El Correo de Burgos | Lunes, 20 de mayo de 2019

Exposición

'El gran viaje' del ser humano

El burgalés José María Casanova regresa a casa con una colección de esculturas de resina que aborda las grandes cuestiones del hombre en el Museo de Burgos hasta octubre

15/07/2016

«La vida es un camino individual y colectivo que recorremos solos entre muchos. Camino cargado de desafíos, dificultades, tropiezos, ayudas y atajos. Los gestos y las actitudes que genera la persona ante estos acontecimientos son universales, tanto en el tiempo como en el espacio». José María Casanova (Burgos, 1956) transita por ese camino que es la vida en El gran viaje, la exposición que ocupa distintos espacios del Museo de Burgos hasta el mes de octubre.

El escultor, presente en la colección permanente de arte contemporáneo del centro junto a otros colegas coetáneos como Alberto Bañuelos y Francisco Ortega, despliega en esta muestra «una visión de la sociedad actual en la que el ser humano es el eje narrativo».

En El gran viaje la austeridad del material utilizado, resina blanca, combinado con el acero, «resalta las instalaciones y actitudes de los personajes, sin artificios, ni decoración, solo luz y sombra. El hombre, desnudo, enfrentándose a sí mismo».

El profesor de Historia del Arte de la Universidad de Burgos René Payo, autor de la introducción del catálogo, hace hincapié en la vuelta de Casanova a su casa «a la que le gusta regresar de tiempo en tiempo y, además, lo hace al Museo de Burgos que tanto admira y en el que aparece representado en sus colecciones permanentes entre los más granado del arte burgalés contemporáneo».

Junto a esa pincelada sentimental, también necesaria, Payo llama la atención sobre el protagonismo del ser humano en su obra. Un hombre que, en esta muestra, «aparece cargado de amplios significados conceptuales como el principio, la familia, la adolescencia, la amistad, la verdad, la espera, el amor, el trabajo, el liderazgo, el éxodo, el holocausto, el valor, la cobardía, la prepotencia, la indiferencia...», que se funden, observa, con otros más complejos «en los que se ven claramente las preocupaciones que laten en la mente de José María Casanova que ha sido capaz de unir un amplísimo paisaje de formas humanas con múltiples contenidos significativos».

El escultor, con una intensa trayectoria que le ha llevado a exponer en distintas ciudades de la geografía española y en otras de China, Alemania y Venezuela, además de contar con importantes creaciones en la vía pública de otras localidades, hacía tiempo que no mostraba sus creaciones en su ciudad.