Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ÚLTIMO GRAND SLAM

Nadal, hambre sin fin

El número 1 del mundo lucha este domingo por su tercer Abierto de Estados Unidos

IDOYA NOAIN
09/09/2017

 

Rafael Nadal asegura que “la perfección no existe, en nada”, pero lo que él hace en el tenis en ocasiones se acerca bastante a ese grado máximo. Tras imponerse el viernes en la semifinal del Abierto de Estados Unidos a Juan Martín del Potro con un despliegue de tenis táctico y apasionado, extremadamente efectivo, furioso y demoledor, este domingo el número 1 del mundo volverá a saltar en Nueva York a la pista Arthur Ashe, la mayor del deporte. Y en ese escenario, a los 31 años, buscará ante el sudafricano Kevin Anderson su tercer título del torneo, el decimosexto grande de un palmarés espectacular solo superado, por ahora, por el de 19 de Roger Federer.

No era fácil vaticinar hace solo un año, cuando en las mismas instalaciones de Flushing Meadows Nadal caía en cuarta ronda ante Lucas Pouille, que este septiembre el de Manacor llegaría a una final que ya ha alcanzado tres veces antes y ganado en el 2010 y el 2013. De hecho, él mismo reconoce que si alguien se lo hubiera dicho entonces le habría respondido con un “gracias, pero es casi imposible”. Casi. Y es que con Nadal a menudo lo aparentemente imposible se transforma en posible.

A principios del 2017 ya luchó por el Abierto de Australia contra Federer, que se impuso en un partido a cinco sets. Tras sumar títulos en la tierra de Montecarlo, Barcelona y Madrid en junio asentó su indiscutible reinado en París, asegurándose incontestable ante Stan Wawrinka su décimo Roland Garros. Y aunque en Wimbledon cayó en cuarta ronda y la temporada en pistas duras estuvo salpicada de frustrantes derrotas (ninguna “peor” según ha reconocido él mismo que la sufrida ante el explosivo joven Denis Shapovalov en Montreal), ha elevado su tenis al llegar al último grande del año.

TITUBEOS Y NERVIOS INICIALES

En las dos primeras rondas, frente a dos jugadores inferiores como Dusan Lajovic y Taro Daniel, Nadal empezó con titubeos y “nervios”. Pero el siguiente partido, frente a Leonardo Mayer, marcó un punto de inflexión. El mallorquín necesitó en ese encuentro 14 oportunidades para romper el servicio al argentino, pero cuando lo hizo algo cambió. A partir de entonces, frente a Alexandr Dolgopolov y Denis Rublev, fue apareciendo el Nadal imbatible. Y se desplegó en todo su esplendor en la semifinal con Del Potro, el campeón de este Abierto en 2009, que había apeado del torneo a Federer, impidiendo otra vez que el mallorquín y el suizo escenifiquen su rivalidad en Nueva York.

Nadal salió a esa semifinal centrado en evitar la letal derecha del de Tandil, buscando el revés debilitado por sus lesiones de muñeca, pero la estrategia era demasiado previsible y permitió a Del Potro esperar controlando la pista, sin necesidad de moverse, y apuntarse el primer set en 50 minutos. Fue un revulsivo para que el mallorquín decidiera cambiar de táctica y el cambio funcionó, para tormento del argentino, vapuleado y casi humillado ante una máquina casi perfecta de tenis que en los siguientes 101 minutos selló el 4-6, 6-0, 6-3 y 6-2. “Me levanté diciéndome a mí mismo que era el día para jugar con la energía adecuada y que necesitaba subir el nivel”, explicaba luego Nadal. “Muchas veces lo sé y no pasa, pero hoy ha pasado”.

CAÑONAZOS DE ANDERSON 

Nadal se resiste a dar la razón a quienes le ven desplegando su mejor tenis y a un periodista que lo hizo el viernes le recordó que “cada época tiene su momento y su nivel” (“el mejor tenis de mi vida no existe”, dijo también). Pero lo cierto es que no hay nadie que dude que tiene todo para ser dado como favorito para su final este domingo contra Anderson, el veterano de 31 años que impidió una final española al ganar a Pablo Carreño Busta.

Es la primera final de un grande para el gigante surafricano (2,03 metros) curtido profesionalmente en EEUU y dotado de uno de los servicios más parecidos a cañonazos en el circuito, al que una lesión de cadera alejó meses de la competición. Su retorno no podía haber sido más triunfal y Nadal, que lo conoce desde que los dos tenían 12 años y sabe bien lo que “cuesta volver después de una lesión importante”, lo alaba no solo como “un jugador de máximo nivel”, sino como un “ejemplo para niños y para el resto del circuito”. Pero que nadie se llame a engaño. El domingo Nadal sale a ganar.

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria