Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Fútbol / Segunda B

Vuelta a las andadas

Un Tudelano con mucho oficio devuelve a la realidad al Burgos CF, que encaja su primera derrota de la temporada en El Plantío

 

BURGOS CF 0 – 1 CD TUDELANO

No todos los días suena la flauta. Lleva mucho tiempo coqueteando con la mediocridad y en cuanto se ha enfrentado a un contrincante de cierta enjundia ha vuelto a las andadas. El Burgos CF encajó ayer su primera derrota de la temporada en El Plantío. Cayó frente a un Tudelano que demostró por qué es uno de los mejores visitantes del grupo.

En las anteriores jornadas los resultados, muy por encima de sus prestaciones reales, habían tapado sus vergüenzas, que quedaron de nuevo al descubierto frente a un rival con mucho oficio.

Su fútbol ofensivo, previsible y rudimentario, no da para más. Y si la seguridad defensiva no es la que mostró en el arranque del curso, sus opciones de puntuar (sobre todo de tres en tres) se complican hasta el infinito.

El cuadro blanquinegro dejó escapar una buena oportunidad para acercarse a la cabeza. Pero lo peor son las sensaciones que transmite la escuadra, que parece haber perdido la fe inquebrantable que le caracterizó en su estreno liguero.

Buena fue la tarjeta de presentación de un Burgos CF que soñaba con regresar a la zona play-off. Los blanquinegros salieron con hambre al terreno de juego. Y con una propuesta estilística más combinativa de lo que se había convertido ya en costumbre.

Un espejismo, puesto que en cuanto el Tudelano comenzó a apretar en la medular los castellanos no tuvieron ningún empacho en saltar líneas con envíos en largo sin mucho sentido. Vuelta la burra al trigo.
Cumplido el primer cuarto de hora de juego ninguno de los contendientes había logrado probar al portero rival.

El primer conato de disparo a puerta del encuentro llegó en un intento de chilena de Iker Hernández a centro de Eneko desde la izquierda. Pero el chut salió muy desviado.

Más discreto era todavía el bagaje ofensivo de los navarros, muy solventes en la retaguardia, pero inoperantes en campo ajeno. Su primera aproximación se produjo en el minuto 27 con una volea de Juan Esnaider desde la frontal que no encontró los tres palos.

La réplica burgalesa fue inmediata con una veloz internada de Adrián Hernández por el costado diestro. El ariete canario cuerpeó bien con su par, pero su disparo cruzado, raso y blando, resultó completamente inofensivo.

Sin embargo, cumplida la media hora de juego el Burgos CF volvió a quedar atrapado en su laberinto. Un mal despeje de cabeza de Borda -muy exigido por Ion Vélez en el juego aéreo- en el área chica cayó a los pies de Óscar Vega, que maniobró con habilidad para colocarse el esférico en el perfil deseado. Y con un disparo sutil batió a Saizar. Tocó en la base del poste y se coló mansamente en el fondo de las mallas.

El varapalo pudo ser todavía mayor, pues acto seguido el lateral Barrera, incorporado al ataque, se sacó un potente disparo desde el interior del área que repelió, pero no blocó Mikel Saizar. Y a punto estuvo de llegar Ion Vélez para rematar la acción.

La resignación volvía a ganar presencia en un graderío que ha perdido buena parte del ingente caudal de ilusión que generó el equipo con su gran arranque de la campaña. Los nervios no son el mejor compañero de viaje y el Burgos CF, ya de por sí espeso en la creación, se volvió aún más impreciso.

Lo mejor que pudo pasar al Burgos CF fue la llegada del descanso para serenarse y replantearse la situación. La historia del último envite en casa (contra el Lealtad) se repetía y tocaba a los blanquinegros remar contra corriente en el segundo acto.

No pareció mejorar el panorama tras la charla de Salinas. El Tudelano se encontraba muy cómodo sobre el césped. Desde la confianza que le otorgaba su fortaleza defensiva fue creciendo y no hizo ascos ni a llevar la iniciativa con el esférico ante un combinado, el anfitrión, obligado a tomar el mando en busca de la igualada.

No tardó el técnico local en mover ficha sustituyendo a Iker por Carlos Álvarez. Y recién incorporado al partido el ariete asturiano tuvo la mejor oportunidad del equipo hasta ese momento en un buen servicio de Adrián Cruz desde la línea de fondo que el ‘guaje’ envió en posición forzada y con la puntera por encima del larguero. El mismo futbolista probó fortuna acto seguido con un disparo desde la frontal que se marchó desviado.

Pero al menos sirvieron estas acciones para animar al equipo y a la grada. Aunque el Tudelano dio de inmediato muestras de su peligrosidad en una jugada ensayada a balón parado. Bravo superó a la zaga con un envío sobre Ion Vélez, que encaró a Saizar. Y una vez más el meta blanquinegro, con rápida salida a los pies del delantero, abortó el peligro y salvó a los castellanos.

El rumbo no variaba y Salinas introdujo más mordiente con Abel Suárez, el mejor asistente del equipo en las anteriores jornadas, en el puesto de Adrián Cruz. Un cambio difícilmente explicable, pues el gallego es el jugador más creativo de su centro del campo. Y en vista de la situación el único que podía dar pausa al encuentro y generar peligro desde la posesión del esférico. Algo a lo que parece renunciar con demasiada frecuencia el Burgos CF.

El burgalés Andrés, en una acción de coraje llegó al área para rematar, muy centrado, un pase en semifallo de David Martín que atrapó el ex blanquinegro Pagola con seguridad.

Los cambios no estaban surtiendo el efecto esperado y la afición se desesperaba en la tribuna. El último movimiento -el único que no fue un cambio de hombre por hombre- fue la entrada en el campo de Manzano por el lateral Cantero.

No le quedaba otra que arriesgar al Burgos CF. Pero sin ninguna claridad. De hecho, las mejores ocasiones llevaban el sello del Tudelano. Como una veloz cabalgada de Delgado por la derecha. Tras ganar línea de fondo en el 78 puso un buen centro al punto de penalti, donde metió la puntera Esnaider para cruzar el esférico. Solo los reflejos de Saizar, con una buena mano abajo, evitaron la debacle.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria