Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Valentino, un lutier en la biblioteca

La Miguel de Cervantes expone una colección de instrumentos artesanales


22/05/2012

 

A.S.R. / Burgos
Hace diez o doce años, un amigo conocedor de su interés por la madera, animó a Valentín Alonso, Valentino, a conocer al lutier Andreas. La curiosidad lo acercó hasta el taller del artesano fallecido el año pasado. Empezó haciendo un rabel y hasta ahora. Se quedó fascinado por este mundo que implica a tantos sentidos. Que huele a madera, que suena a música de otros tiempos, que se deja sentir bajo los dedos y que rezuma belleza. Un universo en el que se conjuran distintas artes y que él modela para construir instrumentos musicales de cuerda barrocos. «Para hacer guitarras hay muchos, aunque si me los encargan no digo que no, pero de música antigua no hay tantos fabricantes», apunta mientras se recrea en la explicación de cada una de las cuarenta piezas que expone en la sala de la Biblioteca Miguel de Cervantes hasta el 2 de junio (de lunes a viernes de 9 a 21 horas y sábados de 9 a 14 horas).
Todas las obras mostradas pertenecen a su colección particular. Todavía no ha olvidado la primera que modelaron sus manos, aquel rabel, que no era, precisamente, el instrumento más sencillo de ejecutar.
Pero, ¿cuál es la mayor dificultad a la hora de construir estas piezas? Valentino no se lo piensa dos veces. «Encontrar la madera porque no abundan. Se usa mucho la africana, la tropical, la alemana. Son materiales que, además de costar mucho dinero, son muy difíciles de encontrar», comenta. Y es que una buena madera es esencial para que una caja suene bien. Arce, abeto, ébano, nogal, cedro o boj lo consiguen.
Un buen juego de gubias, una sierra de cinta para cortar y dar forma a la madera y un torno se postulan como las herramientas necesarias. Luego cada uno tiene su complejidad. Mientras el dulcimer puede estar listo en 24 horas, una zanfona requiere tres meses como mínimo.
Dulcimer, zanfona, charango, cítara, violín pochet, buzuki, violín turco, fídula, oukelele, arpa birmana o un organistrum se suceden en las vitrinas y atrapan la mirada del espectador igual que atraen a músicos de Asturias, León o Zamora, que encargan al lutier burgalés sus piezas. Y es que quedan pocos artesanos que creen instrumentos a escala media como lo hace Valentino, que también los restaura.
Llaman a sus puertas igualmente los coleccionistas, que, aunque no lo parezca, son muchos. Y no suelen hacer caso a la crisis económica que ha llegado a este campo. No podía ser de otra manera, aunque este artesano prefiera obviarla.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria