Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

BALONCESTO / ACB

La derrota más cruel

El San Pablo cuaja ante el Barça un segundo cuarto para la historia, manda por 13 a 5:30 del final y tiene dos tiros para ganar / Fisher pudo evitar la prórroga y Álex López no acertó sobre la bocina del tiempo extra

DIEGO ALMENDRES DIEGO ALMENDRES
19/03/2018

 

SAN PABLO BURGOS  101
FC BARCELONA 103

San Pablo Burgos: Fisher (12), López (2), Cancar (3), Thompson (9), Huskic (10) -quinteto inicial- Schreiner (4), Barrera (-), Vega (18), Saiz (18), Jenkins (8), Martínez (17).

FC Barcelona Lassa: Heurtel (26), Koponen (10), Claver (9), Tomic (21), Moerman (10) -quinteto inicial- Ribas (2), Jackson (9), Navarro (6), Oriola (10).

Árbitros: Hierrezuelo, Castillo y Mendoza.

Eliminados: Jenkins (min. 42), Koponen (min. 43) y Huskic (min. 45).

Parciales: 15-20; 50-39 (descanso); 70-63; 89-89 (final minuto 40) y 101-103 (final prórroga).

BURGOS
Pocas veces una derrota fue tan cruel. Ayer, el baloncesto fue muy injusto con un heroico San Pablo Burgos. El conjunto local cuajó un partido para el recuerdo ante el Barça, pero falló con el estoque. De hecho, protagonizó un histórico segundo cuarto y tuvo la victoria en la mano hasta en tres ocasiones.

Primero, no supo resolver una ventaja de 13 puntos a 5:30 del final con el 85-72. Después, Fisher falló el tiro para evitar la prórroga y, para colmo, López tampoco acertó con el aro en el triple que cerraba el tiempo extra.

Se esperaba la llegada de Jenkins y Cancar como revulsivos fundamentales para recibir a un Barça lanzado. Sin embargo, fue la segunda unidad la que disparó al equipo burgalés. Ese banquillo, tan cuestionado en otras ocasiones, ayer cocinó uno de los momentos más mágicos de la historia del baloncesto local.

Merece la pena ir por partes. Epi apostó de inicio por el debutante Cancar para contrarrestar el potencial físico de Claver en un arranque positivo que, poco a poco, quedó diluido. El San Pablo Burgos cumplía su guión, pero en un instante todo parecía irse por el desagüe.

Los azules fallaron tres triples liberados y los catalanes disfrutaron de un mayor equilibrio dentro-fuera. Moerman hizo daño bajo los aros y en el perímetro Navarro y Jackson completaron el despegue azulgrana.

El 9-20 cerraba un parcial de 4-16. Era el inicio soñado por Pesic para cimentar una victoria cómoda de su equipo. No imaginaba que se avecinaba la tormenta perfecta. Lejos de caer en una espiral negativa, el combinado local mostró su mejor versión sobre una cancha de juego.

El buen esfuerzo defensivo del San Pablo Burgos merecía una recompensa mayor. Desde la retaguardia y el rebote los azules cogieron impulso para competir con frenesí. Fue algo mágico, increíble, espectacular. Los castellanos soltaron el freno de mano y se lanzaron al vacío. Con alma, corazón, chispa y acierto.

Se juntaron todos los elementos para vivir un momento único. Cada defensa era sinónimo de éxito y los azules corrieron como diablos al ataque. Todo salió redondo ante un Barcelona al principio impertérrito y después apurado. Schreiner leyó a la perfección el partido y el resto le siguieron. Los de Epi dominaron los aros y se crecieron en cada acción para escribir una página imborrable.

Un triple de Saiz selló un 16-0 que ya representaba todo un logro (25-20). El San Pablo llevaba al límite a su rival y lo mejor estaba por venir. Javi Vega, con 11 puntos casi consecutivos, sacó por fin todo lo que lleva dentro para echar más leña al infierno del Coliseum. Necesitaba el madrileño un momento así para reivindicarse y soltar lastre. Después llegó un 2+1 de Fisher, otra canasta de un gran Sebas Saiz... era una lástima que acabara un segundo cuarto resuelto con 35 puntos. La diferencia creció y se asentó en los 15 tras el 44-29. Solo un par de despistes permitieron al Barcelona sacudirse antes del descanso los golpes recibidos.

Nadie podía arrebatar al San Pablo el histórico 50-39 del intermedio, pero aún quedaba un largo camino. Pesic no iba a permitir que su equipo siguiera por esa línea y los azulgrana espabilaron. Los visitantes recuperaron el control y conectaron con Tomic cerca del aro. Ahí el croata es imparable y, además, los catalanes encontraron el favor del triple.

El campeón de Copa del Rey también subió el tono defensivo y el San Pablo se vació para mantener una ventaja amenazada en varios instantes del tercer cuarto (55-51 y 63-61). Fisher y los triples de Edu Martínez fueron argumentos suficientes y no era tarea fácil porque el trío arbitral machacó a los de casa en esa fase.

El Barcelona, con una falta señalada en todo el tercer cuarto, no pudo frenar la aparición de Jenkins. El escolta, reservado muchos minutos por las personales, dio otro mordisco a la manzana para alimentar la esperanza.

Después de un tercer periodo muy complicado, el 70-63 era oro puro. Un Heurtel imperial quiso resolver la papeleta por su cuenta, pero Saiz y un increíble Vega, con dos triples más, sellaron una ventaja que volvió a los 11 con otra canasta de un Jenkins también protagonista. Pesic paró el partido, pero López clavó otra daga con una bandeja que desató la ilusión. Era 85-72 a 5:30 para el final. Faltaba el último esfuerzo y toda ventaja siempre es insuficiente si enfrente está el Barcelona.

Quedaba lo más difícil, rematar la faena. El San Pablo se atascó en el momento más importante y aún mandaba por 87-81 a dos minutos de la gloria. El Barcelona reaccionó a la desesperada y con dos triples pasó de estar al borde del abismo a meter el miedo en el cuerpo a los castellanos. Los aciertos de Claver y Heurtel pusieron a prueba la fortaleza de un San Pablo aún por delante con el 89-87 a 63 segundos del final.

Esa posesión era vital para la suerte del encuentro y la pérdida de Fisher supuso el empate 89. Al menos, los burgaleses tuvieron la última para ganar. Lo cierto es que tampoco supieron jugar esa acción decisiva de la mejor manera y la mala selección del neoyorkino llevó el partido a la prórroga.

El golpe moral fue durísimo, agravado por el 0-7 de salida del Barça en el tiempo extra. El San Pablo se tambaleó y tembló desde la personal, pero seguía en pie y se volvió a guiar por la épica para meterse de nuevo en partido. Martínez selló el 99-100 y Huskic falló lo increíble a un milímetro del aro. Ahí estuvo la suerte del encuentro y ni por esas se rindió el cuadro del Coliseum con 39 segundos por delante.

Martínez igualó a 101 y los burgaleses se la jugarían otra vez al cara o cruz. Cada equipo disfrutó de una posesión y Jackson se marcó un canastón que resultó decisivo. La última fue para el San Pablo Burgos. La jugada llevó a Álex López a jugarse el triple y el aro no quiso premiar a los de casa. Maldito aro. Porca miseria.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria