Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Fútbol / Play-off ascenso a Segunda

El Mirandés se derrumba

. El cuadro rojillo naufraga en Anduva y dice adiós al ascenso frente a un Extremadura que mostró su pegada en dos acciones a balón parado


10/06/2018

 

CD MIRANDÉS 0 – EXTREMADURA 2

Se apagó la estrella del Mirandés. El combinado rojillo dijo ayer adiós a sus opciones de ascenso a Segunda. La escuadra de Pablo Alfaro naufragó frente al Extremadura en Anduva. No fue capaz de defender la mínima ventaja adquirida en el choque de ida en Almendralejo en un envite en el que tuvo contra las cuerdas a los pacenses tras firmar un buen arranque. Perdonó y no estuvo fino en la defensa de dos acciones a balón parado. Y terminó pagando un precio muy caro despidiendo la temporada sin poder cumplir su objetivo de recuperar una plaza en el fútbol de élite.

Con respecto al encuentro de ida Pablo Alfaro introdujo un único cambio en el once inicial, situando a Israel Puerto como pareja de baile de David Prieto en el eje de la zaga. Más retocó su equipo Sabas, que obligado por la desventaja -aunque mínima- con la que afrontaba la contienda, optó por rehacer el dibujo táctica y dio entrada hasta a tres jugadores que no actuaron en el Francisco de la Hera.

Muy pronto avisó el Mirandés de sus intenciones. La presión rojilla sobre la salida de balón del Extremadura surtió efecto en el minuto 2, cuando Cervero, tras controlar un balón en la frontal, levantó la cabeza y cedió el esférico sobre la incorporación de Llorente, que conectó un zurdazo con rosca con la zurda perfectamente dirigido a la escuadra, donde Manu García se tuvo que emplear a fondo para despejar a saque de esquina.

Y no estaba dispuesto el cuadro burgalés a bajar el pistón. Llorente, muy activo en el arranque del duelo, robó un balón al central Pardo y sirvió el balón a Cervero, que sin pensárselo dos veces soltó un zapatazo desde 20 metros que obligó de nuevo al meta visitante a intervenir para evitar el tanto.

La escuadra local tenía las cosas muy claras. No podía dejar pensar en la zona de creación a un rival bien dotado técnicamente. Salió a morder a su oponente, que se veía incapaz de hacer llegar el cuero en buenas condiciones a Willy y Enric.

El Mirandés rozó otra vez el tanto al cuarto de hora de juego en una veloz transición al contragolpe lanzada por Paris desde su propio área sobre Cervero. El ariete asturiano ganó la partida a los dos centrales en una bonita maniobra. Un defensor obstaculizó su pase, que terminó llegando a Llorente, quien no supo precisar su remate, que salvó in extremis Lomotey.

El planteamiento táctico de Alfaro estaba consiguiendo asfixiar por completo a los de Almendralejo.
Tenía la situación bajo control el campeón del Grupo 2. Su rival sufría lo indecible en campo propio ante los arreones locales. Cervero sacaba siempre ventaja en las cesiones sobre sus compañeros de segunda línea. Y Ruper y Undabarrena mantenían a raya a los centrocampistas extremeños.

En esta tesitura el Extremadura no fue capaz de generar ni una sola ocasión de peligro en la primera media hora de juego. Aunque es cierto que el balón ya no le quemaba en los pies y con el paso de los minutos fue haciéndose con el esférico en posesiones cada vez más largas. Su primera aproximación que concluyó en disparo fue una falta lateral botada por Kike desde el costado derecho que el central Pardo, de forma defectuosa en el segundo palo, envió a la grada.

Pero el panorama ya había cambiado. Los visitantes se estiraron y dos minutos después, en el 37, lo intentaron de nuevo con un envió de Álex desde la derecha que Willy, en el primer palo, cabeceó desviado.

Mientras el Mirandés, ahora replegado en campo propio, había perdido su capacidad de plantarse con eficacia en el área del Extremadura. Pero entonces la marea rojilla supo leer la situación para echar un capote a los suyos.

Y bien que lo agradecieron los jugadores, que de inmediato recuperaron el brío inicial para sacudirse de la presión extremeña y volcar de nuevo el choque en campo rival en los últimos compases del primer acto. Pero cosas del fútbol. Los de Sabas se retiraron a los vestuarios con ventaja en el marcador. Enric Gallego, pichichi de la categoría de bronce nacional, se inventó un disparo de la nada tras un saque de banda. A la media vuelta y desde 25 metros conectó un chut envenenado que obligó a Limones a despejar a saque de esquina.

El córner fue mal defendido por los rojillos. El Extremadura lo botó raso. El central Borja lo remató de forma defectuosa, al igual que su compañero Willy. La defensa repelió el balón sin fortuna y el balón se paseó por el área sin que los zagueros fueran capaces de despejar. En el segundo palo Zarfino lo empujó al fondo de las mallas.

Ver para creer. Estuvieron los visitantes KO en muchos momentos, pero dejaron patente su pegada en cuanto vieron un resquicio en la retaguardia castellana. Un solo error cometieron los rojillos y lo pagaron a un elevado precio.

Con la eliminatoria igualada arrancó el segundo acto. El tanto fue un varapalo para el Mirandés y dio alas a los pacenses, que saltaron al césped pletóricos de moral, lo que les permitió dar un paso adelante. Jairo revolucionó el duelo con sus veloces conducciones y metió el miedo en el cuerpo a la parroquia de Anduva.

Pablo Alfaro no lo veía nada claro y refrescó de inmediato su ataque con la inclusión de Igor Martínez en el puesto del amonestado Borja Sánchez.

Israel Puerto estuvo providencial en el 55 para arrojarse a los pies de Enric Gallego y despejar a saque de esquina un envío de Jairo, que había recortado a su par en el costado izquierdo.

Los rojillos habían perdido sus señas de identidad y estaban muy incómodos sobre el tapete. Situación que aprovecharon los de Almendralejo para pisar el acelerador a fondo. Los visitantes hacían daño en las acciones a balón parado botadas por Kike.

El Mirandés reclamó penalti en el 59 en un envío de Yanis desde la izquierda que se disponía a rematar Cervero de cabeza cuando recibió el impacto de los puños de Manu en plena salida. Pero el colegiado no percibió nada punible.

En inferioridad numérica sobre el césped, con el ariete rojillo en la banda atendido por el golpe recibido, pudo sentenciar el choque el Extremadura en un centro potente y raso de Kike desde la derecha que Enric Gallego, libre de marca junto al segundo palo, echó a las nubes con todo a su favor.

La conexión entre Jairo y el máximo goleador de la categoría estaba haciendo estragos en el sistema defensivo rojillo. Eran los peores momentos para los anfitriones, por lo que Alfaro tuvo que cambiar el guión y meter más pólvora en el campo. Pito Camacho pasó a acompañar a Cervero en la punta del ataque en el puesto de pivote defensivo Undabarrena. Jugando directo no llegaban al área y el plan B tampoco funcionó.

Nada más salir recibió un balón de Cervero y probó fortuna con disparo desde la frontal que se perdió raso muy lejos de la meta de Manu García. Pero la suerte no estaba del lado local. Ruper vio la amarilla por frenar a Valverde cuando se colaba por el costado diestro. La falta lateral fue botada, cómo no, por Kike. El centrocampista puso un centro tenso al corazón del área, donde apareció el héroe de la tarde, Zarfino, para poner con tranquilidad el interior de su pie derecho y alejar el balón de los dominios de Limones.

Tremendo mazazo para un Mirandés que comenzó mandando y terminó desesperado y sin recursos para llevar el esférico al área de los pacenses. Solo lo intentó en un remate de cabeza de Cervero con Manu fuera de sitio que Álex Barrera despejó bajo palos.

Acto seguido, en el 85, el trencilla anuló por fuera de juego un gol a Yanis a centro de Paris -una acción muy protestada por la parroquia de Anduva-.

El Extremadura tiraba de oficio para matar el envite con el cuadro burgalés quemando todas las naves. Incluso Limones subió a rematar acciones de estrategia. Pero en las contras pudo dar la puntilla el combinado de Almendralejo. Como en una veloz transición llevada por Jairo por la izquierda. Su pase tenso no encontró la precisión en el remate de Enric Gallego, que mandó el cuero a las nubes.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria