Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LA RONDA FRANCESA

Tour de Francia: Gaviria demuestra que es un salvaje

El velocista colombiano, en una exhibición extraordinaria, derrota a Sagan y Greipel en el apasionante esprint que resuelve la cuarta etapa de la ronda francesa

Sergi López-Egea
10/07/2018

 

Es un salvaje. Es una bestia. No hay otra definición. En apenas dos etapas definidas al esprint, el Tour 2018 ya conoce el nombre de quien no solo está llamado a dominar las llegadas masivas en esta edición de la ronda francesa, sino en el panorama ciclista mundial, por lo menos, en una década. Se llama Fernando Gaviria. Es colombiano y tan solo tiene 23 años.

Era una llegada sin peligro. Una recta de dos kilómetros. Al inicio de la misma, como si fuera el horizonte, se veía el cartel de la meta. El viento soplaba de cara. Casi resultaba imposible caer. Era un territorio para jugársela, para bajar la cabeza, para colocar la bici a más de 60 kilómetros por hora (el sábado, en el esprint especial, Gaviria alcanzó la escalofriante velocidad de 74,5 kilómetros por hora ¡impresionante!). Era una invitación para que los grandes astros, los locos del esprint, presentes en este Tour, asomaran, se animaran y deleitasen en lo que debía ser la emoción fuerte de la cuarta etapa del Tour.

Hasta Mark Cavendish, desgraciadamente venido a menos, se animó y se calentó. Marcel Kittel, el ‘viejo’, al que dejaron partir este año del conjunto belga del Quick Step porque decidieron apostar, todo o nada, por Gaviria, lo intentó. Él, que en el pasado ganaba en este tipo de llegadas casi con una pierna, también tuvo que rendirse. Porque cuando Gaviria puso la directa, cuando este joven ciclista que conseguirá que los colombianos, amantes de la montaña, conocidos como ‘escarabajos’, se entusiasmen por los esprints como si fueran belgas u holandeses, nada hubo que hacer. Solo rendirse. Solo levantarse. Solo aplaudirlo. Solo entregarse a su velocidad. Solo sentirse dichoso por poder vivir en vivo y en directo sorprendente exhibición en una llegada del Tour.

El esprint perfecto
Si hubiese que buscar el esprint perfecto, el de este martes se situaría en lo alto del podio. ¿Y dónde estaba Peter Sagan? Porque él no es de los que se rinden. A él no le gusta que le roben protagonismo. Él quiere ser el mejor, que por algo ha ganado los tres últimos campeonatos del mundo. E, incluso, vestido con el jerse verde, el que identifica al mejor esprínter del Tour, no se podía permitir caer derrotado ante la furia del joven colombiano.

Sagan, como André Greipel, al que siguen llamando ‘El Gorila’ por lo que resopla mientras pedalea, tuvo que rendirse. Se lo puso difícil. Tanto, que el empeño de Sagan no fue si no una llamada a que Gaviria se esforzase todavía más; mucho más. “En el esprint se trata de aguantar un poco más que el rival y cuando este no puede entonces debes sacar un punto más de velocidad. Y así se gana”. Perfecta definición de Gaviria para hacer todavía más grande su victoria.

El descubrimiento de Sagan
Sagan ya ha descubierto quién será su rival en las próximas etapas (al menos dos hasta el domingo) que deberían resolverse al esprint. Y que nadie crea que serán días tranquilos porque al mínimo instante, como este martes a 5,5 kilómetros de meta, una bici pierde el control y decenas se esparcen por el suelo. Otro susto; uno más, y desgraciadamente no será el último. Salta la alarma. Se cortan Rigo Urán, que enlaza, e Ilnur Zakarin, que cede 59 segundos; Mikel Landa se salva por los pelos. Es el Tour. Y no hay que cansarse en repetirlo.

Es el Tour, donde hay equipos como el Cofidis que lo corren interrumpidamente desde 1997 y que busca una victoria –10 llevan en toda la historia—desde el 2009. Este martes, con dos corredores en la fuga del día (Anthony Pérez y Dimitri Claeys) estuvieron cerca. Es muy duro fugarse al principio de la etapa y ser neutralizado a 1.200 metros de la llegada. Es el Tour. Sin más.

 

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria