El Correo de Burgos | Jueves, 19 de septiembre de 2019

POLÉMICA POR EL CIERRE DE LA CENTRAL NUCLEAR

El Comité de Garoña desmiente el supuesto cierre que anunció ELA

El sindicato vasco afirmó que Iberdrola les habría comunicado en una reunión privada el cierre de la planta nuclear / El Comité de Empresa les acusa de «tergiversar» ese encuentro

12/04/2016

El Comité de Empresa de Nuclenor desmiente el cierre de Garoña y acusa al sindicato vasco ELA, de «tergiversar» el contenido de la reunión que Iberdrola mantuvo el pasado jueves con las secciones sindicales de la empresa en el marco de la celebración de la Junta de Accionistas de la compañía eléctrica.

El representante de los trabajadores de la central, Samuel María Núñez Losada, afirmó a este periódico que en aquella reunión, en la que también estuvieron compañeros de UGT, sindicato que representa a la plantilla de la empresa propietaria de la planta atómica, las declaraciones de Sánchez Galán en las que se planteaba el cierre de las nucleares por ser inviables económicamente «no ha sido hacia Garoña, sino hacia el sector nuclear en general». Reiteraba que esa reunión ha sido «tergiversada». Aseguraba que «el sector nuclear es España es deficitario y si eso lo aplicas a todas las plantas nucleares, efectivamente si tienes un negocio que no genera beneficios no es un buen negocio».

REUNIÓN CON NUCLENOR
Pero el revuelo formado ante las noticias de que el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, había transmitido su interés por cerrar Garoña, según ELA, provocó que ayer, se mantuviera una reunión entre el Comité de Empresa y la dirección de Nuclenor en la que esta última les confirmaba que «no tenía ningún conocimiento sobre esa comunicación» que el sindicato vasco había transmitido y que Iberdrola tampoco les había comunicado ninguna decisión que tuviera en este sentido «teniendo en cuenta que Nuclenor es una sociedad anónima y si en algún momento se tiene que decidir cancelar la renovación o el cese de negocio o continuar con la renovación es el Consejo de Administración de Nuclenor quien tiene que decidir», aseveró Núñez Losada. «Yo no tendría en cuenta la comunicación de ELA», apostilló.

Núñez Losada reconoció que en un primer momento ayer «saltaron todas las alarmas» en el conjunto de los trabajadores de la planta nuclear «pero bueno, estamos acostumbrados ya. Todas las semanas por un motivo u otro todos nos cierran. Ya hemos hecho callo; ya no sangra», reflexionó.

Irónicamente agradeció «a nuestros compañeros sindicales estas declaraciones que hacen al aire, que seguro que algún rendimiento le sacan», concluyó.

El también miembro del Comité de Empresa y representante de la sección sindical de UGT, Pedro San Millán, confirmaba las palabras de su compañero: «Ni a nivel de sindicato ni de comité de empresa como organismo interno de la central hemos tenido ninguna noticia de parte de Nuclenor», afirmó tajante a este periódico.

Su única información al respecto se refiere al vídeo en el que Sánchez Galán habla sobre Garoña en el transcurso de la reunión con las secciones sindicales en el que expone que «es cuestión de tiempo decidir si se cierra o no la planta». San Millán aseguraba que «no es el proceder de la empresa para comunicar estos asuntos. Nuclenor convoca al Comité de Empresa y éste luego a los trabajadores. La forma habitual no es a través de un correo electrónico».

En la misma línea se manifestaron desde la empresa propietaria de la central de Valle de Tobalina, quien explicaba que las decisiones debe tomarlas el Consejo de Administración y confirmaban que no existe comunicación de las presuntas intenciones de Iberdrola de cerrar la planta atómica.

NO CONSTA
También hacía lo propio el ministro de Industria en funciones, José Manuel Soria, que aseguró ayer a Europa Press, que «no le consta» la petición de cierre definitivo de Garoña. En este sentido, expuso que «no hay ninguna petición de cierre de la central nuclear por parte del operador, que es la sociedad Nuclenor». Recordó que es esta empresa la propietaria de la planta de Valle de Tobalina y que está participada por Iberdrola y Endesa al 50%.

En este sentido, el ministro Soria dijo que «desconozco si Iberdrola ha tomado una decisión que concierne a Nuclenor», reiterando que por parte de la propietaria no ha habido una petición de cierre. Por su parte la compañía eléctrica declinó hacer declaraciones y remitió a un futuro comunicado.

El ORIGEN
La alarma saltaba propiciada por la comunicación del sindicato vasco ELA -sin representación en el Comité de Empresa de Nuclenor y que apoya el cierre de la nuclear- en el que aseguraba que el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, les había comunicado en una reunión privada mantenida con las secciones sindicales de la compañía eléctrica su intención de cerrar Garoña por considerarla inviable.

Sin embargo, en la reunión pública que mantuvo con los sindicatos y representates de los departamentos de Recursos Humanos, así como accionistas el pasado jueves, Sánchez Galán no confirmó el cierre de la planta atómica. Sus declaraciones fueron ambiguas y ello provocó que la confirmación del sindicato ELA se extendiera por las redes sociales y se diera por hecho el cierre de Garoña.

En su intervención, el máximo mandatario de la empresa eléctrica afirmaba, dentro de un contexto en el que se analizaban los impuestos que gravan las energías renovables, «que son las hay que potenciar», y que en el caso de Garoña, la energía nuclear y sus residuos también soportan altos gravámenes. «Es una cuestión de tiempo decir la palabra mágica se cierra o no se cierra», dijo en este contexto. Recalcó que la realidad es que «Garoña no funciona desde 2012 y punto».
Días antes, el presidente de Iberdrola en la Cadena Ser reflexionaba sobre el cierre de centrales nucleares en todo el mundo y señalaba que la causa debía encontrarse «no en razones políticas, sino económicas, porque no son viables». «No es tanto nuclear sí o nuclear no, sino si es segura o no, o si es eficiente o no», señalaba.


CCOO y ELA LO CONFIRMAN
El presunto anuncio de cierre de la planta atómica revolucionó las redes sociales llegando a ser tendencia en Twitter.

Las reacciones no tardaron en llegar. Ante la incertidumbre creada y sin comunicación oficial, este periódico preguntó al representante del sindicato vasco ELA, Juan Antonio Corta, para confirmar el cierre o no de Garoña, quien eludió dar explicaciones y se remitió a un comunicado que harían público y que luego resultó ser muy breve y poco explicativo.

El comunicado aseveraba que Sánchez Galán les confirmó el cierre de la central en una recepción privada con las secciones sindicales, en la que no estaba presente el Comité de Empresa de Nuclenor.

En este sentido ELA explica que «en el transcurso de la citada recepción, el presidente trasladó a los allí presentes la decisión de clausurar la central nuclear de Garoña por motivos económicos», aunque públicamente Ignacio Galán sólo trasmitiera «es cuestión de tiempo decir si se cierra o no se cierra». A media tarde de ayer, y ante el revuelo formado, el sindicato vasco exigía a través de las redes sociales que Iberdrola se pronunciara públicamente.

También confirmaba ese anuncio de cierre a Europa Press el secretario de la sección sindical de CCOO en Iberdrola, Modesto Fernández, -que tampoco tiene representación en el Comité de Empresa de Nuclenor. Fernández aseguró, al igual que el sindicato vasco, que en esa reunión el presidente de Iberdrola les trasladó su apuesta por «cerrar Garoña porque no es viable» en las actuales circunstancias. El secretario de la Sección Sindical de CCOO en Iberdrola recordó que la planta de Valle de Tobalina requiere, en la actualidad, de grandes inversiones para poder prolongar su vida útil, por lo que, aseguró, el planteamiento de Iberdrola es que «si no es rentable, no están para perder dinero», aseveró.