Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Fútbol / Primera Nacional Femenina

Empate a nada en el adiós

EL BigMat Fontecha firma tablas con el colista, el ya descendido Arousana, en el último choque de la temporada / El tedio y la falta de ocasiones, protagonistas


03/05/2010

 

BIGMAT FONTECHA 0

ATCO. AROUSANA 0

 

 

D. O. C. / Burgos

 

BigMat Fontecha y Atlético Arousana empataron ayer a nada en la despedida de la temporada en el Grupo 2 de la Primera Nacional Femenina. Burgalesas y gallegas se veían las caras en un duelo intrascendente, pues las locales tenían ya la salvación asegurada y las visitantes eran ya desde hacía varias jornadas equipo descendido a Regional.

Y cuando no hay tensión el fútbol se convierte en una disciplina aburrida, como lo fue el choque de ayer, en el que las locales pretendían brindar una victoria a su afición en el cierre de un curso que iniciaron de forma dubitativa y que finalizaron en su mejor momento de forma y resultados.

Los técnicos burgaleses situaron sobre el campo un once poco habitual, con el concurso de varias de las no habituales sobre el césped del Sedano. Pero no había amanecido la mañana para florituras. El partido arrancó sin ritmo por parte de ninguno de los contendientes y apenas varió la decoración con el paso de los minutos. El balón circulaba sin dueño una y otra vez por la zona ancha, con las porteras como espectadores de lujo.

Sin ambición ni garra las locales cedieron de salida el balón al farolillo rojo de la general, que gozó de las únicas aproximaciones peligrosas durante los primeros 20 minutos de juego. El primer disparo local no llegó hasta el minuto 25 con un potente chut desviado de Güemes. Acto seguido, tras un regalo de la portera visitante, Sole buscó la portería de primeras, pero el balón se marchó fuera.

La segunda mitad perdió si cabe intensidad y el tedio se apoderó por completo de la contienda. Ni siquiera los cambios variaron la decoración del choque. Güemes, a pase de Moly, envió por encima del larguero la única oportunidad burgalesa, contestada acto seguido en una buena acción personal por la visitante Carolina, que ganó la línea de fondo, pero luego cruzó en exceso su disparo ante Alba. Esas dos acciones fueron lo único rescatable durante el segundo acto, que solo cobró mínimamente vida con un recital de pito (y expulsiones) del colegiado que no venían a cuento con el choque -y la temporada- ya finalizado.

Con el empate de ayer el combinado burgalés ha cerrado su pase por la Liga con un total de 31 puntos y un bagaje de 8 victorias, 7 empates y 11 derrotas. Ha marcado 44 goles y ha recibido 63. Tras ocupar el farolillo rojo de la general el cuadro de Elena Manzano y Alberto González se puso las pilas y ha realizado un sensacional cierre de campaña que la llevado a la salvación con ocho jornadas consecutivas puntuando. Y ello le permitirá seguir jugando la próxima campaña en el Grupo II de la Primera Nacional Femenina.

 

BigMat Fontecha y Atlético Arousana empataron ayer a nada en la despedida de la temporada en el Grupo 2 de la Primera Nacional Femenina. Burgalesas y gallegas se veían las caras en un duelo intrascendente, pues las locales tenían ya la salvación asegurada y las visitantes eran ya desde hacía varias jornadas equipo descendido a Regional.

Y cuando no hay tensión el fútbol se convierte en una disciplina aburrida, como lo fue el choque de ayer, en el que las locales pretendían brindar una victoria a su afición en el cierre de un curso que iniciaron de forma dubitativa y que finalizaron en su mejor momento de forma y resultados.

Los técnicos burgaleses situaron sobre el campo un once poco habitual, con el concurso de varias de las no habituales sobre el césped del Sedano. Pero no había amanecido la mañana para florituras. El partido arrancó sin ritmo por parte de ninguno de los contendientes y apenas varió la decoración con el paso de los minutos. El balón circulaba sin dueño una y otra vez por la zona ancha, con las porteras como espectadores de lujo.

Sin ambición ni garra las locales cedieron de salida el balón al farolillo rojo de la general, que gozó de las únicas aproximaciones peligrosas durante los primeros 20 minutos de juego. El primer disparo local no llegó hasta el minuto 25 con un potente chut desviado de Güemes. Acto seguido, tras un regalo de la portera visitante, Sole buscó la portería de primeras, pero el balón se marchó fuera.

La segunda mitad perdió si cabe intensidad y el tedio se apoderó por completo de la contienda. Ni siquiera los cambios variaron la decoración del choque. Güemes, a pase de Moly, envió por encima del larguero la única oportunidad burgalesa, contestada acto seguido en una buena acción personal por la visitante Carolina, que ganó la línea de fondo, pero luego cruzó en exceso su disparo ante Alba. Esas dos acciones fueron lo único rescatable durante el segundo acto, que solo cobró mínimamente vida con un recital de pito (y expulsiones) del colegiado que no venían a cuento con el choque -y la temporada- ya finalizado.

Con el empate de ayer el combinado burgalés ha cerrado su pase por la Liga con un total de 31 puntos y un bagaje de 8 victorias, 7 empates y 11 derrotas. Ha marcado 44 goles y ha recibido 63. Tras ocupar el farolillo rojo de la general el cuadro de Elena Manzano y Alberto González se puso las pilas y ha realizado un sensacional cierre de campaña que la llevado a la salvación con ocho jornadas consecutivas puntuando. Y ello le permitirá seguir jugando la próxima campaña en el Grupo II de la Primera Nacional Femenina.

BigMat Fontecha y Atlético Arousana empataron ayer a nada en la despedida de la temporada en el Grupo 2 de la Primera Nacional Femenina. Burgalesas y gallegas se veían las caras en un duelo intrascendente, pues las locales tenían ya la salvación asegurada y las visitantes eran ya desde hacía varias jornadas equipo descendido a Regional.

Y cuando no hay tensión el fútbol se convierte en una disciplina aburrida, como lo fue el choque de ayer, en el que las locales pretendían brindar una victoria a su afición en el cierre de un curso que iniciaron de forma dubitativa y que finalizaron en su mejor momento de forma y resultados.

Los técnicos burgaleses situaron sobre el campo un once poco habitual, con el concurso de varias de las no habituales sobre el césped del Sedano. Pero no había amanecido la mañana para florituras. El partido arrancó sin ritmo por parte de ninguno de los contendientes y apenas varió la decoración con el paso de los minutos. El balón circulaba sin dueño una y otra vez por la zona ancha, con las porteras como espectadores de lujo.

Sin ambición ni garra las locales cedieron de salida el balón al farolillo rojo de la general, que gozó de las únicas aproximaciones peligrosas durante los primeros 20 minutos de juego. El primer disparo local no llegó hasta el minuto 25 con un potente chut desviado de Güemes. Acto seguido, tras un regalo de la portera visitante, Sole buscó la portería de primeras, pero el balón se marchó fuera.

La segunda mitad perdió si cabe intensidad y el tedio se apoderó por completo de la contienda. Ni siquiera los cambios variaron la decoración del choque. Güemes, a pase de Moly, envió por encima del larguero la única oportunidad burgalesa, contestada acto seguido en una buena acción personal por la visitante Carolina, que ganó la línea de fondo, pero luego cruzó en exceso su disparo ante Alba. Esas dos acciones fueron lo único rescatable durante el segundo acto, que solo cobró mínimamente vida con un recital de pito (y expulsiones) del colegiado que no venían a cuento con el choque -y la temporada- ya finalizado.

Con el empate de ayer el combinado burgalés ha cerrado su pase por la Liga con un total de 31 puntos y un bagaje de 8 victorias, 7 empates y 11 derrotas. Ha marcado 44 goles y ha recibido 63. Tras ocupar el farolillo rojo de la general el cuadro de Elena Manzano y Alberto González se puso las pilas y ha realizado un sensacional cierre de campaña que la llevado a la salvación con ocho jornadas consecutivas puntuando. Y ello le permitirá seguir jugando la próxima campaña en el Grupo II de la Primera Nacional Femenina.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria