Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

BALONCESTO / ACB

Con la épica no basta

Un irregular San Pablo remonta 13 puntos en los últimos compases y tiene tiro para forzar la prórroga, pero los árbitros ignoran la falta sobre Edu Martínez

DIEGO ALMENDRES DIEGO ALMENDRES
12/03/2018

 

UCAM MURCIA  67
SAN PABLO BURGOS  64

UCAM Murcia: Soko (8), Benite (16), Kloof (10), Tumba (3), Rojas (6) -quinteto inicial- Urtasun (12), Antelo (5), Martínez (-), Oleson (3), Delía (4), Lima (-).

San Pablo Burgos: Fisher (15), López (7), Vega (3), Thompson (6), Huskic (8) -quinteto inicial- Barrera (4), Sebas Saiz (9), Schreiner (2), Edu Martínez (10).

Árbitros: Pérez Pérez, Oyón y Sánchez Mohedas.
Eliminados: No hubo.
Parciales: 16-16; 32-34 (descanso); 50-43 y 67-64 (final).

BURGOS
El San Pablo Burgos se agarra a las derrotas de sus rivales directos para salir ileso de una situación muy difícil. El proyecto pide a gritos una solución inmediata a su grave problema de rotaciones y, mientras tanto, insiste en ver el vaso medio lleno. El bloque de Diego Epifanio volvió a mostrar ayer en Murcia todas sus virtudes y, a la vez, destapó los defectos propios de un equipo cogido con pinzas por las circunstancias.

El alma del colectivo es uno de los grandes valores de este San Pablo. Agarrado a la épica, el cuadro azul rozó ayer la remontada heroica en su visita a Murcia. Fue un esfuerzo tan encomiable como insuficiente que tampoco contó con el justo trato del trío arbitral. Nada nuevo.

Los burgaleses se vieron 13 abajo a 4 minutos del final (65-52) y dispusieron de una última opción para forzar la prórroga (67-64). Edu Martínez lanzó a la desesperada en una posición tan lejana como forzada y el aro escupió el balón. Sin embargo, el riojano sufrió la falta clara de Urtasun en la acción de tiro, lance reconocido y que los jueces ignoraron para rubricar otra actuación en contra de los burgaleses. Los cambios de criterio y el diferente rasero aplicado en los contactos fueron una constante.

Maldice su suerte un San Pablo que evidenció sus carencias por falta de recursos y su capacidad para salir a flote en los peores momentos. Epi tenía un plan en otra dura jornada en la que tocaba batallar sin Jenkins y Gailius, por no hablar de un refuerzo que no llega seis semanas después de la lesión del lituano. El buen trabajo defensivo y la reacción final son argumentos esperanzadores, pero no tapan el problema.

Tras una primera mitad muy positiva, el equipo castellano se dio de bruces con la realidad del momento. Ofuscado, bloqueado y errático en ataque, el proyecto no disponía de herramientas suficientes para hacer frente a las complicaciones surgidas en el tercer cuarto. En un partido de tanteo bajo y con problemas en el rebote defensivo, el equipo echó de menos a los ausentes.

Los burgaleses aguantaron el tirón en el inicio. El UCAM Murcia llevó la iniciativa apoyado en las segundas opciones y el San Pablo acumuló pérdidas. A veces revolucionado, el conjunto de Epi era incapaz de llevar el balón a Thompson en buenas condiciones al poste bajo. Al menos, el esfuerzo defensivo impidió el despegue del rival en el marcador.

Ese 12-7 después de seis minutos de juego exigía un cambio inmediato. El tiempo muerto del técnico burgalés y la entrada de Sebas Saiz fueron un soplo de aire fresco para un San Pablo Burgos que sufría en cada 1x1. Una vez igualado el nivel físico, los visitantes mejoraron y ganaron ritmo con un parcial de 0-5.

Los ayer blancos se entonaron y sintieron cómodos durante unos instantes. Incluso, tomaron la delantera antes del final del primer cuarto (16-18) para ganar confianza.

Cada rebote defensivo era un desafío mayúsculo. Sin embargo, el planteamiento era el correcto y el Murcia no encontraba la fórmula para enlazar dos acciones positivas. Un primer triple de Edu Martínez mantuvo a los del Coliseum por delante y otro acierto de Fisher sellaba la máxima burgalesa.

El 25-30 era un botín interesante para cerrar la primera parte con buenas sensaciones. Huskic, perdido en el arranque, apareció en un tramo importante que el San Pablo no supo cerrar como hubiera deseado. Al menos, llegó al descanso con el 32-34.

La mejor arma del combinado dirigido por Epi era la constancia. Si mantenía el nivel hasta el final, tendría opciones. El menor error les condenaría a un parcial en contra que resultaría muy difícil de levantar en un partido de baja anotación.

Los visitantes limaban los minutos para acercarse a su objetivo, pero tarde o temprano iba a llegar la habitual desconexión. Después de 22 jornadas los burgaleses aún no han competido a un nivel regular durante los 40 minutos y ayer no fue una excepción. Fisher igualó a 39 mediado un tercer cuarto que comenzó a complicarse. Era el principio del fin.

La precipitación y las malas decisiones volvieron a escena y el UCAM Murcia, más sólido, aprovechó el desconcierto. Un 7-0 dejaba al San Pablo contra las cuerdas, lastrado por su falta de acierto (46-39).
Los burgaleses, con un solitario tiro libre en cinco minutos, se asomaron al abismo. El problema no era tanto la distancia al inicio del último cuarto (7 puntos) como las sensaciones ofrecidas por un equipo desacertado y sin un plan de emergencia. Los 9 puntos sumados en el tercer cuarto resumían el estado de un Miraflores abocado a apelar a la épica.

Otro parcial de 6-0 dejó contra las cuerdas al San Pablo, obligado a cambiar el ritmo. El UCAM Murcia sentó las bases de una victoria que sabía que era suya con el 65-52 a falta de cuatro minutos para el final. Entonces, los azules se refugiaron en su defensa y se apoyaron en Fisher para buscar la heroica.

El arranque de orgullo impulsó a los blancos y un triple del base fijaba el 65-62 al entrar en un último minuto que el Murcia convirtió en oro gracias al rebote ofensivo. Con el 67-64 y cuatro segundos por disputar, Martínez buscó lo más difícil convertido en imposible por un criterio arbitral que castigó de nuevo a los burgaleses. Tanto, que ni Epi pudo contenerse al final del choque. Llega un punto que la paciencia se agota.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria