Yllana feliz con este texto universal e intemporal.

A ese personaje inventado, a Juan, le pone voz la nueva del grupo, Belén Muñoz, la única incorporación de este curso. Un desafío al que se ha enfrentado con valentía. «Ha sido algo novedoso para mí. Un aprendizaje total. He intentado aportar mi granito de arena y creo que será interesante», aventura satisfecha con el trabajo y con el grupo. Confiesa que al principio fue difícil porque el teatro de Denuncia es muy distinto al que hacía en Bilbao, de donde viene y había hecho sus pinitos. ¿Nervios? Ninguno. «Trabajar delante del público a mí me levanta», enfatiza y espera que también lo haga el patio de butacas.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria