El Correo de Burgos | Domingo, 19 de agosto de 2018

Programa para el décimo cumpleaños

Un vaso de vino y un piano de cola

La Orquesta Sinfónica de Burgos brinda con su público en un concierto íntimo y distendido sobre el escenario del Teatro Principal

A.S.R. 27/10/2015

Un centenar de personas avanza por el pasillo que conduce al escenario del Teatro Principal sin saber que están en una nave del tiempo. La Orquesta Sinfónica de Burgos (OSBu) quiere brindar con ellos por los diez años que cumple a la manera de las schubertiadas, así las llamó Enrique García Revilla, esos conciertos de los siglos XVII y XVIII orquestados en petit comité. El glamuroso patio de butacas isabelino ayudó a sentirse en aquellos ambientes, aunque ninguno de los invitados fuera de etiqueta y el vino, Ribera del Duero, se sirviera en vasos de plástico y no en cristal de Bohemia.
Se trataba de romper el muro que parece separar a los músicos y al público en los conciertos habituales, consistía en poder acariciar el piano de cola mientras Javier Castro y Yolanda Alonso interpretaban a cuatro manos una sonata de Mozart o los valses de Brahms, se buscaba establecer una animada charla con los artistas, debatir con ellos si el padre del precoz genio de Salzburgo compuso como maliciosamente se rumorea algunas de las obras de su hijo, se pretendía crear un ambiente tan distendido que los móviles inmortalizaran el momento sin azafatas obligadas a convertirse en sargentos de guardia y el músico te recibiera con dos besos, se perseguía que cada uno se sintiera especial ya fuera sentado en una silla a varios metros, de pie soplando la oreja del batuta de la OSBu convertido en pianista o moviéndose de un lado a otro para no perderse ningún punto de vista, se ansiaba que artistas y espectadores se confundieran como hicieron García Revilla (viola), Alfredo Salcedo (percusión) o José Abel González, pianista invitado la pasada temporada... Todos sus sueños se cumplieron.
La próxima fiesta se celebrará en el mismo escenario el jueves con Alfonso Blasco (oboe) y Amanda González (piano). Será la última oportunidad para brindar con la OSBu en la intimidad.