Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Teatro

«Tener siete Max es ya una responsabilidad»

Elisa Sanz celebra el Premio al Mejor Diseño de Espacio Escénico con un aplauso al equipo de ‘Bodas de sangre’ y a las asociaciones de artes escénicas que luchan por sus derechos

A.S.R.
20/06/2018

 

Faltan pocos minutos para las cinco de la tarde, la noche de celebración en Sevilla ha sido larga, y muy grata, y el viaje en AVE hasta Madrid cansado, pero Elisa Sanz ha ido directa del vagón a una reunión de trabajo, está a punto de entrar en otra con Enrique Cabrera, director de Aracaladanza, que prepara espectáculo para diciembre, y aún le espera una tercera a lo largo de la tarde. «El trabajo es el trabajo», apunta la escenógrafa y figurinista burgalesa que unas horas antes subía al escenario del Cartuja Center de Sevilla para recoger su séptimo Max. Levantó el Premio al Mejor Diseño de Espacio Escénico por su creación para Bodas de sangre, de Pablo Messiez, director con el que también ganó el anterior, La piedra oscura, ambos montajes de espíritu lorquiano.

«Nunca podré agradecerle lo suficiente que me invitara a compartir con él este Lorca, con él y con un grupo de actores tan maravilloso como generoso», dijo al micrófono durante su intervención, apuntada en una chuleta que sacó del escote y reivindicativa, como siempre.

Dedicó el galardón a las asociaciones relacionadas con las artes escénicas, en especial a la de Artistas Plásticos Escénicos de España, «que realiza un trabajo importantísimo para la mejora, defensa y evolución de nuestras profesiones», de la que es tesorera.

«Todas han hecho un trabajo enorme para sacar adelante el Estatuto del Artista. En este mundo tan individualista son un ejemplo de colaboración, de lucha por los profesionales y de puesta en valor de un trabajo que hace muchos años no tenía ese lugar», añadía la creadora ayer a través del teléfono convencida de que «ya sí se considera que la labor de un escenógrafo no es la de un decorador, sino como la de esa persona que escribe en el espacio una dramaturgia».

Y «puesto a huevo» por el presidente de la SGAE, Fernández Sastrón, urgió una empresa que gestione los derechos de escenógrafos, iluminadores o figurinistas «porque también somos autores», que mereció los aplausos de sus compañeros desde el patio de butacas.

«Esto viene de la tradición dramática y literaria en la que la palabra puede más que la imagen. Primero se considera autoría la palabra, luego la música, después vinieron los coreógrafos y ahora hay que dar un paso más», observa peleona, como siempre, y feliz con sus siete estatuillas.

¿Una cifra de récord? No se ha parado a pensar si alguien tiene más, pero sí nota el peso. «Para mí es importante tanto Max y tener siete ya es una responsabilidad», advierte convencida de que la escenografía de Bodas de sangre se lo merece. «Fue muy hermosa».

Aunque sus antecedentes la desdicen, Elisa Sanz asegura, «y no es falsa humildad», que una nunca espera escuchar su nombre y que ya se siente reconocida con figurar entre las finalistas. Y menos cuando se mide con Lluc Castell, nominado por L’Ánec salvatge, que fue su maestro. A él se abrazó antes de subir a las tablas.

Un paseíllo en el que ya es veterana. Desfiló por primera vez en 2004 para recoger el Max a la Mejor Escenografía por El rey se muere, de Teatro de la Abadía. Cuatro años después hizo doblete y se llevó sendos galardones a Mejor Vestuario y Escenografía por Pequeños paraísos, de Aracaladanza. A esta misma compañía debe el cuarto, conseguido en 2011 por el vestuario de Nubes. Un año después presumiría del quinto a Mejor figurinismo por su trabajo en La avería, dirigida por Blanca Portillo. Habría de esperar cuatro años para sumar el sexto. Mejor Diseño de Espacio Escénico por La piedra oscura, un texto de Alberto Conejero inspirado en Rafael Rodríguez Rapún, que pasó a la historia como el último amante de Lorca, dirigido por Messiez y que resultó la gran triunfadora de la decimonovena edición de estos premios.

Aunque estos días pisa el acelerador porque se quiere ir el sábado de vacaciones y vive un momento de relativa tranquilidad, en el horizonte le esperan nuevos desafíos. El domingo estrena Desengaños amorosos, una versión de Nando López sobre textos de María de Zayas y Sotomayor, dirigida por Ainhoa Amestoy, en el Festival de Teatro Clásico de Cáceres, que luego irá a Almagro. Tras el citado proyecto de Aracaladanza para diciembre, repetirá con Pablo Messiez con una zarzuela en febrero y le aguarda otra colaboración en el Teatro Español. Un abanico de propuestas entre las que, quizás, esté la octava manzana a la que la creadora burgalesa hinque el diente. De momento, muerde la séptima. Y le ha sabido a gloria.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria